Nacionales Titulares

VIDAS QUE IMPACTAN: A 2 años de su muerte, ¡Berta Vive!

Berta Cáceres pasó a ser un símbolo de defensa de la tierra, en un país donde los héroes se cuentan por muertos. Estados Unidos, la ONU y hasta el Vaticano han exigido el esclarecimiento de su asesinato.

El 3 de marzo de 2016, Honduras y el mundo despertó con la triste noticia del vil asesinato de la ganadora del premio Goldman, Berta Cáceres.

La madre naturaleza lloró la pérdida de una de sus hijas predilectas que valientemente ofrendó su vida en defensa de los recursos naturales del planeta.

Por azares del destino, su muerte coincidió con el Día Mundial de la Vida Silvestre proclamado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Su vida

Berta Isabel Cáceres Flores, nació un 4 de marzo de 1973 en La Esperanza, Intibucá. Fue hija de Berta Flores, partera, enfermera y alcaldesa.

Era madre de cuatro hijos y estuvo casada con el dirigente indígena, Salvador Zúniga.

Fue una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (COPINH), entidad encargada de velar por los derechos de la comunidad lenca y del que su hermana, Agustina Flores, también es activista.

Ante los ojos del mundo, Cáceres fue una de las defensoras más reconocidas de los derechos humanos, los pueblos indígenas y el medioambiente. Al mismo tiempo, fue una de las dirigentes populares más amenazadas en Honduras.

Lideró la oposición al proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca” que afectaba varios ríos en el departamento de Intibucá, principalmente el río Gualcarque, considerado como “sagrado” para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia. En la tradición, los espíritus femeninos están en los ríos y las mujeres son sus principales guardianas.

Berta también fue una opositora férrea al golpe de Estado que en 2009 derrocó al presidente Manuel Zelaya Rosales.

Lea También: Hija de Berta Cáceres al fiscal general: “no se esconda de nuestra familia”

Su labor como activista ambiental

La ambientalista lenca luchó por más de 20 años por los derechos de su pueblo y de la mujer, por la justicia social y la correcta administración de los recursos naturales.

Con el COPINH, Berta organizó feroces campañas contra los mega proyectos que violaban los derechos ambientales y la tierra de las comunidades locales.

Berta ViveDestacó su activismo medio ambiental, luchando contra proyectos hidroeléctricos, mineros y madereros. En varias oportunidades, denunció la expropiación de sus territorios y las carencias en los sistemas de salud y agrícolas, y rechazó la creación de bases militares estadounidenses en el territorio hondureño.

Se enfrentó y a menudo derrotó a madereros ilegales, dueños de las plantaciones, corporaciones multinacionales y proyectos de represas que cortaban los suministros de alimentos y agua a las comunidades indígenas.

Su lucha con DESA

En 2006 organizó al pueblo lenca para que luchara contra el proyecto que pretendía construirse sobre el río Gualcarque.

Berta Vive
Río Gualcarque

El proyecto de la represa de “Agua Zarca” fue aprobado con una concesión a la empresa hondureña DESA y fue respaldado por la estatal china Sinohydro.

Sin embargo, tras la fuerte campaña emprendida por Cáceres la empresa asiática retiró su apoyo al plan hidroeléctrico. La labor de la directora de COPINH logró que la Corporación Financiera Internacional (institución del Banco Mundial que invierte en el sector privado) también abandonara el proyecto.

Lea También: Once frases por las que Berta Cáceres no murió, se multiplicó

Reconocimientos

En 2012 Berta recibió en Alemania el premio Shalom, otorgado cada año a quienes arriesgan sus vidas en la lucha por la justicia y por la paz en el mundo.

Recibiendo el premio Goldman

En octubre de 2015 recibió el prestigioso Goldman Environmental Prize, conocido como el ‘Nobel Verde’, máximo galardón que se otorga anualmente a defensores de la naturaleza y el medio ambiente a nivel mundial.

Emotivas palabras de la ambientalista al recibir el Premio Goldman en San Francisco, California, EEUU. (20 de octubre, 2015)

Entre los reconocimientos póstumos, en marzo de 2017 el premio Artemio Precioso -otorgado por Greenpeace- fue entregado a su hija Laura Zúñiga Cáceres en un magno evento realizado en Madrid, España en reconocimiento a la valiente lucha de Berta.

En 2014 Berta pudo estrechar la mano del Papa Francisco

Calles con su nombre en el extranjero

Alrededor del mundo se han realizado cientos de marchas y homenajes póstumos a la ambientalista.

En 2016, la calle frente a la sede de la transnacional Siemens en Munich, Alemania, fue renombrada con su nombre en honor a su lucha.

En Zaragoza, España hay una avenida en honor a ella. Aquí llegan muchos hondureños y extranjeros a recordarla.

Irreparable

La conmoción a nivel mundial por el crimen contra Berta Cáceres fue unánime. Tras su fallecimiento, Estados Unidos, la ONU y hasta el Vaticano exigieron el esclarecimiento del caso.

Berta pasó entonces a ser un símbolo de defensa de la tierra, en un país donde los héroes se cuentan por muertos.

La noticia de su asesinato fue repudiada por muchos famosos, entre estos, el ganador del Oscar, Leonardo DiCaprio, quien expresó sus condolencias a Honduras a través de su cuenta de Twitter.

“Increíblemente triste noticia de Honduras esta mañana. Todos debemos honrar las contribuciones valientes de Cáceres”, escribió el actor.

Mientras el cadáver de la activista era levantado de la escena del crimen, su hermano Gustavo dijo que “Berta tuvo miles de amenazas. Su arma era la voz. La amenazaron por su lucha amplia por la riqueza de nuestros pueblos. Era un tesoro en la lucha por los derechos de los pueblos indígenas”.

En una entrevista publicada recientemente por Amnistía Internacional, su hija Laura Zúñiga manifestó que “el mundo perdió a una persona irrepetible y eso nos tiene que doler a todos. Pero Berta Cáceres no está muerta, está multiplicada. Ella sigue presente en cada una de las personas que continuamos con la lucha. Mi madre me dejó muchas enseñanzas y toda su fuerza. Las personas que luchan por la vida, nunca mueren.”

Impunidad

Berta Cáceres fue asesinada de madrugada -un día antes de cumplir 44 años- por sujetos armados que esperaron que se durmiera para entrar a su casa en la residencial El Líbano de La Esperanza, Intibucá y dispararle en varias ocasiones.

Berta Vive

A dos años de su muerte, hay nueve personas detenidas como sospechosos del crimen, sin embargo, su familia manifiesta que su asesinato sigue impune y las denuncias que realizó acerca del modelo extractivista en el país continúa su marcha.

Berta siempre dijo: “Cuando iniciamos la lucha contra Agua Zarca, yo sabía lo duro que iba a ser. Pero también sabía que íbamos a triunfar. Me lo dijo el río.”

Y es que por su ferviente e incansable lucha a favor de los suyos y la protección al medio ambiente, la hondureña se ganó la admiración, el respeto y el reconocimiento de millones de personas que todavía la lloran y siguen su legado.

Berta Vive


“Vos tenés la bala… Yo la palabra… La bala muere al detonarse… La palabra vive al replicarse”

-Berta Cáceres-


 

¿Quieres leer más sobre Berta Cáceres? Aquí tenemos toda la información.

la señora fazilet

GRAN ESTRENO