Internacional

La BATALLA PERDIDA de un “Corazón Guerrero”

diunsa bancoazteca elcarteldelossapos

Peyton West, de 13 años, sobrevivió a un trasplante de corazón, pero murió en su primer día de escuela.

El pasado 17 de agosto, Peyton West, de trece años, se despertó feliz y más temprano que nunca porque era día de volver a la escuela. Cinco meses atrás, el pequeño originario de Ohio, EE.UU., había librado la peor batalla de toda su vida: sobrevivir a un trasplante de corazón.

“Contento y listo para su primer día de octavo grado”, escribió su madre, Melissa West, en Facebook junto a una fotografía de Peyton en la entrada de su casa.

Pero media hora después, Melissa publicó otro mensaje dirigido a su familia: “Recen por favor”, les pedía.

Su hermano mayor, Ethan, lo había dejado en la escuela, Peyton dijo no sentirse bien y en ese instante se descompensó y cayó al piso.

Su hermano lo llevó a la enfermería de la escuela y posteriormente una ambulancia lo trasladó al hospital. El “nuevo corazón” de Peyton se había detenido.

Su padre, Corey West, contó al The Washington Post, que “los médicos trataron durante dos horas de revivirlo, pero su corazón no resistió y a las 10:45 a.m. lo declararon muerto”.

“Ese corazón le permitió estos últimos cinco meses poder divertirse”, dijo su papá.

Corazón Guerrero

“Corazón Guerrero”, como le llamaban cariñosamente, nació el 6 de noviembre de 2003 con una cardiopatía llamada síndrome del corazón izquierdo hipoplásico (HLHS), por la que tuvo que someterse a tres cirugías.

“Se trata de un defecto congénito que afecta el flujo sanguíneo normal a través del corazón. A medida que el bebé se desarrolla durante el embarazo, el lado izquierdo del corazón no se forma correctamente. En los bebés con esta cardiopatía el lado izquierdo del corazón no puede bombear la sangre rica en oxígeno hacia el cuerpo”, explica el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU.

A sus cinco años, Peyton había tenido su tercera operación cardíaca. En esa intervención casi muere, dijo su padre, pero logró salir, aunque con daño cerebral por el que tuvo que volver a aprender a caminar y a hablar.

A pesar de todo, su padre dice que era un niño “positivo y feliz”, incluso cuando estaba enfermo, “iluminaba la habitación con su sonrisa”, afirmó.

Su historia traspasó los límites de Ohio y se hizo famosa por medio de Facebook, en donde sus padres compartían el proceso médico del niño desde hace años.

En enero de este año, los doctores alertaron a la familia que el corazón estaba fallando y que la solución era un trasplante.

Lea También: Un corazón, una bebé huérfana y un padre devastado

Un nuevo corazón

Lejos de Ohio, en Iowa, en un trágico accidente automovilístico murió Derek Cisneros, un niño de 12 años que se convirtió en la esperanza de Peyton cuando sus padres -que sobrevivieron al choque- decidieron donar sus órganos.

El 5 de marzo llegó el “nuevo corazón” y de inmediato se realizó la cirugía en el Hospital Infantil de Cincinnati.

“Estoy recibiendo un nuevo corazón hoy”, dijo Payton en un video publicado en su perfil de Facebook el 9 de marzo.

En la recuperación de los meses siguientes, según relató su familia a The Washngton Post, tuvo que usar una máscara para protegerse de los gérmenes. Estuvo bajo constante medicación y siempre debía estar cerca del hospital.

Algunos días parecía estar mejorando mientras que otras veces mostraba signos de posible rechazo a su nuevo corazón, señaló su familia.

Hasta el momento no se sabe qué fue lo que falló en el corazón de Peyton. El hospital de Cincinnati y los médicos aún no dieron una explicación sobre el caso.

El 22 de agosto se realizó una autopsia de la que los padres esperan obtener algunas respuestas.

El corazón trasplantado le permitió nuevas libertades. “Disfrutaba de su nueva vida, jugaba con su perro, veía fútbol con su padre, jugaba con su hermano”, dice sus parientes.

Luego del trasplante, Peyton pudo conocer a los papás de Derek. El 26 de julio, las dos familias se reunieron para lo que habría sido el cumpleaños número 13 de Derek.

“Vives a través de Peyton y nunca lo olvidaremos. Te honraremos todos los días. Eres nuestro héroe y campeón”, escribió la familia de Peyton en Facebook.

El funeral del Corazón Guerrero fue el 23 de agosto y los padres de Derek, estuvieron allí. Mientras su familia decidió que donarán parte de sus órganos.

Payton seguirá viviendo a través de otro niño… de otro guerrero.

CC IK

Acerca del Autor

Avatar

Celeste Reyes

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario