Nacionales Titulares

Resumen completo del fallo de La Haya y su significado para Costa Rica y Nicaragua

Costa Rica y Nicaragua por fin definen sus fronteras

Este viernes por fin la Corte Internacional de Justicia, ubicada en Haya, Holanda, dictó sentencia sobre el conflicto limítrofe entre Costa Rica y Nicaragua, enfrentamiento que crispó las relaciones entre los países vecinos durante las dos últimas administraciones.

Con esto se establecen, ojalá que de forma definitiva, las fronteras entre ambos países, ya no solo en la franja terrestre, la cual ya de por sí mantenía riñas, sino en el territorio marítimo; punto en el que tanto la nación al norte, como nosotros, reclamábamos diferentes extensiones.

Gráfico de La Prensa de Nicaragua.

Nuevas fronteras

Como primer punto, se mantiene que la línea divisoria de ambos países arranca de Punta Castilla (Isla Portillos para los costarricenses, conocida como Harbour Head en Nicaragua), donde el río San Juan desemboca en el Caribe. La línea sigue por la margen derecha del río, que pertenece a Nicaragua.

En aguas caribeñas, la Corte otorgó a Costa Rica el 25% de territorio marítimo reclamado y cedió a Managua el control sobre 73,000 kilómetros cuadrados. Parte de esa plataforma había sido cedida por Costa Rica a Colombia en 1977 por medio de tratado Fernández-Facio.

En el área en disputa en el Pacífico, 93,000 kilómetros cuadrados pertenecen a Costa Rica y 71,500 a Nicaragua. Una victoria para nuestro país es que La Haya estableció que en la Península de Nicoya no se requiere ajustes limítrofes, es decir, se mantienen las fronteras tal y como las conocemos.

La disputa se daba por reclamos nicas en bahía Salinas, al norte de la península de Santa Elena. La Resolución de la Corte fue salomónica, pues dejó prácticamente la frontera en el medio del reclamo de ambos países.

De dónde venía el problema

Aunque parezca que este lío inició con los reclamos del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y su plan de hacer un canal interoceánico, el problema en realidad viene desde mitad del siglo XIX, justo después de la Campaña Nacional de 1856, en que tropas costarricenses y del resto de Centroamérica lucharon contra los filibusteros de William Walker para expulsarlos de Nicaragua.

Apenas terminó el conflicto armado, iniciaron las conversaciones por establecer la línea fronteriza entre ambos países, pero eso requirió de años de negociación, varios tratados que no lograron llegar a consenso y la mediación de otras naciones, como Estados Unidos (Laudo Cleveland de 1888).

Sin embargo, a grandes rasgos, desde 1958 se estableció que la línea divisoria de ambos países parte de Punta Castilla (Isla Portillos), donde el río San Juan desemboca en el Caribe. Y se continúa trazando por la margen derecha del río, ya que este pertenece a Nicaragua.

En 1897 colocaron un mojón como señal del inicio de la frontera. El problema, ese mojón está ahora bajo el mar, a 500 metros de la costa. Por esa razón ambos países reclamaban la franja de arena al norte de Isla Portillos (de 1,8 kilómetros), ubicada en un pequeño delta en la desembocadura del San Juan.

La porción de tierra en sí es ínfima y prácticamente insignificante (2.5 km2) , pero con la pretendida construcción del Canal de Nicaragua atravesando el rió San Juan, ese pedazo de costa cobro importancia. Un segundo punto que da interés a ese terreno, es que podía dar kilómetros cuadrados de área marina a uno u otro país.

Pago por daños ambientales

Según el fallo de La Haya, Nicaragua deberá pagar $378.890 (cerca de ₡216 millones) a Costa Rica por los daños medioambientales causado por el campamento militar nica y el dragado del río entre el 2010 y el 2013.

Ya en 2015 los jueces ya habían dictaminado que Nicaragua debía compensar económicamente a Costa Rica, pero tardaron dos años fijar una cifra, tras el reclamo tico por la negativa de Managua de hacer el pago.

“La Corte le adjudicó a Costa Rica la soberania del territorio en disputa y declaró que las actividades de Nicaragua y el cruce de los tres caños y presencia militar en el territorio en disputa constituía una violación de la soberanía de Costa Rica”, señala el fallo de la Corte.

Nuestro país reclamaba $6,7 millones, $2,8 millones por daños al medioambiente y $3,9 por los costos en que incurrió Costa Rica (logística, viáticos, salarios). Es decir, Nicaragua pagará tan solo un 5.6% de lo reclamado por las autoridades ticas. Sin embargo, las autoridades del Gobierno afirman que respetarán lo señalado por La Haya

“Costa Rica acoge y respeta la sentencia de la Corte Internacional de Justicia que determinó el monto de la compensación, la cual no solo es obligatoria para Nicaragua, sino que su cumplimiento debe ser inmediato”, Manuel González, ministro de Relaciones Exteriores.

Abdulqawi Yusuf, presidente del tribunal, señaló que el pago debe ser hecho antes del 2 de abril de este año.

“El fallo, que fue aprobado por una votación de 15 a 1 (con el único voto disidente del juez ad hoc de Costa Rica), representó una gran derrota para Costa Rica y sus pretensiones, y una reivindicación de la posición de Nicaragua”, comunicó la vicepresidenta de Nicargua, Rosario Murillo.

 

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp

Concierto Rata Blanca

rata blanca

Prueba De Amor

Prueba de amor