Internacional

Otro revés para Trump: transgéneros seguirán en las fuerzas armadas estadounidenses

En la corte federal en Washington se prohibió que el presidente Donald Trump cambie la política del gobierno sobre el servicio militar de las personas transgénero.

 “Para Donald Trump son una carga y se distraen de obtener la victoria”

 

Una jueza federal en Washington bloqueó el intento del presidente Donald Trump de impedir que las personas transgénero sirvan en las Fuerzas Armadas estadounidenses, una victoria para aquellos que ya forman parte del personal militar y acusaron al mandatario de violar sus derechos constitucionales.

Trump dijo en julio que vetaría a las personas transgénero de las fuerzas militares, una decisión que pondría fin a la política de su predecesor demócrata Barack Obama y detendría años de esfuerzos para eliminar las barreras en los militares por la orientación sexual o la identidad de género.

Los miembros transgénero en servicio interpusieron una demanda en agosto para tratar de bloquear la iniciativa. La jueza de distrito Colleen Kollar-Kotelly decidió que la medida ameritaba una suspensión de la orden hasta que el caso se resuelva.

Trump firmó un memorando en agosto en el que ordenó a las fuerzas militares estadounidenses a no aceptar mujeres y hombres transgénero como reclutas y congeló el uso de fondos federales para operaciones de reasignación de sexo para personal en activo salvo que el proceso ya estuviera en marcha.

Más leído: RUSIAGATE: redes sociales explotan con contenido ruso a favor de TRUMP

Kollar-Kotelly dijo que los demandantes tenían opciones de salir victoriosos con sus reclamos de que la medida es inconstitucional debido a que las razones dadas para la decisión “no parecen estar respaldadas por hechos”. Destacó que otros factores, como “la circunstancia inusual que rodeó al anuncio del presidente”, pesaron un su decisión.

La iniciativa de Trump apeló a su base política conservadora, después de que, durante la campaña, prometió luchar por lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.

Su decisión provocó la condena de grupos de derechos y algunos legisladores en ambos partidos por tratarse de una discriminación con motivación política, aunque fue alabado por activistas conservadores y algunos republicanos.


 

Para Donald Trump “los transgénero son una carga, un costo y están lejos de lograr la victoria”.

En una declaración por Twitter recordamos la experiencia en discriminación de Trump al referirse a las personas transgénero.

La medida entierra la orden aprobada por su antecesor Barack Obama que abría las fuerzas armadas a la diversidad y que el Pentágono paralizó a principios de julio justo antes de que fuera a entrar en vigor. También sitúa en la cuerda floja a los miles que, según los estudios, ya están prestando servicio. La posibilidad de una expulsión masiva se cierne sobre el horizonte.

“Transexuales para servir en cualquier capacidad en el ejército de los Estados Unidos. Nuestras fuerzas armadas deben centrarse en lo decisivo y abrumador” …

“La victoria no puede ser agobiada con los tremendos costos médicos y la interrupción que una persona transgénero en el ejército implicaría. Gracias”.

Lea También: Esto es lo que sucede entre Corea del Norte y Estados Unidos

La prohibición supone un mazazo a la política de integración impulsada por Obama. Antes de su presidencia, los transgénero eran clasificados como “desviados sexuales” y debían ser expulsados. Con las directrices aprobadas bajo su mandato, no sólo se les aceptó plenamente sino que se facilitaba su tratamiento completo.

El veto también le sirve a Trump para contentar a esa derecha radical que le brindó su apoyo en las elecciones. La América profunda y desconfiada que abomina de la homosexualidad, los transexuales y hasta Darwin.

Un sector muy vinculado a ciertos movimientos cristianos fundamentalistas que el multimillonario de Nueva York, dos veces divorciado y de vida alegre, logró sumar en campaña y a los que, cada cierto tiempo, ofrece concesiones.

“ Traición trágica de todos los estadounidenses”., dijo el conocido activista pro derechos civiles Richard Socarides.

“La prohibición de reclutar personas transgénero tendrá el efecto de que mientan en su intento de ingresar en las fuerzas armadas. Lo mismo ocurría antes con los homosexuales y la política del ‘no preguntes, no cuentes’.

Todo esto carece de sentido porque, como señalan todos los estudios, los transexuales han demostrado con creces su capacidad de servicio”, afirmó un comunicado del centro de estudios sexuales Palm Center que colabora con el Pentágono.

Un paso más dio Chelsea Manning, icono transexual. Al conocer la prohibición de Trump, la exanalista militar y responsable de la filtración de Wikileaks sentenció:

“Recordad, es el amor y la inspiración lo que nos da valor”.

Lea También: “Un padre embarazado, nueve meses, un bebé y una familia muy feliz”

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp