Coronavirus Nacionales Salud

Por “negligencia médica” habría muerto bebé de un mes en Roatán

Partido Partido IP poder del amor

Jorge Padilla narró el suplicio que vivió en el hospital público de Roatán, donde los doctores aparentemente “no atendieron” al bebé de solo un mes que moría en sus brazos.

La trágica experiencia de la familia comenzó en su hogar de Roatán a la 1:00 a.m. de hoy (16/08/21), cuando el bebé, a quien sus padres habían nombrado Gerson, empezó a resentir una fiebre.

“Mi niño se me enfermó como la una de la mañana; yo lo estaba tratando en mi casa, dándole acetaminofén y se calmó”, relató Padilla.

Sin embargo, a las 5:00 a.m. el bebé estaba más grave aún, por lo que el hombre salió de emergencia al hospital público de Roatán, donde le pidieron la documentación protocolar y lo refirieron, sin brindar otras atenciones donde una doctora.

“Solo lo pesaron nada más, ni me le probaron ni el corazoncito ni nada a mi niño”,  dijo.

Lea También: Más de 20 médicos está contagiados de COVID-19 a nivel nacional

Esperar o salirse

Hasta el momento, ni las autoridades del hospital ni la Secretaría de Salud se han pronunciado al respecto.

La doctora en cuestión lo instruyó a abocarse a una clínica al interior del recinto, que, por estar cerrada, hizo que Jorge volviese donde ella.

“Ya se estaba muriendo mi niño, le pregunto que por qué esta cerrado y ella me mandó [otra vez] para allá, me dijo que esperara hasta las 9 de la mañana, si podía esperar, si no que me saliera […] a ver qué hacía afuera”, denunció el padre entre el llanto.

Después de este lamentable actuar del personal médico, el hombre relata haber ingresado sin autorización a la sala de emergencias, donde informó a una doctora sobre el estado crítico del niño.

“Me dijo que ella no me podía ayudar porque ya entregaba turno y me mandó para una sala de covid, mi hijo no tenía nada de covid”, indicó.

Lea También: Fondo ruso prometió que en septiembre entregará vacunas Sputnik V de manera masiva y continúa

En dicha sala, nadie mostró interés en la penuria del hombre y su hijo, por lo cual él se retiró.

“Ya mi niño estaba queriendo agarrar aire (con insuficiencia respiratoria) ya no tenía aire en el pechito”, recordó.

El hombre siguió en la búsqueda de otra clínica cercana, pero también estaba cerrada, así que se subió a un taxi y se fue a la clínica de una doctora que él conocía, mientras su hijo sangraba de la nariz y estaba desmayado.

Una vez en el lugar, el niño logró restablecerse un poco, dándole esperanzas al padre de que lograría sobrevivir a la mañana funesta.

Sin embargo, en el lugar le dijeron que el estado grave de su hijo requería de atenciones que solo podrían darle en el sitio de donde tuvo que irse.

Lea También: ESTABA VACUNADO | Coronavirus le arrebata la vida a reconocido médico en La Ceiba, Atlántida

Demasiado tarde

El padre lamenta que, de haber recibido la mínima atención médica, su hijo no habría muerto.

A pesar de los alegatos del padre sobre la mala atención que recibió en el hospital, en la clínica le fue entregada una “orden” con la cual le aseguraron que esta vez sí lo asistirían.

“Con esa hoja sí me ayudaron, pero ya era demasiado tarde, ya mi niño no se encontraba con vida […], si en esa hora en que yo llegué me hubieran ayudado, mi niño estaría con vida”, lamentó el joven padre.

Jorge se refirió a la situación con tristeza. No sugirió acciones legales. Simplemente se dirigió a los doctores que lo atendieron.

“Que tengan una buena responsabilidad en ese hospital, le pido a esos doctores. A veces los enfermos están tirados allí, que ni caso les hacen […], tal vez como lo miran a uno de bajos recursos, [deciden que] no lo pueden ayudar a uno”, finalizó.

Por el momento, ni las autoridades directas del hospital de Roatán ni la Secretaría de Salud se han pronunciado respecto al caso, que indigna a muchos en el país.

Cablecolor Cablecolor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro