Deporte Nacional

Momentos de terror y violencia se vivieron después del Olimpia-Vida

ip cerveza novelasecretos

Elementos de las Policía Nacional intentaron tranquilizar a los simpatizantes merengues, pero perdieron control de la situación en las afueras del Tiburcio Carías Andino.

Se reportaron diversos disturbios en la culminación del partido Olimpia-Vida en Tegucigalpa.

Los problemas fuera de los estadios de Honduras siguen dando un gran problema para la Liga Nacional. En la culminación del partido que terminó empatado entre Olimpia y el Vida, varios antisociales decidieron crear el caos en los accesos del estadio nacional.

Las familias poco a poco dejan de llenar los estadios del país.

El duelo entre albos y cocoteros culminó empatado, resultado que deja heridos a los hinchas olimpistas que al terminar el partido pidieron la salida del técnico colombiano Carlos Restrepo. Los jugadores merengues tardaron en salir del área de los camerinos, supuestamente porque una gran cantidad de personas los estaban esperando para agredirlos.

La afición olimpista se enfrentó nuevamente con las unidades de la Policía Nacional.

En primera instancia, todo parecía haber pasado y el centenar de personas parecía retirarse tranquilamente, pero luego comenzaron a golpear los portones de acceso hasta causar terror en el interior del inmueble.

Lea También: Amado Guevara le cierra las puertas a la selección nacional

Tras esta acción, los organismos de seguridad comenzaron a lanzar gases lacrimógenos para controlar el problema. Sin embargo, hinchas y uniformados intercambiaron golpes dejando como resultado a varios de los protestantes heridos y algunas de las familias afectados por el efecto de las bombas.

Olimpia y Vida empataron en un entretenido partido, cerrando la jornada 13 de la Liga Nacional.

El impacto de estas acciones se reflejó en ambas instituciones, a tal grado que el estratega colombiano decidió no rendir cuentas a la prensa deportiva. Olimpia no sale de la mala racha y la directiva poco a poco puede estar perdiendo la fe en un proyecto que inició con muchas expectativas.

 

CC