Judiciales Nacionales

Teodoro Bonilla llega a tribunales acusado por tráfico de influencias

Cablecolor

El Ministerio Público asegura tener pruebas contundentes en contra del exvicepresidente del Consejo de la Judicatura

Este lunes inició el juicio oral y público contra el exvicepresidente del Consejo de la Judicatura, Teodoro Bonilla, acusado por tráfico de influencias cuando ostentaba el cargo de la depuración de jueces hondureños.

En ese sentido el portavoz del Ministerio Público, Carlos Morazán, declaró a medios locales que “(…) se investigó y se conoció una causa de tráfico de influencia cuando el señor Teodoro Bonilla solicitó favores al margen de la ley para que se beneficiara a dos parientes suyos que estaban siendo procesados por la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado en el denominado caso “Shalom” para esto él se involucró con dos juezas en ese entonces y tras esas investigaciones debido a la comisión de estos delitos penales él iniciará este día el juicio (…)”.

Morazán explicó que “(…) esta es una causa que lleva la Fiscalía Especial para el enjuiciamiento de los funcionarios públicos donde el Ministerio Público judicializa casos de corrupción, como casos de jueces, magistrados, exconcejales, fiscales o policías que hayan actuado al margen de la ley (…)”.

Este caso se extenderá hasta el día martes en donde se estarán dando las conclusiones que los jueces determinen en cuanto a las pruebas presentadas.

Lea También: En peligro la única victoria legal de Mario Zelaya

El caso “Shalom”

El caso salió a la luz pública después de que Bonilla presuntamente diera una orden de liberar a tres personas acusadas por los delitos de lavado de activos, almacenamiento de armas comerciales, armas prohibidas y municiones comerciales.

Se trató de Carlos José Fúnez Cáceres, Carlos Roberto Bonilla y Denis Donadín Bonilla, éstos últimos, familiares de Teodoro, detenidos por la Dirección de Lucha Contra el Narcotráfico (DLCN), a principios de 2014.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro
Abracemos a honduras