Internacional

TRUMP: “Ya no vamos a construir naciones, vamos a matar terroristas”

Cablecolor

Trump olvida sus promesas de campaña y prepara cambios tácticos, como el aumento de tropas estadounidenses en Afganistán.

La guerra más larga de Estados Unidos sigue sin tener una fecha de fin a la vista, ahora ya ni siquiera escrita en un papel. Trump se dirigió a los estadounidenses y reconoció que su estrategia para Afganistán tendrá que diferir de lo que él defendía antes de llegar a la Casa Blanca, que lo enquistado del conflicto hace imposible la retirada inmediata de las tropas.

En un discurso en horario de máxima audiencia, desde la base militar de Fort Myer, en Arlington (Virginia), renunció a fijar un año para lograr la retirada de sus tropas(algo que sí hizo su predecesor, Barack Obama) y recalcó que serán las “condiciones” las que indiquen que el momento ha llegado.

“Una retirada apresurada crearía un vacío que los terroristas, incluidos el ISIS (siglas en inglés del Estado Islámico( y Al Qaeda llenarían de inmediato, tal y como ocurrió antes del 11-S. Y, como sabemos, América se fue de Irak de forma equivocada y apresurada”, señaló el republicano, culpando a Obama de esto último.

“Mi instinto original era retirarnos, e históricamente me gusta seguir mis instintos, pero toda mi vida escuché que las decisiones son muy diferentes cuando te sientas tras el escritorio de la Oficina Oval. Así que estudié Afganistán en gran detalle desde cada ángulo” dijo Trump, quien aseguró compartir con el pueblo estadounidense la frustración de asistir a “una guerra que no se gana”.

Lea También: Trump rectifica y condena al racismo: “El racismo es el mal”

“No estamos construyendo naciones de nuevo, estamos matando terroristas”, el mensaje en Twitter de la portavoz presidencial Sarah Sanders que resume el cambio de filosofía anterrorista del presidente.

Hasta ahora, la guerra se ha llevado por delante la vida de 2.400 soldados estadounidenses y ha engullido 700.000 millones de dólares del contribuyente. El Gobierno de Kabul ha perdido terreno, solo tiene control indiscutible en el 57% del país, frente al 72% de un año antes, según los datos entregados al Congreso estadounidense el pasado febrero.

En el sur, el poder de los talibanes alcanza el 80% del territorio. Resulta muy optimista pensar que esos efectivos adicionales –de confirmarse- vayan a suponer un giro de la situación a corto plazo. Tampoco exhibiciones de fuerza, como la llamada “madre de todas las bombas” que EE.UU lanzó el pasado abril supuso cambio alguno en el tablero.

Trump hereda de Obama el problema que este recibió de su antecesor, George W. Bush. Tras los atentados del 11-S, los americanos lideraron una coalición internacional para destruir al grupo terrorista Al Qaeda y expulsar a los talibanes, pero no han logrado ni una cosa ni la otra tras década y media de invasión. Este lunes, el nuevo comandante en jefe prometió ganar.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro
Abracemos a honduras