Nacionales Politica

Ottón Solís: “Hay compadre hablado entre magistrados y políticos”

Partido Partido IP poder del amor

Este viernes le tocó el turno de presentarse ante la comisión investigadora de los créditos para importar cemento, a los magistrados de la Sala Tercera Carlos Chinchilla, Doris Arias, Jesús Ramirez y Maria Elena Gómez, quienes junto al también magistrado Celso Gamboa, desestimaron a inicios de año, una causa en contra de legisladores Víctor Morales Zapata y Otto Guevara, quienes eran investigados por supuesto tráfico de influencias en favor del empresario Juan Carlos Bolaños.

La recomendación de que ellos comparecieran fue del propio Gamboa, quien alegó que no solo él firmó la desestimación solicitada por la Fiscalía General, al no considerar importantes los registros de más de 1.000 llamadas telefónicas entre el empresario y los diputados, presentados como prueba por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

De entrada, aunque se mostraron más anuentes a declarar que varios de los previemente citados, adujeron que al caso no se podrían referir, pues todos están siendo investigados, gracias a una denuncia presentada en su contra por la Asociación Nacional de Investigadores en Criminálistica (ANIC), el 30 de octubre anterior.

Ante las primeras preguntas, referentes a desetimacions previas, todas referentes a casos en los que fueron involucrados miembros de los Supremos Poderes, indicaron que en los últimos 10 años se han dado 97 casos, en los que nunca hubo votos salvados y en los que siempre votaron igual los magistrados. En ese periodo, solo dos veces  devolvieron los casos al Ministerio Público por falta de fundamentación o por fundamentación contradictoria.

Alrededor de ese tema sería que giraría el interrogatorio a partir de ese momento, pues cuando Celso Gamboa declaró ante los diputados, dijo precisamente que a él no se le podía culpar por la desestimación, al ser solo uno de los cinco que la firmó, aduciendo también que quien el proyecto de desestimación era de Carlos Chinchilla, quien en ese entonces era el presidente de la Sala III.

Los diputados cuestionaron a Gamboa si él no había revisado lo que firmó y él aseguró que fue el cuarto en firmarlo y que confiaba en sus colegas. La pregunta fue repetida ahora la resto de los magustrados de Casación, quienes afirmaron ser independientes y que votaba cada uno por su cuenta. Sin embargo, la duda de por qué tantos votos son iguales, permaneció en la mente de los diputados.

Las preguntas directas

Nuevamente, las preguntas más duras vinieron de los legisladores del PAC y el Frente Amplio, siendo Patricia Mora la primera en preguntar por la rapidez con que resolvieron desestimar la causa, ya que en otras 22 solicitudes de desestimación, el promedio para que resolvieran los jueces era de 78 días.

Mora les cuestionó cómo revisaron 700 folios que incluía la causa, en solo 6 días naturales y solo 4 hábiles. Chinchilla constestó solo que en realidad el promedio es de 48 días. El magistrado también comentó que durante dos años, no tuvieron suplentes en la sala, por lo que los trámites eran más lentos.

Al llegar el turno de Ottón Solís, les preguntó si los magistrados están obligados a aceptar lo que redacta el letrado y si están obligados a aceptar el proyecto de quien lo propone y si eso era una especie de tradición en Tribunales. A lo que todos respondieron que no, que de hecho nunca lo hacían así.

¿Si alguien alega que confía en el proyecto presentado y que por eso vota igual al resto de los magistrados? preguntó Ottón en referencia tácita a lo dicho por Gamboa en su comparecencia. Chinchilla intentó eludir la pregunta, pero el diputado la redirijió a Jesus Ramírez, quien aceptó que sería un delito si algún magistrado así lo hiciera.

De inmediato siguió la parte más intensa del diálogo entre los políticos y los jueces. Solís empezó a contar la historia de tres jueces de Pérez Zeledón que redujeron la pena a un grupo de narcotraficantes de 18 a 6 años.

“El alegato de dos de los jueces fue que el juez informante marcó la pauta y que por eso ‘no soy responsable’ que se confió en la experiencia de los otros jueces y la Corte Plena decidió que ‘no resulta posible admitir que solo el juez informante es el llamado a estudiar el expediente, ello equivaldría a autorizar que en los tribunales colegiados solo uno de los jueces es el responsable del contenido de las resoluciones. No constituye justificación alguna.

¿Saben qué decidió la Corte plena en el caso de esos tres jueces?, que usted estuvo ahí magistrado Ramírez, usted votó,decidió despedirlos sin responsabilidad patronal.

¿Ustedes estarían de acuerdo en que si ustedes incurrieran en un error, en cualquier caso de este tipo, en que no estudian el expediente y rápidamente votan por lo que hizo el magistrado instructor, la Corte Plena tendría que tomar una decisión que significaría destituirles, como se hizo por la Corte Plena con la presencia del magistrado Ramírez, con estos tres jueces de menor rango que el de ustedes. Operaría aquí que lo que es bueno para el ganso sea bueno para la gansa?”

