Tecnologia

¿Qué es legal e ilegal hacer con tu dron?

En países como España, podrías meterte en un lío si no sabes qué debes hacer

En los últimos años, se amplió el uso de drones (un vehículo aéreo no tripulado) y podemos disponer de esta tecnología para funciones como la investigación científica o el entretenimiento.

Debido a su auge y por cuestiones de pivacidad y seguridad, ha surgido la necesidad de establecer una normativa sobre el uso de drones, algo que en países como España ya es una realidad.

Violeta Bulc, comisaria europea de Transportes, es la máxima responsable dentro de este campo en la Unión Europea, y asegura que los pasos que están dando asentarán las bases del futuro:

“Queremos crear en el espectro de la aviación una zona especial que se llamará U-Space, que significa espacio aéreo urbano, que podrá ser usado por objetos voladores. Sabemos que los drones no van a ser los únicos vehículos en utilizarlo. Cada vez se está invirtiendo e investigando más en coches voladores y otras soluciones de movilidad aéreas. Creemos que es el momento adecuado para crear normas que puedan incluir a todos estos vehículos”.

Estas leyes podrían servir de modelo o ejemplo para países como Honduras, en donde también gracias a la reducción de su valor en el mercado, se ha vuelto común verlos ya sea para uso recreativo o para tareas más “serias”.

La normativa en España

Fue en julio de 2014 cuando el Consejo de Ministros, en el Real Decreto-ley 8/2014, de 4 de julio, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia, incluía la primera regulación sobre la explotación de estas aeronaves. AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, es la encargada de velar porque se haga.

Esta ley obliga a los usuarios de drones que vayan a tener un uso profesional a pasar un examen teórico, otro examen práctico y a obtener un certificado médico de tipo LAPL pensado para pilotos de aviones ligeros.

Esta norma no rige para usos recreativos y deportivos de un dron.

Dónde puedo volar y dónde no

Vueles por ocio o de manera profesional, los límites que establece la actual ley son claros: nunca sobre núcleos urbanos de ningún tipo ni sobre aglomeraciones de gente (playas concurridas, festivales, carreras populares, verbenas, fiestas, etc.) ni de noche. Y siempre en condiciones meteorológicas buenas (visibilidad de al menos de 5 kilómetros), en vuelo VLOS (es decir, con el dron dentro del alcance visual del piloto), a no más de 500 metros de distancia horizontal del piloto y a un máximo de 400 pies (unos 120 metros) de altura.

El espacio aéreo no es tuyo ni del alcalde

El espacio aéreo es la porción de la atmósfera por donde transitan las aeronaves y abarca desde el suelo hasta aproximadamente 15 kilómetros de altura. Y pertenece a la autoridad aérea de cada estado, en el caso de España, a AESA. Esto significa que por mucho que el alcalde de tu pueblo te dé permiso para volar tu dron por encima de las fiestas patronales, no sirve de nada: el espacio aéreo no es competencia municipal. No puedes ni siquiera volar por encima de tu casa o de tu finca, porque por encima del suelo el espacio no te pertenece. Así de claro.

Distancia a aeropuertos

La actual ley prohíbe volar a menos de 15 kilómetros de un aeropuerto dotado con sistema de aproximación instrumental (que son todos los importantes) y a menos de 8 kilómetros si no cuenta con este sistema. La nueva ley rebaja la distancia general a 8 kilómetros y solo la mantiene a 15 para vuelos BVLOS (más allá del límite visual del piloto).

Zona aérea controlada

Independientemente de lo anterior, y con la actual ley, ningún dron puede volar dentro de lo que se consideran zonas aéreas controladas, ya sean vuelos recreativos o profesionales.

Zonas prohibidas para el vuelo fotográfico

Es decir, puedes volar pero no tomar imágenes. Incluye bases militares, sedes gubernamentales, centrales nucleares y otros objetivos estratégicos.

Identifica tu aparato

Por ocio o por trabajo, es obligatorio pegar a tu dron una placa en la que aparezcan tu nombre y apellidos, datos de contacto y número de serie del aparato. La nueva ley contempla que las tiendas que vendan drones estarán obligadas a tomar los datos personales del comprador y mandarlos a AESA para un registro de propietarios.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp