Nacionales Salud

Los rayos del sol serán inclementes con los hondureños este verano

 

Advierten que los niveles de radiación solar y las altas temperaturas en esta temporada seca son una seria amenaza para la salud.

 

Playa y diversión es lo primero que suele pensarse al escuchar la palabra verano, sin embargo, no sería inadecuado agregar la frase: cuidado de la piel, más aún cuando los reportes climatológicos anuncian que en este verano del 2017 los valores de radiación ultravioleta serán muy altos, especialmente en la costa norte del país.

Juan José Reyes, Jefe de Alerta Temprana de Copeco, recomienda a los hondureños no subestimar los efectos de estos rayos, ya que además de provocarnos quemaduras de primer y segundo, que se manifiestas con dolor, enrojecimiento, hinchazón y ampollas, podrían traernos efectos mucho más delicados, como ser cáncer de piel.

Para evitar esos riesgos, aconseja bañar protegido, ya sea aplicándonos un buen bloqueador solar, o usando ropa que nos proteja de los efectos directos del sol.

A los compatriotas que no cuentan con recursos para comprar un filtro solar, cuyo costo suele ser un poco alto, les recomienda no exponerse en las horas de mayor sol, bañar bajo la sobra, cuando se encuentre en un río, o hacerlo con una camiseta, que viene a ser como “el filtro solar de los pobres”, sugiere.

Reyes indica que la temporada seca o verano en Honduras inició hace un mes y termina hasta un mes después de Semana Santa, por lo que recomienda tomar en consideración los consejos que se les brindan.

Lea También: Tres playas hondureñas serán destinos turísticos verdes sostenibles

Recomendaciones

Bajo este contexto, sugiere tener especial cuidado a las personas que padecen enfermedades como ser alta presión y diabetes, quienes siempre deben llevar consigo sus medicamentos y no exponerse tanto al sol, ya que en su caso los efectos son mucho más severos.

A las personas que visitarán el mar, ríos, piscinas, quebradas o que van a hacer turismo en zonas de montaña, recomienda que no se expongan después de las 11 de la mañana y antes de las 3 de la tarde al sol, ya que en ese lapso son especialmente dañinos.

Admite que este es un consejo que difícilmente van a atender los veraneantes, ya que tratan de aprovechar y disfrutar hasta el último momento de su paseo, por lo que les dice que en caso de que bañen en las horas no recomendadas usen un filtro solar, bañar en camiseta o buscar lugares con sombra durante esas horas.

A quienes vayan a ríos le recomienda especial cuidado, ya que muchas personas tratan de adentrarse lo más posible por senderos para accesar hasta lugares con mayor naturaleza, menos contaminado y donde no esté atestado de gente.

Señala que, por la distancia y accesibilidad a esos lugares, será muy difícil que se encuentren con un puesto de socorro. “Aquí hay que tener mucha precaución, ya que no habrá un rescatista que vele por su seguridad, por lo que les recomienda bañar en las orillas, siempre acompañados de alguien y no perder de vista a los niños”.

Asimismo, les aconseja no ser temerarios lanzándose desde peñascos o rocas a las pozas, ya que de sufrir un golpe o fractura será muy difícil llevarlo hasta un centro asistencial desde donde se encuentran.

Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

-Evite exponerse directamente al sol entre las 11:00 a.m. y 3:00 p.m., parece difícil, pero con la ayuda de una gorra, bloqueador, ropa apropiada y una sombrilla, se puede lograr. Su piel se lo agradecerá.

-No olvide echarse bloqueador. Así el día esté nublado, los rayos UV lastiman la piel.

-No exponga al sol a los niños menores de un año. Tenga en cuenta que la piel de los infantes es muy sensible a las radiaciones.

-Si trabaja en el día y camina bajo el sol en las horas mencionadas, utilice lentes con protección UV.

Lea También: ONU: Utila, el mejor lugar en el mundo para bucear

¿Cómo elegir el protector perfecto?

Es sabido que el protector solar debe adecuarse (en su número) al tipo de piel y a las particularidades de cada persona: cuanto más clara es la piel y los ojos, más alto es el FPS que se debe utilizar.

El fototipo es la capacidad que tiene la piel de las personas para adaptarse al sol y asimilar las radiaciones solares. Está dado por una serie de características físicas (como el color de ojos, cabello y piel) y determina, por un lado, la capacidad de bronceado de esa piel y, por el otro, el correcto factor de protección solar que cada uno debería utilizar.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp