Deporte Nacional

¿La grama sintética será la solución para las canchas de Honduras?

En los últimos campeonatos, varios equipos se han quejado por el mal estado de las canchas. ¿Es una solución viable cambiar el engramillado de los estadios en Honduras?

Instalación de canchas sintéticas en Centroamérica

Es una lamentable realidad que los espectáculos deportivos en el país han decaído mucho en los últimos años. La falta buenos jugadores extranjeros y la violencia en los estadios ha logrado que las familias no se hagan presente para los partidos de Liga Nacional, pero además de todo esto, las canchas en Honduras se han convertido lugares imposibles para practicar fútbol.

Las canchas sintéticas han subido en popularidad los últimos años.

Los inmuebles deportivos en La Ceiba, El Progreso y Tocoa, han sido el blanco de las críticas, sobre todo en temporada de invierno o cuando algún fenómeno natural provoca lluvias ya que esos céspedes no soportan los torrenciales aguaceros y dejan de ser escenarios aptos para jugar fútbol profesional.

Frente a esta situación sustituir el pasto natural por grama sintética se presenta como una gran alternativa para evitar este tipo de eventos que al final perjudican al espectáculo llamado fútbol.

Estadios como el de la Ceiba podrían cambiar a grama sintética.

Una de las empresas responsables de montar este tipo de superficies, declaró a varios medios de comunicación deportivos que ellos manejan una gama de campos sintéticos y naturales, pero que el manejo de un pasto natural se ha dificultado en esta década.

Costos por consturcción y mantenimiento

Para los expertos, en teoría el construir una cancha de pasto natural en principio es un poco más como, pero a la larga los precios comienzan a incrementar con algunos problemas que surgen en el camino.

Lea También: Olimpia utilizará sus mejores galas para enfrentar al Honduras Progreso

“Uno de los grandes problemas de los campos naturales es el agua, el césped natural es un ser vivo y como tal hay que tratarlo, si la calidad del agua es mala (tiene mucho calcio) la grama no crece, ese es apenas uno de los factores contra los que se tiene que luchar”, dijo uno de las personas responsables de dar mantenimiento a canchas recreativas en Tegucigalpa.

La instalación de la grama sintética es un poco más, pero con mejores números para el mantenimiento.

El pasto natural se debe cuidar a diario si realizamos los números se debe invertir en fertilizantes, cortes y limpiezas. Es significa que el costo estimado para mantener una cancha de este tipo ronda en unos 25 mil lempiras mensuales o 300 mil al año, mientras que a los campos sintéticos les brindan mantenimiento cada tres meses y gastamos 15 mil lempiras, 60 mil al año, la diferencia es muy grande

Lesiones de los futbolísta ya no representan un riesgo

El miedo de muchos equipos era saber si en realidad el impacto por presión que se ejerce en este tipo de campos podría causar graves lesiones a los jugadores, algo que después de mucha inversión se ha lograd disminuir.

El Franciso Martínez Durón es un buen candidato para convertirse en un Estadio de grama sintética.

“La grama sintética ha evolucionado y las lesiones de los futbolistas ya no son un riesgo, si se usan los complementos correctos como las arenas silicen, no arena de río, y caucho criogenizado, no llanta picada, seguro no habrá problemas de lesiones. Estados Unidos en los últimos años ha recurrido mucho a lo sintético”, manifestó un experto en campos sintéticos.


En Europa, los clubes han implentado campos con grama híbrida, que representa tener partes naturales y sintéticas, algo que puede funcionar en los terrenos que presentan probleas en las canchas que cumplieron su ciclo de vida en la región.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp

Sorteo de Boletos

Maestra del engaño