Judiciales Nacionales Reportajes Titulares

CASOS SIN RESOLVER: Año sangriento para comunicadores, el gremio exige que cese la impunidad

Este año muchas han sido las familias que ha enlutado la violencia y criminalidad que opera en el país, entre los sectores más afectados se encuentra el gremio periodístico con el asesinato de ocho comunicadores sociales.

De acuerdo con las estadísticas que maneja el Comité por la Libertad de Expresión (C-Libre), con los homicidios perpetrados de 2001 a la fecha, ya suman 82 periodistas y comunicadores sociales asesinados en el  país.

Víctimas durante 2019

Gabriel Hernández, del programa “El Pueblo Habla”, fue asesinado el 17 de marzo, en Nacaome, Valle.

Santiago Carbajal, miembro de la comunidad Lesbiaco, Gays, Bisexuales, Transexuales (LGBT), dirigía un programa en un canal de Puerto Cortés, fue acribillado en 6 de julio.

Melvin Tinoco, era pastor y dueño de una radio evangélica, murió el 25 de agosto en su natal Santa Bárbara.

Edgar Joel Carbajal, corresponsal de Canal 6 murió violentamente en La Entrada, Copán, el 31 de agosto.

Kerim Francisco Cerna, comunicador de un canal en Copán Ruinas, fue acribillado el 12 de octubre.

Buenaventura Calderón, tenía un programa de radio en Puero Lempira, Gracias a Dios, mismo lugar donde perdió la vida el 31 de octubre.

Johana Alvarado, comunicadora y presentadora de deportes, fue asesinada el 21 de noviembre en Catacamas, Olancho.

José Arita, dirigía el programa “La Hora de la Verdad” en un canal de Puerto Cortés, lo mataron el 25 de noviembre.

La indignación de los profesionales de la comunicación y defensores de la libertad de expresión se centra en la impunidad que impera en estos crímenes, de los cuales solo el 7 por ciento se han investigado y se ha llegado solo a la captura de los autores materiales.

Lea También: Los Cachiros y Policía Nacional estarían detrás de la muerte de Alfredo Villatoro

Para el presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), Dagoberto Rodríguez, la situación es alarmante y preocupante, considerando que aún no hay investigaciones contundentes que den con los malhechores, asimismo, aseguró que los asesinatos y la cárcel son las peores intimidaciones contra los comunicadores.

Cabe señalar, 54 comunicadores han recurrido a las medidas de seguridad ante amenazas a raíz del desempeño laboral.

Otros casos

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Extorsión acechó voz transportista hasta apagarla a disparos

En los últimos 18 años, ejercer el periodismo en Honduras se ha convertido en un riesgo y las cifras de crímenes en contra de los portadores de noticias, lo confirman.

Georgino Orellana fue asesinado en San Pedro Sula, el responsable de su muerte fue condenado, sin embargo, en junio de 2014 se fugo en de la Penitenciaria Nacional en Támara.

El 2010 fue el año en que más voces callaron, con el asesinato de 12 profesionales de la comunicación, entre ellos,  el destacado periodista Jorge Alberto Orellana, conocido como Georgino Orellana, quien fue asesinado con arma de fuego el 20 de abril tras despojarle 20 mil lempiras y su teléfono celular.

Otro de los años que más enluto al gremio fue el 2015, en el que se registraron once muertes violentas.

Anibal Barrow fue raptado cerca del Estadio de San Pedro Sula. Su cuerpo fue encontrado 16 días después en San Manuel, Cortés.

El dantesco crimen contra el periodista Anibal Barrow asesinado el 24 de junio de 2013. Parte del cuerpo de Barrow, desmembrado por cocodrilos, fue encontrado en una laguna de Villanueva, Cortés, dos semanas después que sicarios, pagados por los hermanos Cachiros, lo raptaran y asesinaran.

Lea También: Once destacados periodistas que dejaron un legado imborrable en el país

Lo contrario pasó con el asesinato de Herlyn Espinal, acribillado el 20 de julio de 2014. El cádaver del reconocido periodista sampedrano de 31 años, fue encontrado unas 48 horas después de su desaparición.

Los expertos aseguran que el hechor de este asesinato fue un conocido de Herlyn, ya que el día de su muerte, dejó su vehículo en su hogar, y se subió a otro, esa fue la última vez que lo vieron con vida.

Tras el allanamiento de una hacienda, en cercanías donde fue encontrado el cuerpo, se detuvo al ciudadano Rigoberto Martínez, acusado de encubrimiento ya que en el momento de la operación policial y con presencia de Martinez, fue encontrada con sangre, la camisa que uso el periodista el día de su asesinato; tres años después el señalado fue absuelto por no presentar pruebas contundentes.

Lea También: (VIDEO) Periodistas hondureños piden la despenalización de la injuria y calumnia

La realidad, y que no todos conocen, es que está profesión no está hecha para cualquiera, solo son dignos de ejercerla, aquellos que no tienen miedo de alzar la voz, los que están dispuestos a sacrificar momentos importantes de sus vidas y las de sus familiares y esos a los que no les importa ganar poco por hacer lo que tanto los apasiona.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Calle 7

Fiesta en Casa

Fiesta en Casa