Sucesos

CARTAS SUICIDAS: el recurso “de moda” de quienes se quitan la vida

La hija del E.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que alrededor de 800 mil personas se suicidan cada año en el mundo, convirtiéndose en la segunda causa de muerte entre los jóvenes.

 

Los índices de suicidios se han disparado en los últimos años a nivel mundial coinciden los expertos; las alarmantes cifras no son ajenas a nuestro país. Recientemente el Observatorio de la Violencia de la UNAH estableció que, en lo que va del año, se han registrado más de 188 suicidios en Honduras entre personas de 18 a 35 años.

Los avances tecnológicos, el auge de las redes sociales, la depresión y otros factores como el desamor, el abuso sexual y el bullying han venido a atizar el fuego de la muerte y las tendencias suicidas.

Un fenómeno observado entre miles de casos de suicidios, es que quienes se quitan la vida optan por dejar cartas donde se desahogan y exponen sus motivos. Escritos hechos casi siempre a mano que parecen ser su recurso final.

 5 de marzo de 2013

Una niña estadounidense, de 14 años de edad, se ahorcó en su casa al no soportar el bullying que sufría en la escuela.

Angelina Green dejó una carta que fue hallada por su madre, junto a su cuerpo. El escrito tenía mensajes de dolor y una carita triste dibujada. La nota estaba dirigida a sus compañeros de clase, en algunos fragmentos decía:

“¿Alguna vez han pensado en lo que me han dicho? eh … tal vez no! Porque me iban matando todos los días “, escribió

“¿Por qué me merezco este dolor?”, se cuestionaba Green, quien remató escribiendo: “Posdata: es el acoso que me mató. Por favor haga justicia. “

Lea También “Nunca me escucharon a pesar de mi etapa de adolescencia”: carta de niña hondureña antes de suicidarse 

Marzo de 2014

Sara Green tenía 17 años cuando fue internada en una unidad especial de salud mental en Inglaterra. Mientras estaba allí se suicidó.

La joven tenía un largo historial de problemas de salud mental, que comenzaron cuando tenía 11 años. Le encantaba escribir y en sus diarios relató cómo fue la lucha que estaba viviendo.

“Lloré muchísimo hoy. Y sé que mañana será peor”, escribió.

En 2011, tres años antes de morir, tomó una sobredosis de antidepresivos. Su familia la descubrió a tiempo y fue referida a una unidad de terapia para jóvenes. Eventualmente fue dada de alta. Pero sus problemas no habían cesado.

“Quiero decirles la verdad sobre cómo han empeorado las cosas. No estoy bien. Por dentro estoy destrozada”.

“Lo que ha pasado es que ahora pienso mucho más en el suicidio que cuando llegué a este lugar. Y en este momento estos pensamientos son cada vez peores”.

En un mes Sara trató de estrangularse en ocho ocasiones.

En marzo de 2014, fue encontrada en el suelo de su habitación en la clínica de salud mental; se ahorcó con un alambre para encuadernar libretas.

Septiembre de 2015

Cathriona White (30), la ex novia de Jim Carrey que se suicidó en septiembre de 2015, escribió varias cartas antes de matarse.

En 2012 White escribió que no “encajaba” en el mundo, que estaba “demasiado complicada” y le pedía disculpas a Carrey.

La nota que le sigue es de 2013, justo después de que se distanciaran en mayo. Allí acusa a Jim de haberle contagiado enfermedades de transmisión sexual y lo culpa por las ideas suicidas que se le cruzaban por la cabeza.

“Mi sangre está en tus manos” o “jalaste el gatillo por mí”, son de las frases más fuertes.

10 de enero de 2017

Lucía de 13 años, originaria de Murcia, España, se suicidó tras sufrir acoso escolar.

La tarde del 10 de enero, su madre María Peligros Menárguez, la encontró ahorcada en su habitación. Tres días después, sus padres encontraron una nota en las últimas hojas de su cuaderno de inglés, tenía fecha de 29 de diciembre de 2016.

“Apenas quedan dos días para que acabe el 2016.”

“Mi vida es como una montaña rusa. Nunca sé cómo va a ir.”

“Empecé a odiarme a mí misma”, son algunas de sus líneas.

