Internacional Nacionales

Cruda realidad de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos

En la actualidad existen 11 millones de inmigrantes, trabajando en los campos americanos, en lo alto de las torres a medio construir y en las cocinas de los restaurantes, en centros de detención y en los tribunales de inmigración.

Los indocumentados: son personas sin documentos que cruzaron la frontera sur del país de manera ilegal, en su mayoría son latinos de México y centro américa.

Sus defensores opinan que son personas, que solo buscan una vida mejor para ellos y su familia que dejaron abandonados en su país de origen, no buscan problemas, solo buscan hacer trabajos que nadie mas estaría dispuesto hacer.

Por otra parte la Casa Blanca, los ve como delincuentes. personas que solo se dedican hacer actos delictivos y que ponen en riesgo la seguridad nacional y por lo tanto deberían ser expulsados del país.

México es la nación mejor representada en las estadísticas de inmigrantes en Estados Unidos luego esta Guatemala, El Salvador y Honduras.

Después de México, Guatemala, El Salvador y Honduras, el mayor número de inmigrantes no autorizados viene de China (un estimado de 268,000), donde deportaciones encallan en una pared menos literal: China es uno de los 23 países que no cooperan con las deportaciones. (El gobierno de Trump se ha comprometido a presionar a los 23 para que lo haga.)

Alrededor del 60 por ciento de la población no autorizada ha estado aquí por lo menos una década

Testimonio de inmigrante

Lidia, de 47 años, dirige una pequeña joyería en Los Ángeles, ella no piensa que los inmigrantes al igual que ella son transgresores de la ley.

Lidia, al igual que varios inmigrantes indocumentados no quiso que su apellido fuera publicado por temor a ser deportada, ella cruzó la frontera por Tijuana en 1988. Lidia buscó ayuda legal de un notario, por error pensó que un “notario” era un experto legal, como lo son en muchos países de América Latina.

finalmente se le ordenó salir del país. Pero en la administración de Obama despriorizaba deportaciones de personas que no habían cometido delitos graves, y se le permitió vivir y trabajar en los Estados Unidos, siempre y cuando se pusiera en contacto con un agente de inmigración cada año.

Lidia crió a cuatro hijos, todos son ciudadanos, y los envió a las escuelas pública en Sun Valley, un suburbio al norte de Los Ángeles. Ella y su marido compraron una casa allí, ella paga su hipoteca y compró una segunda casa cerca.

Ahora ella es un candidato para ser deportados, y sufre de ansiedad cada vez que sale de su casa.

“Estoy en el limbo”, dijo. “Me temo que voy a salir y no volver nunca más.”

El Instituto Migración ha estimado que 820.000 de los 11 millones de inmigrantes han sido condenados por un crimen. y que al menos aproximadamente 300.000, o menos del 3 por ciento de los 11 millones de indocumentados, han cometido delitos graves. (La proporción de delincuentes en la población general fue de un estimado del 6 por ciento en 2010.

Los agentes de inmigración detienen regularmente lo que el gobierno llama “extranjeros criminales”.

La semana pasada, arrrestaron un hombre indocumentado hondureño en Carolina del Norte, Francisco Escobar-Orellana, quien es buscado en Honduras por la presunta muerte de dos hombres asesinados en 1993.

La administración Trump ha dicho que seguirá dando prioridad a la deportación de aquellos con antecedentes penales graves, pero, las nuevas políticas también apuntan a los inmigrantes cuyos delitos se limitan a vivir aquí sin permiso o delitos menores, como conducir sin licencia o usar un número falso de Seguridad Social.

La Administración de Seguridad Social estima que en 2010, 1.8 millones de inmigrantes indocumentados trabajaron con un número falso.

Testimonio de María y Benjamín

Rodeado de los campos de caña de azúcar en Clewiston, Florida. María y Benjamín se esforzaron por seguir las reglas, pagar impuestos y permanecer fuera del camino. Pero ahora temen ser deportados ya que utilizan un número de Seguridad Social falso.

Benjamin, de 42 años, repara los camiones utilizados para la operación de corte de caña en la zona, lo que significa que trabaja 17 horas al día, a menudo por la noche.

“Esto nos preocupa, pero no tenemos otra opción”, expresó María, de 38 años.

Ella llegó de México cuando tenía 19 años. “Él siempre ha trabajado y siempre ha tenido una tarjeta de Seguridad Social falsa. Esa es la única manera de conseguir un trabajo fijo en este país”.

Por otra parte desde el 2007 al 2014, más personas se unieron a las filas de ilegales por permanecer en los Estados Unidos después de que sus permisos de visita temporal caducara.

Una estimación parcial del gobierno publicada el año pasado reflejo que 416.500 personas cuya visa por trabajo o placer habían expirado en 2015 todavía estaban en el país en 2016. Eso no cuenta la gente que vino aquí con visas de estudiante o permisos de trabajo temporal.

Miles de personas cada año son condenadas por tratar de volver a entrar al país después de haber sido deportadas anteriormente. En el año fiscal 2015 solamente 15,715 fueron condenadas, según la Comisión de Sentencias de los Estados Unidos.

El número de personas condenadas por reingreso ilegal ha disminuido en más de una cuarta parte en los últimos cinco años.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp