Internacional

RESCATE: se complica la búsqueda de niño que cayó en un pozo

En Málaga, España. Continúan las labores de búsqueda del niño que cayó en un pozo de más de 110 metros de profundidad.

Más detalles sobre la situación de JULEN

Un centenar de efectivos de los servicios de emergencia continúan las “complicadísimas” tareas de rescate de Julen, el niño de dos años que cayó en un pozo este domingo, de más de 100 metros de profundidad, en la sierra malagueña de Totalán.

Los esfuerzos se centran ahora en atravesar el tapón de tierra dura con el que se ha topado una cámara térmica a 78 metros, en este punto se ha hallado una bolsa de chucherías y un vaso de plástico. Los especialistas han conseguido perforar 30 centímetros de terreno aunque las labores son lentas.

Así lo ha confirmado el portavoz de la Guardia Civil, Bernardo Moltó, que ha señalado que ante la extrema dificultad para acceder al fondo del pozo, de tan solo 25 centímetros de diámetro, barajan tres opciones de rescate: “extraer la tierra con un camión, abrir un segundo pozo intubado o excavar a cielo abierto a través del lateral de la montaña”, a la espera de que llegue la maquinaria adecuada para realizarlo.

Primer objetivo: conocer en qué estado se encuentra

El oficial Aitor Soler, responsable de la Unidad especial de emergencia y respuesta inmediata de la Comunidad de Madrid, ERICAM, ha explicado que en estos momentos el principal objetivo es conocer, a través de una cámara, el estado en el que se encuentra el pequeño.

“Lo primero es ver a qué profundidad se encuentra y luego comprobar si está vivo o no”, ha indicado Soler, quien ha precisado que la cámara permite conocer la temperatura y el movimiento, además de la conexión inmediata del niño con el exterior. La principal dificultad del rescate es el diámetro del pozo, seguida de la profundidad.

Asegurar la perforación actual y construir un túnel paralelo

Igualmente, Soler ha señalado la importancia de “asegurar” la perforación actual con unos tubos laterales a medida que se va profundizando para evitar la caída de piedras sobre el rescatador y el niño.

La construcción de un túnel paralelo ancho, que podría llevar dos días, posibilitaría la bajada de un rescatista que podría hacer un agujero para llegar hasta el pozo inicial y el niño.

Una vez que localizado el menor, lo fundamental es hidratarlo, con un pequeño tubo que se podría hacer llegar hasta él y con posterioridad se le proporcionaría alimentación.

Al estrecho orificio de prospección solo se puede acceder con medios técnicos. Hasta el momento se han realizado cuatro inmersiones con un robot con cámara que normalmente se emplea para inspeccionar tuberías, aunque por ahora no se ha obtenido ninguna imagen que constate la presencia del niño.

La información que disponen los servicios de emergencia es que el menor cayó sobre las 14.00 horas de este domingo. Y fue facilitada por la propia familia, que también aseguró que escuchó llanto.

Más leído: VIDEO: En juicio revelan a “La Fiera” amante de El Chapo

La situación en la que se encuentre el pequeño dependerá de una serie de factores como la temperatura del pozo -que corresponde a la media anual de la zona-, la humedad, la estrechez y el daño que haya sufrido en la caída.

Entre las ventajas del rescate de niños frente a adultos, Soler ha comentado que “no se dan cuenta de la situación tan extrema en la que se encuentran”, lo que les “ayuda a resistir”, y son “más flexibles”, pero son “más débiles”.

La familia,que perdió un hijo hace dos años por un infarto, esperan que su pequeño pueda salir.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp

Copa América

URUGUAYvsJAPON