coronavirus
Internacional Nacionales Titulares

Velan en La Ceiba los restos del hondureño encontrado detrás de un refrigerador 10 años después de su desaparición

coronavirus

Tras casi tres meses de dar a conocer que el cuerpo encontrado detrás de un refrigerador pertenecía a un hondureño, los restos mortales llegaron a su lugar de origen para darle una cristiana sepultura.

El joven Larry Ely Moncada (24) desapareció hace diez años en los Estados Unidos y su cadáver fue encontrado detrás de un refrigerador en un supermercado donde laboraba.


“Se sentía como si la tierra se lo hubiera tragado entero”, padre de hondureño encontrado detrás de refrigerador

Hace unos días, se reveló la identidad de la persona encontrada detrás de un refrigerador el pasado enero, en un abandonado local donde operaba un supermercado en los Estados Unidos.

Sorpresivamente, se trataba del hondureño Larry Ely Murillo Moncada, quien fue reportado como desaparecido en noviembre de 2009 luego de discutir con sus padres.

Lea También: Entierran a jovencita hondureña que se suicidó al no ver a su padre migrante

Los padres del joven, avisaron a la policía de Iowa, Estados Unidos, sobre la desaparición, declarando que el joven salió corriendo de su hogar tras una fuerte pelea, y no lo volvieron a ver con vida, sino hasta 10 años después.

El padre del joven de 25 años, Víctor Murillo, recordó la desesperación de aquel 28 de noviembre, “Salimos a buscarlo, mi esposa y yo. Otro amigo vino a ayudarme. Nos levantamos temprano, y no pudimos encontrar nada. Se sentía como si la tierra se lo hubiera tragado entero”.

Murillo comentó que la noche de la desaparición su hijo presentó un comportamiento muy extraño y que pudo ser por falta de medicamentos.

Lea También: Migrante hondureño no denuncia ataque de adolescentes por miedo a ser deportado

Ya habían perdido las esperanzas de tener noticias sobre su hijo, sin embargo, diez años después de la trágica desaparición, les notificaron que el cuerpo de Larry había sido encontrado en estado de descomposición detrás de un refrigerador en un espacio diminuto de al menos 45 centímetros.

Para poder dar con la identidad del cadáver, se realizaron pruebas de ADN, de igual forma, se le practicó una autopsia y se evidencio que no fue sometido a ningún trauma, por lo que se presume su muerte fue producto de un accidente.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras
coronavirus