once noticias
Internacional

Muerto Noriega: El Dictador que pasó de aliado a enemigo de EE.UU.

castgo

El espía de la CIA y narcotraficante murió la noche de este lunes y Panamá cierra un capítulo de su historia.

Manuel Antonio Noriega, el ex espía de la CIA, se hallaba recluido desde marzo en el hospital Santo Tomás, de la capital panameña, tras operarse de un tumor cerebral. Murió a la edad de 83 años.

¿Quién era?

Su vida giro siempre alrededor de actividades militares. Desde muy joven comenzó a recibir atención militar en Perú y en la Escuela de las Américas en Estados Unidos.

Poco después de haber logrado su primer ascenso a teniente, participó en un movimiento en el que el general Omar Torrijos derrocó al presidente panameño Arnulfo Arias.

Torrijos, lo ascendió entonces a teniente coronel. Tras la muerte de Torrijos en 1981 asumió el poder Rubén Darío Paredes y Noriega tomó el mando militar, derrocando a Paredes dos años después.

Una vez en el poder, él mismo se promovió a general. Durante los primeros años fue un gran aliado de Estados Unidos, con el tiempo, salió a relucir incluso que su nombre estaba en la nómina de pago de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Después de servir como informante confidencial de inteligencia para Estados Unidos tanto para la CIA como para la propia agencia de espionaje del Pentágono, la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), Noriega se transformó en la década de 1980 en una gran espina en el costado de la política exterior estadounidense.

¿Cómo pasa de aliado a enemigo de EE.UU?

Su luna de miel con los norteamericanos no le duró mucho, pues lo acusaron de facilitar el transporte de narcóticos desde Colombia a Estados Unidos.

Su imagen más popular es aquella, en la que se le veía amenazante agitando un machete en su mano, en señal de poder.

Su derroche de poder llegó a tal grado, que el 20 de diciembre de 1989, Estados Unidos invadió Panamá con 27 mil hombres –bautizada como Operación Causa Justa–, apoyados por helicópteros de combate, tanques y aviones de combate sigilosos, atacaron con fuerza abrumadora poco después de la medianoche.

En pocas horas, la dictadura militar de Noriega se derrumbó y se instaló un gobierno democrático.

Noriega se refugió en la Nunciatura Apostólica panameña, pero de nada le valió, días después los estadounidenses lo llevaron preso hasta Miami donde tras un sonado juicio de nueve meses, enfrentando ocho acusaciones por narcotráfico fue condenado a 40 años de prisión, sentencia que después se redujo a 30 años.

Su final

Desde entonces el llamado “hombre fuerte de Panamá”, pasó años tras las rejas en una cárcel de Miami y cuando estaba próximo a cumplir su condena, fue solicitado en extradición por Francia, hacia donde fue trasladado en 2010 tras un complejo proceso.

En Francia fue sentenciado a 10 años de cárcel por cargos de lavado de dinero, pero Panamá pidió su repatriación al gobierno francés y lo condenó a 60 años de prisión por violación de los derechos humanos y asesinatos de políticos.

Noriega pasó gran parte de su vida entre cárceles y hospitales.

Noriega sufrió tres infartos cerebrales y varias enfermedades que lo mantuvieron en entre la cárcel y el hospital, hasta su muerte.

La ironía de la vida de este hombre y su legado es que … solo merece una pequeña nota al pie de página en la sección de los obituarios. Incluso en Panamá, ahora es irrelevante”, dijo Orlando J. Pérez, un experto en relaciones civiles-militares en la Universidad Millersville de Pennsylvania.

Para la mayoría de los panameños, Noriega es un curioso artefacto histórico y uno que quisieran olvidar, incluso aquellos que una vez apoyaron el régimen militar”.

Sus antiguos adversarios políticos lamentan que Noriega no se haya arrepentido de sus fechorías, pero dicen que el país ya dejó eso atrás.

Abracemos a honduras
Pepsi