Internacional

Mujeres de todo el mundo se movilizan por el 8 de marzo

La hija del E. jetstereo UCP Ficohsa Partido

Al menos 50 países del mundo se movilizan contra la violencia de género en el Día de
La Mujer.

Por la igualdad, contra la violencia de género, por el derecho a decidir libremente su maternidad, contra la brecha salarial, para frenar la discriminación y muchos motivos más. Miles de mujeres de todo el mundo han salido a las calles este miércoles 8 de marzo en el Paro Internacional convocado por el Día Internacional de la Mujer. En España, Bélgica, Polonia, Ucrania, Turquía, Japón, han cesado de trabajar, de consumir, de participar en los cuidados domésticos durante un buen rato y han salido a la calle para mostrar qué ocurriría si se parara la mitad de la humanidad.

¡Si se paran las mujeres, se para el mundo!

Con el lema #YoParo #Nosotrasparamos #WomenStrike #8MParo #Mujeresenhuelga organizaciones de 50 países han programado estos paros y han convocado a manifestarse, con especial fuerza en América Latina, un continente con graves problemas de violencia contra las mujeres y donde a raíz del movimiento Ni una menos, la lucha por la igualdad ha cobrado fuerza.

 “Paramos porque no se puede discriminar a la mitad de la humanidad y que no ocurra nada. Nos movilizamos porque no queremos ser invisibles, porque podemos salir a la calle y reivindicar nuestro papel en el mundo”, reclaman las mujeres.

El movimiento feminista quiere teñir España de negro y violeta para reivindicar la igualdad de género. En Madrid hay convocada una marcha a las 19 horas en Cibeles. En Barcelona, a la misma hora en Plaza Universitat.

Razones para salir a la calle no faltan. Ni usted ni yo ni nuestros hijos verán un mundo en el que los hombres y las mujeres son iguales. Al ritmo actual faltan 169 años para alcanzar la igualdad económica, según los datos del Foro Económico Mundial. Y en pleno 2017, una radiografía de la situación todavía muestra un mundo abrumadoramente desequilibrada; un planeta que discrimina a la mitad de sus habitantes y en el que ellas son mucho más vulnerables. En el que cada 10 minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja, donde una de cada tres ha sufrido una agresión sexual, ellas cobran menos que sus compañeros varones por un trabajo de igual valor, y donde todavía hay países que impiden a las casadas tener un pasaporte propio.


Paro alrededor de mundo

El paro convocado no es algo inédito. Tiene su antecedente histórico en la Islandia de 1975, cuando las mujeres dejaron de trabajar, de llevar a los niños al colegio, de ir a la compra o hacer la comida.

En Polonia, en 2016, se imitó la huelga de mujeres. Miles de polacas cesaron de trabajar y salieron a la calle contra la intención del Gobierno de endurecer la ya de por sí restrictiva ley del aborto.

Una semanas después fueron las mujeres en Argentina y también muchos hombres quienes se movilizaron en el Miércoles negro contra la violencia de género y su expresión más extrema, los feminicidios. Su lema #NiUnaMenos se ha convertido en todo un símbolo.

En pleno siglo XXI, las paquistaníes casadas no pueden registrar un negocio sin permiso de su esposo. Tampoco las congoleñas, que como las nigerinas además no pueden abrir una cuenta del banco sin la firma de su cónyuge; la misma discriminación que afrontaban las mujeres españolas durante el franquismo.

En Afganistán, Malasia, Omán, Arabia Saudí, Yemen y otros 12 países las mujeres no pueden salir del país sin permiso de sus maridos. En 32 países, las mujeres casadas ni siquiera pueden tener pasaporte propio (Malí, Jordania, Irak, entre otros). En Bolivia, Camerún o Guinea existen leyes que marcan que las mujeres casadas necesitan el permiso de sus esposos para firmar un contrato de trabajo, según el análisis que hace de las legislaciones el banco mundial. En lugares como Líbano no pueden traspasar su nacionalidad a los hijos.

La radiografía suma y sigue. Más de 50 millones de niñas no van al colegio en el mundo la mayoría de ellas en países de África, según datos de Unicef, un derecho fundamental sin el que su futuro estará gravemente limitado. Y aunque en algunos países el acceso ha mejorado y se están derribando barreras, otros interponen duros escollos en ese camino hacia la igualdad. Como Sierra Leona o Guinea Ecuatorial, donde una ley prohíbe a las chicas embarazadas ir al colegio por si “contagian” a sus compañeras.

Un doble castigo en un mundo en el que más de 220 millones de mujeres en edad reproductiva y que conviven con sus parejas no tienen acceso a métodos contraconceptivos modernos, pese a que no desean quedarse embarazadas, según datos de la Agencia de la ONU para la Población y Desarrollo (UNFPA). El aborto está todavía prohibido en más de una decena de países (cinco de ellos en América Latina) y los ataques al derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad no sólo no cesan, sino que se han recrudecido.


Violencia contra la mujer en Honduras

En los últimos años 4,500 mujeres han sido brutalmente asesinadas en Honduras. Estadísticas dadas hasta el 2016 comprueban la vulnerabilidad de las mujeres ante la violencia que azota el país.

Uno de los datos más preocupantes es que según registros de las organizaciones de protección a los derechos de la mujer y otras autoridades hondureñas, el 85% de los casos de femicidios quedan en la impunidad. Esto sin contar que el 90% de las mujeres en nuestro país son victimas de violencia doméstica.

 

IP CC IK poder del amor