– Sí, señor diputado Ottón Solís, por supuesto que sí. – contestó Chinchilla – Todos tenemos que aceptar la responsabilidad de los actos que cometemos. Sí quiero decirle que en la Sala de Casación Penal  no existe esa tradición que usted que usted explicó de que si el presidente tiene un proyecto, todos los demás lo van a bendecir porque viene del presidente de la Sala. Eso no es así y nunca ha sido así.

– ¿Ese caso de los jueces de Pérez Zeledón podría ser considerado jurisprudencia, eso es lo que se llama jurisprudencia par actuar en caso de magistrados del nivel de ustedes? cuestionó Ottón

– En realidad eso sería una jurisprudencia de Corte – respondió el magistrado – y la Corte decidirá en el caso concreto, qué decisiones toma. Hay que recordar que todos los casos son diferentes, no podemos decir que la aplicabilidad es inmediata a todos los casos.

– Es porque a mi me parece, – dijo Ottón – refiriéndome al caso, o que cometieron un error garrafal haciendo a un lado parte de la prueba que afectaba a gente que influye, por que los diputados influyen en el nombramiento y reelección de ustedes, verdad, y con una parte de la prueba hicieron caso omiso, que es una negligencia terrible, de compadre hablado con políticos, políticos como el diputado Morales Zapata, con una gran influencia que ha tenido en la Asamblea Legislativa, embajador de todo, incluyendo a veces del Presidente. Y de don Otto Guevara que tiene poder, que desde que estaba en la cuna y hasta que llegue a la cripta va a ser candidato presidencial. Se trataba de esas personas, de gente con poder, que votan por reelecciones y ustedes obviaron una parte de la prueba y expresamente dijeron que no existía eso, que no existían comunicaciones telefónicas entre Juan Carlos Bolaños y esos dos diputados es una gran negligencia o aludirán el argumento de que es responsabilidad de don Carlos. Yo opinaría que no opera, como no operó en el caso de estos tres caballeros, de este tribunal de Pérez Zeledón.

 

Ante estas acusaciones, los magistrados no respondieron, pues se acabó el tiempo del cuestionario de Solís y empezaba el de Epsy Campbell, que de una vez le dijo a Chinchilla:

“Usted dijo algo que a mí me preocupó muchísimo, que del total de casos de Supremos Poderes, la inmensa mayoría, la Sala de Casación acoge, casi que literalmente, lo que el Ministerio Público ha planteado. El Ministerio Público no se equivoca en nada en casos de Supremos Poderes o hay también esta lógica de seguir actuando coherentemente para que no se salga nada y entonces tener bastante desconfianza de la Justicia, porque tenemos Ministerio Público y tenemos Sala de Casación, en casos de Supremos Poderes, para tener la certeza de que las cosas se están haciendo como se deben de hacer. Pero si realmente el Ministerio Público es tan bueno ¿Para qué es que tenemos Tribunales de Casación? Si ya todo está resuelto desde el Ministerio Público”.

Cierre del interrogatorio

A partir de ahí los magistrados empezaron a aceptar varios de los datos aportados por los diputados, como el hecho de que Celso Gamboa llegaba a la Corte custodiado por tres agentes de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), que Chinchilla había sido parte del foro en que se nombró a su exesposa como juez 5.

Rafael Ortiz, preguntó si es conveniente que los jueces celebren con miembros de los Supremos Poderes, como fue publicado que él lo hizo el día que fue electo presidente de la Corte, en compañía de varios políticos, incluido Rinny Monge, presidente de la comisión investigadora.

Fue cuando de nuevo le tocó el turno a Ottón Solís, quien cuestionó a Chinchilla: “Usted dijo a la prensa que el Ministerio Público les había ocultado prueba y hoy sabemos que es falso, luego dijo que no había prueba de llamadas entre Bolaños y los dos diputados, cuando todos sabemos que si la hay la Sala Tercera, ya como cuerpo colegiado reabre porque dice que hay prueba nueva cuando no hay prueba nueva,  es la misma prueba que ustedes tuvieron en la mano. ¿Cuál es la versión en este momento, cuál es la versión que usted va a llevar a defenderse, porque esto le enreda a usted la vida, mucho y yo creo que esta es una oportunidad para que adelante cómo se va a defender de tanta contradicción”.

– No señor Ottón, no es contradicción, cuando yo hago esa identificación de la prueba, es cuando el Fiscal General dice, de forma pública, que la prueba no existió y que la prueba está en un archivo que él nunca vio.Entonces, cuando a mi me entrevistan inmediatamente digo, bueno, hubo una oculatación de la prueba.

– ¿Usted tenía la prueba no es cierto? a lo que Chinchilla iba a contestar, pero por recomendación dijo que no hablaría del asunto.

La tarde de este mismo viernes se presentó ante los diputados Luis Diego Rodríguez, colaborador de Sinocem Costa Rica, quien se abstuvo de declarar sobre todo lo relacionado con las vacaciones del diputado Víctor Morales Zapata, principal razón por la cual fue llamado.

 

Cablecolor Cablecolor
El Milagro