Nacionales Turismo

Un escondite en el bosque nublado hondureño

Descubra esta reserva localizada en la parte alta del Lago de Yojoa, donde una naturaleza única y protegida aguarda por usted.

Una gran variedad de colibríes pueden ser vistos en el área de restaurante del centro de visitantes, donde llegan a alimentarse en estas fuentes que contienen agua azucarada.

Una aventura al natural le aguarda este verano en el Parque Nacional Cerro Azul Meambar, cuyos bosques nublados y refrescantes cascadas se convierten en una gran alternativa para que usted escape del calor y la rutina.

Llegar hasta el centro de visitantes del parque no requiere de sacrificios, ya que se encuentra a sólo siete kilómetros de la carretera Panamericana que pasa frente al Lago de Yojoa, tomando el desvió en la aldea La Guama.

La calle hacia el centro de encuentra en muy buenas condiciones y aunque se asciende hasta una altura a 900 metros sobre el nivel del mar, no se requiere de un auto de doble tracción para poder accesar. De hecho, la mayoría de grupos que visitan el lugar son llevados en los pequeños autobuses que utilizan las tour operadoras.

Los senderos conducen a miradores donde el visitante admira hermosas vistas del bosque y del Lago de Yojoa.

El PANACAM es un bosque nublado que sirve de último refugio a plantas y animales en peligro de extinción. La biodiversidad de sus montañas es muy rica, reportándose 122 especies de aves, entre las que destacan las “chachalacas”, las pavitas, tucanes, y quetzales, así como más de 35 especies de mamíferos, siete de las cuales están en peligro de extinción; 27 especies de anfibios, 20 de reptiles y 28 variedades de mariposas.

¿Por qué le llaman bosque nublado? La respuesta se aprecia en esta gráfica, donde la neblina cubre las cabañas dispuestas para los visitantes.

Gracias a las buenas condiciones en que se han conservado estas montañas, dentro de ellas habita una gran biodiversidad de flora y fauna, y se mantienen produciendo agua de manera incesante.

De hecho, este parque nacional produce el 30% del agua del Lago de Yojoa, un 10 por ciento de la represa hidroeléctrica Francisco Morazán y el 70% del agua que consumen las comunidades situadas desde Taulabé hasta Santa Cruz de Yojoa.

En la represa de Yure el visitante tendrá la oportunidad de salir de pesca.

Actividades

Las personas que visitan el centro Los Pinos, además de disfrutar de los hermosos paisajes del bosque y vistas privilegiadas del Lago de Yojoa, tienen la oportunidad de observar aves y hacer caminatas por los tres senderos del parque, que conducen a varias cascadas y miradores.

Los más aventureros tendrán también la posibilidad de acampar en una zona destinada para este propósito y en las cercanías del centro de visitantes se localiza una laguna artificial rodeada de montañas que se llama represa de Yure, en la que podrán rentar los servicios de una lancha para salir de pesca o simplemente dar un paseo.

Este es el canal de la represa de Yure, la cual distribuye agua para la represa Francisco Morazán y se abastece además el Lago de Yojoa.

Cabañas

El centro Los Pinos, cuentan con cabañas triples y para grupos, con capacidad para 20 huéspedes, las cuales son usadas frecuentemente por grupos que participan en retiros espirituales, así como por colegios y universidades que realizan excursiones con fines ecoturísticas y de educación ambiental.

Otra opción que ofrecen son cabañas para cinco personas y una zona en área verde exclusiva para personas que prefieran acampar en casas de campaña. Esta sección al natural cuenta con área de barbacoa, baños y duchas.

Dentro del PANACAM el visitante podrá refrescarse en cascadas como esta.

Reservaciones

Abóquese a la oficina de promoción turística localizada en San Pedro Sula, llamando al teléfono 504-1138, y para comunicarse directamente al centro de visitantes llame al móvil 9865-9082. El correo electrónico es el siguiente: [email protected]

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp