Internacional Titulares

Estados Unidos en su feroz lucha por recuperar zonas lideradas por la Mara Salvatrucha

Long Island es ahora un peligroso bastión de una organización que asesina, trafica drogas, extorsiona, secuestra y se venga duramente de aquellos miembros que “les faltan el respeto” o de pandilleros rivales de los Latin Kings o Barrio 18, entre otros.

La forma en que asesinan los Mara Salvatrucha representa, por un lado, la ferocidad de la pandilla cuyos tentáculos se extienden desde Los Ángeles, California, su lugar de origen en los años 80 inicialmente por migrantes salvadoreños, hasta Texas, Virginia y otras partes del país.

Por el otro, desvela la amenaza en la que la MS-13 se ha convertido para algunas zonas de Long Island con gran población hispana, especialmente de Centroamérica que emigró tratando precisamente de escapar de la violencia en sus países.

Testimonio de madre que perdió a su hija a manos de la MS-13

 

El arribo de migrantes centroamericanos, miles de ellos menores que cruzaron la frontera solos y son acechados por los pandilleros, junto a un llamado de los líderes o ” palabreros”de la MS-13.

Desde El Salvador para que las calles de Nueva York se llenen de sangre, brindan pistas sobre por qué Long Island es ahora un peligroso bastión de una organización que asesina, trafica drogas, extorsiona, secuestra y se venga duramente de aquellos miembros que “les faltan el respeto” o de pandilleros rivales de los Latin Kings oBarrio 18, entre otros.

Más leído: Mara Salvatrucha ‘clava sus garras’ contra hondureños en EE.UU.

Univision Noticias entrevistó a altos funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional y de la Policía del condado Suffolk, así como familiares de víctimas y expertos en pandillas que explicaron cómo la MS-13 ha sembrado gradualmente el miedo en esta isla cercana a la ciudad de Nueva York.

La Mara Salvatrucha mata con bates, cuchillos, machetes, “una piedra, un bloque, con lo que sea”, afirmó un agente especial a cargo de Investigaciones del Departamento de Seguridad Nacional.

La crueldad de ese modus operandi quedó evidenciada más recientemente en abril de este año, cuando una decena de miembros de la MS-13 mató a Justin Llivicura, Jorge Tigre y los primos Michael López y Jefferson Villalobos en un parque de Central Islip.

 

EEUU Mara Salvatrucha

La masacre provocó que el fiscal general Jeff Sessions y el presidente Donald Trump viajaran hasta Suffolk, el condado más golpeado por la violencia, para prometer erradicar a la pandilla.

Los comisionados de las policías de esa área han dicho que la MS-13 tiene alrededor de 400 miembros en el condado Suffolk y 345 en Nassau, el condado más cercano a la ciudad de Nueva York, a unas 22 millas de Queens.

Ya son 17 los homicidios vinculados a la Mara Salvatrucha (MS-13) que han enlutado al condado Suffolk desde enero de 2016, según el Departamento de la Policía de ese condado. Hasta ahora se conocen los nombres de 11 víctimas.

Es una cifra cercana a los 800 pandilleros que según la policía de Los Ángeles quedan en esa ciudad, que ha sido históricamente el epicentro de la Mara Salvatrucha.

Tal cantidad de miembros en Long Island la convierte en un bastión clave en Estados Unidos para las actividades de la pandilla

Más leído: Estados Unidos promete desmantelar a la pandilla MS-13

Menores no acompañados, blancos principales de la pandilla.

Niños que llegan a Estados Unidos sin un sistema de apoyo mientras intentan hacer las paces con un lugar, un idioma y una cultura ajena, muchos de los cuales no tienen una familia que los guíe.

Ellos se han vuelto un objetivo vulnerable de reclutamiento, según las autoridades.

Suffolk y Nassau han recibido 8,560 menores no acompañados desde 2014 al presente. Pero solo una pequeña fracción se ha involucrado en la MS-13: de los 90 pandilleros que arrestaron entre mayo y agosto de este año en Long Island, 27 entraron solos al país.

Cabe señalar que las comunidades en general no están envueltas en las actividades de la MS-13 pero indica que sus miembros toman ventaja de esos inmigrantes.

Diez de esas 11 víctimas que han trascendido en los medios eran hispanas. En total, en Suffolk, Long Island hay 17 familias que han vivido el temor y el duelo que ha dejado la MS-13 en la comunidad.

Nassau, de otra parte, ha tenido cuatro asesinatos atribuidos a la MS-13 desde el 2016, según ha señalado el Departamento de la Policía de este condado. Más duelo, de un lado al otro de Long Island.

EEUU Mara Salvatrucha

Más leído: Honduras deberá estar alerta tras golpes a la MS-13 en EE.UU.

“Programa Nueva York”

Al considerar la cantidad de muertes que se han atribuido a la MS-13 en Long Island, la policía detalla que “Jefes de la Mara Salvatrucha en El Salvador han ordenado incrementar la violencia y el derramamiento de sangre en Nueva York”.

Tal orden, que trascendió a través de inteligencia de informantes y agencias federales con las que fiscalía trabaja conjuntamente, tiene el nombre del “Programa Nueva York” y su impacto se ha cristalizado en Long Island.

En diciembre de 2015, por ejemplo, un jefe de la pandilla apodado “Chucky” logró reunir a dos decenas de miembros en un inusual encuentro en Richmond, Virginia.

La consigna fue clara y vino desde El Salvador: expandir la presencia en las calles de la Costa Este.

Con la llegada de inmigrantes en busca de trabajo y mejores oportunidades para sus familias, la MS-13 fue poco a poco, simultáneamente, tomando fuerza.

De las 2,855,985 personas que viven en Long Island, de acuerdo con datos censales de 2015, los hispanos suponen el 16.8 por ciento de la población. En ese universo, los salvadoreños son la minoría más numerosa de Long Island, según datos del consulado de El Salvador y la fiscalía de Nassau.

Agréganos a Whatsapp

Prueba de Amor

Prueba de Amor