Internacional

Se suman más víctimas del volcán de fuego en Guatemala

volcán de fuego en Guatemala

La erupción del volcán de Fuego, que el pasado 3 de junio se cobró al menos la vida de 138 personas, mientras más de 280 continúan desaparecidas.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (INACIF) confirmó este martes la identificación de otra víctima mortal de la erupción del Volcán de Fuego. Se trata de Dominga López Molina de Toma, de 54 años de edad, y con ella, son 75 los cuerpos identificados, de los 176 casos ingresados hasta la fecha.

El pasado 3 de junio el Volcán de Fuego, ubicado a 50 kilómetros de Ciudad de Guatemala, tuvo una erupción que dejó cientos de muertos, 55 personas heridas y casi 280 desaparecidas. Además dejó 1,7 millones de guatemaltecos damnificados por la catástrofes, de los que 3.589 permanecen albergados.

La recientes precipitaciones han afectado las áreas aledañas al volcán, generando lahares (material volcánico y pastoso) que arrastra bloques de hasta tres metros de diámetro con troncos y ramas de árboles, y material caliente por la erupción.

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología ha instado a las entidades a tomar las precauciones necesarias ante la continuidad de las lluvias y la posibilidad de nuevos lahares.

AP

Lea También: VIDEO | 11 imágenes del fatal y desastroso incendio en Grecia

Aldeas cercanas al volcán de Fuego en Guatemala miran la muerte de cerca

“Si esto se llena no tenemos como salir”. Delfino señala un barranco de unos 100 metros de profundidad por el que fluye un río pequeño de agua cristalina. Desde el abismo, piensa en las 10.000 personas que viven en áreas cercanas al volcán de Fuego de Guatemala condenadas a morir olvidadas.

A Delfino le gusta mirar el campo justo en ese momento en el que el sol pinta con sus rayos un verde refulgente en Morelia. Por un instante, Delfino sueña con otra vida, una donde no estén condenados a morir de desesperanza. Pero hoy no es el día.

Son poco más de las 10.00 de la mañana y el sol abrasa. La gente se reúne en el puesto de salud. Ha llegado un grupo de voluntarios que realiza jornadas médicas gratuitas. Casi no hay agua potable y las enfermedades se amontonan. Una mujer acude con sus dos hijas. Parece mayor de lo que en realidad es. El cansancio de su rostro, retraído sobre los pómulos, le suma al menos una década.

“La gente quedó con miedo. No fue fácil lo que se vio. La gente vive atemorizada”, dice. En sus pequeños ojos grises se ve aún la angustia y el dolor. “Parecía que todo iba a caer acá, pero luego no”, asegura. Fue el destino el que salvó a Morelia del desastre. El mismo que llevó la tragedia a San Miguel Los Lotes, la aldea convertida en una película en blanco y negro.

Pero el peligro en Morelia, igual que en Panimaché I y II, El Porvenir, Cocales y Sangre de Cristo, es constante. En una camioneta bermellón que ruge como un toro bravo y enfurecido sube por caminos angostos, intransitables y llenos de baches para enseñar la amenaza./EFE

 

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Calle 7

Fiesta en Casa

Fiesta en Casa