coronavirus
Internacional

Trump vuelve a culpar a la izquierda radical de la violencia en Charlottesville

coronavirus

Trump regresó a su argumento de que la violencia en las protestas del fin de semana en esa localidad de Virginia vino de ambas partes, dejando a un lado su rectificación del lunes donde culpó a neonazis y supremacistas blancos.

El presidente Donald Trump regresó este martes a su argumento de que la violencia en las manifestaciones del pasado fin de semana en Chaerlottesville, Virginia, que dejaron tres muertos y decenas de heridos, provino tanto de supremacistas blancos y neonazis como de la contraprotesta que se organizó para denunciar su discurso de odio y racista.

En una rueda de prensa combativa y a veces con tono retador, Trump igualó a neonazis y supremacistas con sus detractores, lo que generó una lluvia de críticas no solo de sus opositores políticos sino de destacadas figuras del Partido Republicano.

Sus comentarios también siguieron provocando renuncias de sus asesores y consejeros empresariales que señalaron que no puede haber espacio en EE.UU para justificar el odio y el fanatismo.

Pero quizás uno de los momentos más controvertidos de su intervención fue cuando igualó al general confederado Robert E. Lee centro de las protestas en Charlottesville por el futuro desmontaje de su estatua con el padre de la patria George Washington y el principal redactor de la Constitución, Thomas Jefferson.

Trump aseguró que como Lee, tanto Washington y Jefferson eran dueños de esclavos y que no sería extraño que en un futuro también quisieran eliminar sus monumentos.

Trump afirmó que no ve nada malo en no condenar el pasado sábado de manera específica a los grupos neonazis y de supremacistas blancos que provocaron la muerte de la mujer arrollada por un auto conducido por un supremacista, James Fields Jr., hecho al parecer premeditado que también dejó 19 heridos. Su justificación fue que “antes de hacer una declaración, me gusta conocer todos los hechos”.

Haciendo un paralelismo con la llamada derecha alternativa que agrupa al extremismo nacionalista blanco, Trump acusó a la “izquierda alternativa” de haber sido también “muy, muy violenta” en las protestas

Lea También: Trump rectifica y condena al racismo: “El racismo es el mal”

Ya son ocho los miembros que se han ido del consejo empresarial de Trump por su respuesta a la violencia supremacista

Ya son ocho. Este miércoles Inge Thulin, CEO de 3M Company, y Denise Morrison, CEO de Campbell Soup, decidieron seguir el camino seguido por otros seis empresarios que renunciaron a su posición en un consejo de asesores de la Casa Blanca de Trump, en repudio directo a la respuesta del presidente a la violencia de supremacistas blancos del pasado fin de semana en Charlottesville, Virginia.

“No podemos permanecer en un consejo para un presidente que tolera la intolerancia y el terrorismo doméstico”, explicó Trumka al anunciar su renuncia en un comunicado. “Las declaraciones de hoy del presidente Trump desmienten sus declaraciones forzadas de ayer (lunes) sobre el KKK y los neonazis”, agregó.

El presidente había condenado el lunes la violencia de los grupos supremacistas blancos, tras dos días de fuertes críticas de demócratas y republicanos por lo tibio de sus palabras en su respuesta incial al incidente del pasado sábado.

¿Podrá Donald Trump sobrevivir a la tormenta de críticas?

¡No olvide dejarnos sus comentarios!

Abracemos a honduras
Animales y su significado
coronavirus