Politica Titulares

Pastores hondureños anuncian creación de partido político

Jefry Gómez, pastor de la Iglesia Ministerio Amado de Dios: “A nivel nacional hay personas sabias, inteligentes, que juntamente con el pastorado podemos hacer un gran equipo”

Luego de que Mauricio Oliva, presidente del Congreso Nacional, presentara un proyecto de ley para hacer una reforma a la Constitución de la República que permitiría a los líderes religiosos lanzarse por candidaturas públicas, un grupo de pastores evangélicos hondureños ya anunció la creación de un partido político.

“Estamos en pro de la formación de una institución política no evangélica; una institución política con personas, ciudadanos dignos, representando al país en los 18 departamentos”, comentó Jefry Gómez, pastor de la Iglesia Ministerio Amado de Dios.

Lea También: De ‘herejía’ califican la intención de habilitar a los pastores en la política

El nombre del partido político es, según anunciaron, “Transformación Honduras Gestación”. Aclararon que no se trata de un partido de la Iglesia Evangélica, sino que son un grupo de pastores que de manera independiente se han organizado.

“Es el tiempo de que Honduras pueda presentar una reserva moral que ha estado esperando que se nos dé la oportunidad de poder dirigir y gobernar el país, lógicamente no desde el punto de vista religioso”, añadió Gómez.

“A nivel nacional hay personas sabias, inteligentes, que juntamente con el pastorado podemos hacer un gran equipo”, puntualizó.

DATO:

Tradicionalmente, desde la Revolución Francesa, como la Iglesia Católica se había metido mucho en aspectos de Estado, lo primero que se hizo fue establecer dentro de la Constitución la prohibición para que se volviera a meter en temas políticos.

Por eso se abolió el diezmo, decretar la libertad de culto y prohibirle a cualquier sacerdote o miembro de cualquier iglesia que optara a cargos de elección popular o cargos públicos.

Eso se mantuvo en casi todas las constituciones del mundo, menos en los países de habla inglesa. En Honduras, en todas las constituciones, se viene recogiendo esa prohibición. Pero las cosas han cambiado en el siglo XXI, pues hay una corriente de derechos humanos y dentro de los derechos humanos está el derecho político y usted no puede prohibirle a una persona su participación política por asuntos de religión.

Resulta un contrasentido que se le prohíba a miembros de una iglesia participar en política.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp