fiestas-patrias
Sucesos

Mandan a El Pozo a asesinos de hijo de rectora, los Gauggel y Landaverde

castgo castgo

El presidente de la República, Juan Orlando Hernández, anunció hoy el traslado de varios reclusos a El Pozo

A la cárcel de máxima seguridad de El Pozo, son enviados los reclusos sentenciados por los asesinatos de dos universitarios, uno de ellos el hijo de la rectora de la UNAH; del exdiputado y exmagistrado Eduardo Gauggel y de su hijo, y del experto en lucha contra el narcotráfico Alfredo Landaverde.

Juan Orlando Hernández, hoy en conferencia de prensa anuncio que los condenados purgaran su pena en la cárcel de maxima seguridad de Ilama, Santa Barbara.

detenidos 4

Hijo de rectora asesinado

Rafael Alejandro Vargas Castellanos (hijo de la rectora Julieta Castellanos) y Carlos David Pineda  eran estudiantes de Sociología y Derecho, respectivamente, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), y fueron asesinados la madrugada del 22 de octubre de 2011.

Su brutal asesinato provocó luto e indignación en la familia hondureña y por eso, los responsables del hecho pasarán el resto de sus vidas purgando la pena a la que fueron condenados en El Pozo.

Este crimen fue perpetrado por los exagentes de la Policía Nacional José Rubén Pozo, Wilson Roberto Cardona y Gabriel Donatilo Mancía Hernández, quienes fueron sentenciados en juicio oral y público a 58 años de prisión el 7 de abril de 2014.

Además, Santos Arnulfo Padilla Rodríguez, a quien el Tribunal de Sentencia condenó a 66 años de cárcel, en virtud de haber sido la persona que disparó contra los jóvenes de acuerdo al testimonio de sus mismos compañeros.

Asesinados padre e hijo Gauggel

En el caso de los abogados Eduardo Gauggel Rivas y su hijo, Eduardo Gaugel Mejía, quienes fueron asesinados el 10 de abril de 2015, ayer martes un tribunal de justicia de San Pedro Sula condenó a 36 años y 8 meses de prisión a Gabriel Enrique Ponce y Fredy Mauricio Mejía Castellanos, mientras que otros dos involucrados andan prófugos.

Asesino de Landaverde

Asimismo, Marvin Noel Andino Mascareño, quien el 7 de abril de 2014 fue condenado a 22 años de cárcel por el asesinato de Alfredo Landaverde, pena que terminará de cumplir en la cárcel de máxima seguridad de El Pozo, al igual que los sentenciados por los crímenes de los estudiantes universitarios y de los abogados Gauggel.

Apagó una voz que sin temor denunciaba la existencia de carteles de la droga y la corrupción. Gustavo Alfredo Landaverde fue asesinado el 7 de diciembre de 2011, cuando transitaba junto a su esposa Hilda Caldera a inmediaciones de la colonia 21 de Octubre a bordo de su vehículo.

Detenidos 8

Control en cárcel de El Pozo

La cárcel de ¨El Pozo¨, inaugurada en septiembre del año pasado, fue construida por órdenes del presidente Juan Orlando Hernández como parte de la transformación del sistema carcelario hondureño.

En la misma hay dos módulos de máxima seguridad con capacidad para 88 reclusos, ya que cada celda está prevista para la reclusión de dos reos.

A la fecha, a esos módulos de máxima seguridad  han sido enviados 84 miembros de maras y pandillas que aún desde los centros penales seguían ordenando crímenes, masacres, extorsiones y secuestros, entre otros.

En esta cárcel hay estrictos controles de seguridad tanto para las visitas como para los privados de libertad. Los visitas conyugales han sido prohibidas y las visitas regulares se realizan en espacios controlados, con vidrios blindados de por medio.

Cada reo permanece en la celda 23 horas del día y solo recibe luz solar una hora en un patio interno con láminas traslúcidas en el techo. La celda, de dos por dos metros, solo tiene dos tarimas de cemento, un servicio y un lavabo de aluminio fijado a las paredes.

Cuando un reo es enviado a máxima seguridad se le despoja de todos sus bienes, incluyendo ropa, anillos, cadenas, relojes, libros, revistas. En el lugar se le dota de un overol color anaranjado, cepillo y pasta de dientes y papel higiénico.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

maseca
instituto de la propiedad
Abracemos a honduras