Pocos días antes, el 21 de diciembre de 2016, una limpiadora del colegio donde Lucía estudiaba, encontró otra carta que decía: “Me siento sola (…) No quiero hacer sufrir a nadie de mi familia (…) Si queréis verme, tendréis que visitar mi tumba”.


En mayo de este año, una pareja de adolescentes de 16 años se lanzó de un edificio en el barrio San Bernardino, en Bosa, al sur de Bogotá.

Primero pensaron que la muerte tenía relación con el juego de la Ballena Azul, pero después las autoridades descartaron esta hipótesis al encontrar una carta suicida del joven.

En tres páginas escribe, aparentemente en un estado depresivo, que no quiere ser internado.

“Creo que es el fin de todo (…) en el momento que se termine esto seré feliz”, se puede leer.

13 de julio de 2017

Jessica Edens (36), de Carolina del Sur, mató a sus dos hijos de 5 y 9 años y luego se suicidó. Unas horas antes, también había asesinado a la mujer que creía era la novia de su exesposo.

Edens dejó tres cartas suicidas, una de ellas era para su expareja, a quien escribió:

“Has causado dolor a mis hijos. Te odio. Espero que te pudras un día por lo que me has hecho a mí ya mis hijos. Ya no nos puedes hacer daño. Estamos en paz. Espero que vivas con dolor, vergüenza y culpa por el resto de tu vida”.

HONDURAS

Julio de 2017

En Honduras, uno de los casos más recientes e impactantes, es el de Yodari Areli Ramos, una niña de 13 años que se suicidó dejando una carta llena de reproches a su familia.

En tres páginas, desahogó todo el remordimiento que sentía y después se ahorcó.

“No lloren por mí no sean hipócritas (…) No lloren solo sufran con la conciencia que no los dejará en paz.”

“Vivan feliz sin mí, un estorbo menos en la familia”, son algunos fragmentos de la carta que días después se hizo pública.

Lea También EEUU: La macabra nota suicida de mujer que mató a sus dos hijos para vengarse de su exesposo

Estos son solo algunos ejemplos de los millones de casos que surgen alrededor del mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que, alrededor de 800 mil personas se quitan la vida cada año en el mundo.

El suicidio “es un problema de salud social que responde a múltiples causas y afecta a todos los grupos y sectores de la población, pero que es posible prevenir” indica la doctora Ana Montes Montero, psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y experta en emergencias psiquiátricas.

Montero explica los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de que una persona intente suicidarse y que éstas suelen advertir sobre sus intenciones antes de actuar.

Factores de riesgo

Algunos de los factores con los que se ha demostrado una relación más clara con el suicidio son la presencia de enfermedades psiquiátricas, el abuso de sustancias, una enfermedad física grave, el envejecimiento, el fallecimiento de un ser querido, el desempleo y otros problemas económicos.

Así como problemas familiares o conyugales, la falta de proyectos vitales, la tendencia a revivir experiencias negativas del pasado o los trastornos del sueño crónicos.

Por otro lado, hay una serie de factores de riesgo que se han asociado con el suicidio, específicamente durante la adolescencia:

  • Casos de suicidio en la familia.
  • Antecedentes de autoagresión.
  • Situaciones de abandono o maltrato previas.
  • El bullying
  • Brotes de suicidio en personas jóvenes dentro de la comunidad.
  • Ruptura sentimental.
  • Disponibilidad y acceso a armas de fuego.

Lea También Video: Joven peruano deja intrigantes mensajes antes de suicidarse

¡Hay una ESPERANZA!

Honduras es uno de los países donde funciona el “Teléfono de la Esperanza”, una ONG de voluntariado que promociona la salud emocional, especialmente, de las personas en situación de crisis individual, familiar o psico-social.

El Teléfono de la Esperanza llegó a Honduras en 2002 San Pedro Sula y en 2005 arrancó el proyecto en Tegucigalpa. Desde entonces, el número de voluntarios en Honduras no ha dejado de crecer.

Esta ONG tiene presencia en 31 provincias españolas y ha creado Centros de Escucha, en Portugal, Suiza, Reino Unido, Francia, EEUU y en 9 países de Latinoamérica.

Aquí, usted puede recibir una terapia personalizada y ayuda emocional de expertos con solo una llamada. Si desea comunicarse, puede hacerlo a los números telefónicos 2558 0808 en San Pedro Sula y al 2232 1314 / 2232 2707 en Tegucigalpa.

CC IK poder del amor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario