Davivienda
Educación Nacionales

María Felicia, quien sacó nota perfecta en examen de la UNA a sus 43 años

Ikal Cablecolor nicky

El simple hecho de ganar el examen de admisión de la Universidad Nacional (UNA) es suficiente para alegrarle el año a cualquiera, pero si aparte de eso se logra alcanzar el 900 que corresponde a la nota perfecta, es motivo de orgullo de por vida.

Sin embargo esto no es lo único que logró María Felicia Rodríguez, un ama de casa de Turrucares de Alajuela, pues ella alcanzó esto a sus 43 años y con seis hijos a cuestas. Ahora ella estudiará Ingeniería Informática y vislumbra su futuro de forma maravillosa.

Once Noticias la contactó y aunque al principio estaba un poco reacia darnos la entrevista “por vergüenza”, de a pocos se fue convenciendo, sabiendo que su historia merece ser contada, como ejemplo de esfuerzo y éxito. Al preguntarle cómo se sintió al recibir la noticia, no pudo ocultar su alegría

“Super emocionada, es un privilegio, una bendición de Dios, es lo que le puedo decir, una emoción terrible. Uno ve chicos que de verdad se esfuerzan, gente que paga cursos carísimos y muchos ni siquiera logran entrar; para mí es una bendición”.

Inmediatamente se le preguntó cuándo se inclinó por Ingeniería Informática. “Cuando vi que había sacado 900”, comentó entre risas. “Había puesto como primera opción bachillerato en inglés, pero ya que se dio la oportunidad, lo cambié”, dijo conteniendo la risa tímida.

Su vida dio un vuelco completo en el último año, según cuenta, fue a mediados el año pasado que decidió sacar el bachillerato y en cuestión de dos  tractos, pasó todas las materias (hizo cuatro exámenes en agosto del 2016 y las dos restantes en marzo de este año). A partir de ahí era seguir adelante, en “un solo impulso”, como dijo.

Para ello contó con todo el apoyo de su familia, como el de su hijo mayor de 26 años que le ayudó a estudiar o el de su esposo Carlos Vásquez, quien la acompañó en el proyecto.

“He recibido apoyo y paciencia, porque uno ocupa ratos para uno, para que no interrumpan los estudios, especialmente para matemáticas, que fue lo que más le puse un poquito”.

Para ella no solo era importante entrar en la universidad, sino hacerlo en una pública, por la prueba de admisión, “donde no cualquiera entra”.  Por ello Once Noticias le preguntó qué consejos da a las personas, jóvenes y maduras que están ante la duda de un proyecto de esta clase.

“No solo para querer entrar a la universidad, si alguien quiere estudiar algo o aprender algo y lo ha dejado ahí, de lado, lo mínimo que se puede hacer es el intento, no hay peor lucha que la que no se hace. Tal vez se lleven una sorpresa”, comentó sonriendo.

Según comenta María Felicia, ella tiene conocimientos “muy muy muy generales” en computación, pero al ser una de las carreras del futuro, se inclinó por esa rama. Ante la pregunta, ¿qué le gustaría hacer una vez que se gradúe, en que le gustaría trabajar? Ella suspira y exclama un sincero “no sé”.

“Eso si no lo he pensado, pero será una maravilla”, responde alegremente María Felicia y ríe al final de la entrevista.

 

 

Davivienda
El Milagro
Abracemos a honduras