Sucesos

(Video) DOLOR Y DESCONCIERTO en velorio de madre e hija atropelladas en El Carrizal

ACTUALIZACIÓN.-

Las lágrimas de los dolientes y los recuerdos de tantos momentos que disfrutaron en vida inundaron la casa; nadie creía que la tragedia fuera real.

 

Familiares de doña Amparo Zelaya (58) y su hija Belkis Azalia Barrientos (26), retiraron sus cuerpos de la morgue capitalina la tarde del miércoles y posteriormente fueron trasladados hasta la aldea Liquidámbar, en Guinope, departamento de El Paraíso, de donde eran originarias.

Familia y amigos dolientes se congregaron para despedir a quienes describieron como “personas maravillosas y amadas”.

“Nadie espera una muerte como la que tuvieron ellas (…) Uno nunca se lo imagina (…) pero ya Dios se la llevó”, expresó acongojado Juan Manuel Barrientos, esposo y padre de las fallecidas.

A la humilde aldea llegaron muchos vecinos, amigos y hermanos en Cristo, como se llaman entre ellos.

“Éramos hermanos en Cristo inseparables. Yo siempre estaba pendiente, ella se iba a sus citas y yo venía siempre a visitarla (…) a ella todo el mundo la quiso”, expresó una amiga de doña Amparo.

Madre e hija serán sepultadas este jueves en la misma aldea, mientras que don Juan Manuel y sus otros seis hijos aun con vida, lloran inconsolablemente la pérdida de sus amadas mujeres.


Miércoles 30 de agosto, 2017

FATALIDAD: Salen felices del hospital y mueren minutos después

Madre e hija murieron arrolladas en la capital en una mala jugada del destino.

La muerte las sorprendió estando juntas; doña Amparo Zelaya (58) había salido minutos antes del Hospital San Felipe tras una cirugía en su ojo derecho que resultó exitosa. La acompañaba su hija, Belkis Azalia Barrientos (26), su guardiana inseparable.

Madre e hija tomaron un transporte público al abandonar el hospital y regresaban a casa con una sonrisa, pero el destino a veces teje telarañas que pueden opacarlo todo.

Minutos después, ambas perdieron la vida al ser embestidas por una volqueta en la colonia El Carrizal de Comayagüela. Así, en un abrir y cerrar de ojos, la muerte les arrebató la sonrisa para siempre.

Lea También: (VIDEO) Muertos y heridos en BRUTALES ACCIDENTES en las últimas horas

Personas que presenciaron el accidente, relataron que las mujeres se bajaron de un bus en las cercanías de la escuela República Federal de Alemania, antes que la unidad siguiera su marcha, doña Amparo y Belkis cruzaron la estrecha calle sin percatarse que la volqueta cargada de arena venía en su dirección.

Todo indica que el autobús les quitó la visibilidad.

 

Los testigos coinciden en que “la volqueta venía despacio” y varias personas “le hacían señas al motorista y a las mujeres” para alertarlas del inminente peligro, pero todo pasó tan rápido.

En instantes el pesado vehículo las arrolló y murieron casi de inmediato.

“Una de ellas, la más joven, con señas me pedía ayuda, pero rápido murió”, contó uno de los testigos, con el rostro desencajado ante la triste escena.

“Ellas se atravesaron al vehículo y este las botó y les pasó por encima, pero la volqueta venía despacio”, dijo otro testigo. Quien agregó que una de ellas, llevaba un parche en un ojo. (era doña Amparo)

Personal del Cuerpo de Bomberos -que está a dos cuadras del lugar- aseguran que llegaron en menos de tres minutos dispuestos a auxiliar a las víctimas, pero ya habían fallecido.

El conductor de la volqueta, identificado como Douglas Benavides Sierra, fue detenido por agentes de Tránsito para efectos de investigación; el relato de los testigos que dan fe que no venía a exceso de velocidad podría favorecerlo. Para muchos, aunque suene triste, solo fue: una mala jugada del destino.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp