Nacionales Titulares Ultima Hora

NADIE LOS DETIENE: Pese a las amenazas migrantes hondureños avanzan por territorio guatemalteco

Aunque se anunciaron prohibiciones por parte de las autoridades migratorias de Guatemala, decenas de migrantes hondureños cruzaron la frontera Agua Caliente, Esquipulas, Chiquimula, informaron organizaciones humanitarias.

Con una mochila al hombro, sudorosos bajo el sol, unos 2.000 hondureños llegaron el lunes a la frontera de Guatemala en busca de alcanzar su “sueño americano”.

Cantando el himno nacional de Honduras, rezando, y gritando “¡sí se puede!” y “Honduras te amamos, vamos a Guatemala y México”, los migrantes no cedieron paso en su objetivo a pesar de que las autoridades guatemaltecas dieron la orden de no permitir su ingreso al país.

Silvestre Maldonado, agente de la Policía Nacional Civil de Guatemala, dijo a los migrantes que debían respetar las leyes. “Vamos a hacerlo en forma ordenada. No se tapen la cara porque si no, si se están convirtiendo en delincuencia”. Luego explicó que harían una mesa de diálogo para resolver la situación.

El domingo una voluntaria que asistía a los migrantes estimó que habría unos 1.600 tratando de cruzar, pero el lunes Maldonado calculó alrededor de 2.000. Los medios locales consideraron que cientos más podrían unirse.

Tras permanecer unas dos horas en la frontera con Guatemala, los migrantes hondureños, que superaban en número a la policía, empezaron a caminar y los uniformados no pudieron hacer mucho para detenerlos. Las patrullas de policía se limitaron acompañar la caravana algunos kilómetros dentro de Guatemala.

“Tenemos derechos” decían los viajeros.

Los migrantes esperan atravesar suelo guatemalteco y mexicano con el objetivo de hacerse de una nueva vida en Estados Unidos. A su paso por Guatemala, algunos policías y varios vecinos les entregaron agua fría para tratar de combatir el calor; otros utilizaban sus vehículos para llevarlos unos kilómetros de su marcha.

Marvín Ramírez, residente de 35 años de Ocotepeque, Honduras, dijo entre lágrimas que migraba porque en su país no podía vivir: su pequeño hijo Marvin de siete años había muerto hacía un año por la falta de asistencia médica por un problema de apéndice. “Me decían que fuera a uno y a otro lugar, pero se murió porque no lo atendieron”, dijo.

Keilin Umaña tiene 21 años y está decidida a seguir adelante. Un bebe en su vientre fue su motivación, dice. Tiene dos meses de embarazo y está separada del padre de su hijo. Es enfermera, pero no puede vivir en Honduras debido a la situación de violencia que padece en su país.

“A mi casa nos llegó una nota donde decía que no podía quedarme, que tenía que irme, sino me iban a matar”, explica. “Estuve escondida un tiempo, es porque tengo este tatuaje en la mano, no es de pandillas, mire, es el nombre de mi papa y mi mamá”, dice mientras muestra su brazo.

Lea También: PARA EL FOSDEH: Caravana solo es una nueva modalidad de migrar

La mujer lleva cuatro días caminando. “A veces me siento mal, pero tengo que seguir adelante”, agrega. “No somos delincuentes, somos migrantes”.

Carlos Cortez, un agricultor de 32 años, también forma parte del grupo. Llegó con su hijo de siete años y salieron a pie de su país porque, asegura, “allá ya no se puede vivir. Somos pobres y no podemos sostener a la familia”.

El hombre y el niño cargan una pequeña mochila con una mudada y en las manos cada uno trae un bote de agua pura. “Cada día gano unos cinco dólares. No me alcanza para darle de comer a mi familia”, explica antes de agregar que no tiene miedo de que lo separen de su hijo en la frontera, “eso no va a pasar, no pueden hacerlo”, asegura con timidez.

Durante la marcha, algunos niños y adultos que se desmayaron fueron atendidos por paramédicos de la Cruz Roja.

Los migrantes esperan llegar a la ciudad de Esquipulas en el departamento de Chiquimula, en Guatemala, donde algunos planean dormir para continuar su marcha el martes.

Por su parte el gobierno de los Estados Unidos opina lo siguiente.

afirmó que la caravana viaja con falsas promesas de explotadores.

El gobierno de los Estados Unidos (EE UU), a través de su delegación diplomática en Tegucigalpa, revela que están seriamente preocupados por la caravana de migrantes que viaja con falsas promesas de ingresar al territorio americano.

En el oficio titulado “Declaración de la Embajada de los Estados Unidos sobre la caravana de migrantes” señala que esas falsas promesas son hechas por aquellos que buscan explotar a sus compatriotas, ofreciéndoles un destino en EE UU.

“Estamos seriamente preocupados por la caravana de migrantes que viaja al norte desde Honduras, con falsas promesas de ingresar a los Estados Unidos, hechas por aquellos que buscan explotar a sus compatriotas. Los Estados Unidos hace cumplir vigorosamente sus leyes de inmigración”, advierte la declaración.

“Este fin de semana, el gobierno de México también emitió un comunicado recordando a los viajeros que deben cumplir con la Ley de Migración mexicana para ingresar a su territorio:

“En palabras del vicepresidente Pence: no arriesguen a sus familias tomando el peligroso viaje hacia el norte para intentar ingresar a los Estados Unidos ilegalmente… Si no pueden venir a los Estados Unidos legalmente, no deben hacerlo. Decimos esto con compasión, como vecinos y amigos que trabajan”, precisa la embajada en su comunicado.

Guatemala Caravana Migrantes Honduras

“Al lado con el gobierno de Honduras, la sociedad civil y el sector privado para continuar avanzando en mejorar la seguridad y la prosperidad en este país. La situación en Honduras ha mejorado notablemente y esta tendencia sólo continuará si sus ciudadanos permanecen e invierten su extraordinario potencial aquí”, señala el oficio.

Déjenos su opinión sobre esta noticia.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp