Nacionales Titulares

Gobierno se pronuncia sobre suicidio de inmigrante hondureño en cárcel de Texas

ACTUALIZACIÓN. -

El hondureño Marco Antonio Muñoz (39) se suicidó al no soportar que lo separaran de su esposa e hijo en la frontera de EE.UU.

El Gobierno de Honduras se pronunció sobre la muerte de un inmigrante hondureño en una prisión de Texas, quien no soportó ser separado de su familia en la frontera y terminó suicidándose en su celda.

En un comunicado oficial difundido ayer, la Secretaría de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional lamentó que la muerte del compatriota sea “consecuencia de la implementación de la política ‘Cero Tolerancia’” impulsada por el gobierno de Donald Trump.  


“La Política de ‘Tolerancia Cero’ ha ocasionado la separación de más de 45 familias hondureñas, teniendo entre sus principales consecuencias el trauma de los menores de edad al momento de la separación de sus padres, trasladándolos a lugares desconocidos, con personas ajenas a ellos y llevando un proceso de deportación inmediata para sus padres”, dice parte del comunicado.


Lea También: Intriga por más de 1000 niños inmigrantes perdidos en Estados Unidos

El gobierno también señaló que la Subsecretaría de Asuntos Consulares y Migratorios a través de la Dirección General de Protección al Hondureño Migrante, el Centro Consular de Protección en Houston y los Consulados en Estados Unidos de América, brindan el acompañamiento y protección consular en cada uno de los casos de las familias separadas y en espera del proceso judicial.

Además, sostienen el compromiso de trabajar “para establecer las verdaderas causas de fallecimiento de los hondureños que han perdido la vida bajo custodia de la instancia competente en Estados Unidos”.

El hondureño Marco Antonio Muñoz (39) fue separado de su esposa e hijo de tres años por agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en McAllen, Texas el pasado 11 de mayo.

Luego fue llevado a una cárcel del Condado sin haber cometido ningún crimen, donde dos días después se ahorcó con su propia ropa.


Lunes 11 de junio, 2018

Inmigrante hondureño se suicida en prisión tras ser separado de su familia

Marco Antonio Muñoz (39) se estranguló en su celda en una prisión de Texas; había sido detenido el 11 de mayo en una zona fronteriza y separado de su esposa e hijo de tres años.

Un inmigrante hondureño identificado como Marco Antonio Muñoz (39) fue encontrado sin vida en su celda en una prisión de Texas en un “aparente caso de suicidio”, según el reporte oficial.

El hecho ocurrió el 13 de mayo, sin embargo, fue hasta el pasado sábado que la noticia fue confirmada por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés).

Muñoz fue detenido -junto con su esposa y su hijo de tres años- el 11 de mayo en la estación fronteriza de Weslaco, Texas, y dos días después fue transferido al centro de procesamiento de inmigración del Valle del Rio Grande.

La CBP se abstuvo de mencionar en su comunicado detalles publicados por el The Washington Post de que el hombre se puso “agresivo” porque lo separaron de su familia.

Según el Post, agentes de la Patrulla Fronteriza a los que no identificó, dijeron que el hondureño se encontraba con su esposa e hijo de tres años, y lo separaron de ellos, aunque la CBP no mencionó a la familia del hombre.

De acuerdo con la CBP, cuando Muñoz era procesado, “se puso furioso y agresivo” y fue trasladado a la prisión del condado Starr.

Los guardias de la prisión dijeron que fue colocado en una celda acolchonada durante la noche y que lo vigilaron cada 30 minutos y al menos una vez más durante el turno de la mañana, antes de encontrarlo inconsciente en el suelo.

El informe del alguacil, así como un comunicado de prensa emitido el domingo por el CBP, no mencionó los detalles que aparecen en la historia del diario sobre por qué Muñoz pudo haberse puesto tan agresivo.

Lea También: En Chicago arrestan alrededor de 150 inmigrantes entre ellos hondureños

Escoden detalles

La grabación de su celda mostró cuando Muñoz ató su suéter a una reja de alcantarilla en el suelo, lo enlazó en su cuello y giró varias veces su cuerpo, cortando su circulación y su respiración.

El informe no indica la hora en la que ocurrió y el departamento de policía se ha mostrado hermético en el caso, pero citaron que el inmigrante no mostró ningún problema mental ni dijo algo que diera indicios de que pensaba suicidarse.

El gobierno del presidente Donald Trump enfrenta severas críticas por separar a familias de inmigrantes que llegaron ilegalmente al país.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp