Nacionales

Voracidad y ambición fueron los ingredientes que nublaron la mente de Fabio Lobo

Fabio, buscó beneficios de su posición privilegiada y sacó provecho de las influencias que tenía su padre el expresidente “Pepe” Lobo.

Testimonios, grabaciones y fotografías, además de la audiencia judicial, establecen que tras la elección de su padre, el ex presidente Porfirio Lobo Sosa, su hijo Fabio, buscó beneficios de su posición privilegiada al unirse a la organización criminal “Los Cachiros” y obtener recursos de procesos de enajenación de bienes de un presunto narcotraficante.

El expresidente Pepe Lobo junto a Javier Rivera Maradiaga, hermano de Devis Leonel Rivera, líderes del cartel “Los Cachiros”. Foto presentada en corte por la fiscalía de Estados Unidos.

Mientras se enriquecía a sí mismo y a los demás, Fabio apoyó a “Los Cachiros” al contactar a funcionarios hondureños capaces de interferir con las operaciones de los narcotraficantes. En 2012, impulsado por la codicia y un sentimiento de derecho derivado del estatus de su familia, Lobo intensificó sus actividades delictivas al participar de manera más directa en la violencia y el narcotráfico que asoló a su país.

Propuso a “Los Cachiros” recibir cargas de cocaína en el departamento de Olancho, facilitó los envíos de cocaína a través de Cortés y, personalmente, ayudó a escoltar dos cargas de drogas con una cantidad agregada de aproximadamente 1.4 toneladas métricas del alcaloide.

Más leído: Las rutas de “Los Cachiros” una red de narcotráfico desde sus entrañas

También utilizó su acceso político para proteger y ayudar a narcotraficantes como Carlos Lobo, con quien no tiene parentesco alguno, al querer recuperar sus bienes a cambio de 100 mil dólares; también dio a “Los Cachiros” una lista de activos que el gobierno de Honduras tenía en lista a cambio de recibir al menos 50 mil dólares.

Carlos Lobo

A finales de 2013 y 2014, basado en la ayuda de los líderes de “Los Cachiros”, ahora los criminales condenados enfrentan penas mínimas obligatorias de cadena perpetua más 30 años, para lo cual la DEA obtuvo pruebas que corroboran en todos los aspectos el alcance profundamente preocupante de la conducta del acusado.

Lea También: Fiscalía estadounidense pide cárcel de por vida para Fabio Lobo

Mientras que Fabio Lobo fue requerido en la Corte del Distrito Sur, donde se ventila su caso, a devolver la suma de 13 millones de dólares, que obtuvo de 2009 a 2013 al involucrarse en el trasiego de cocaína y que equivalen a más de 314 millones de lempiras, al cambio actual de la moneda.

Lea También: Fabio Lobo tendrá que regresar 13 millones de dólares de sus negocios con el narcotráfico

Lobo se prepara para ser sentenciado en Nueva York tras haberse declarado culpable el año pasado de participar en una red de tráfico de cocaína.

Estados Unidos acusa a Lobo de enriquecerse mientras apoyaba las operaciones del cartel de “Los Cachiros” actuando como conexión entre éste y funcionarios hondureños corruptos. Lobo también ayudó al cartel a lavar dinero al facilitar la entrega de contratos del gobierno a una empresa de “Los Cachiros” a cambio de sobornos.

 

 

Agréganos a Whatsapp

Prueba De Amor

Prueba de amor