once noticias
Reportajes Turismo

JOYA NATURAL ES: Trujillo, más de un motivo para visitarlo

castgo

Trujillo, en el departamento de Colón, es una ciudad con mucha historia colonial que ofrecer, que posee a la vez atractivos turísticos de montaña, playa, submarino, con ríos que bajan de la montaña directamente a la playa, manglares, en fin es una auténtico “todo en uno”.

La ciudad de Trujillo fue fundada en 1525 por Juan de Medina, según orden de Francisco de las Casas, quien había llegado al lugar para aplacar sublevación de Cristóbal de Olid, se bautizó con el nombre de Truxillo (según Castellano antiguo), en atención al lugar de nacimiento de las Casas, en Cáceres, España.

Debido a sus bondades de bahía profunda, pronto Trujillo se convirtió en importante puerto de embarque de oro y plata extraído desde el interior del país; destaca que desde aquí Hernán Cortés envió barcos para establecer las colonias en la actual Jamaica y Cuba.

Todo esto hizo de Trujillo una perla que los piratas deseaban tener, temor que creó en los españoles la necesidad de construir la fortaleza de Santa Bárbara, de las cual hoy todavía sus cañones permanecen como eternos vigilantes apuntando hacia el mar.

Es así como en el cementerio colonial yace la tumba del famoso pirata William Walker, quien después de haber reducido a ruinas la nicaragüense León se dispuso tomar por asalto a Trujillo, pereciendo en su intención.

Trujillo es poseedor de hermosas playas, con los maravillosos arrecifes coralinos de Cayo Blanco, el Banco de Estrellas Marinas y la espléndida playa de La Puntilla, cerca de Puerto Castilla, que resultan ser un auténtico imán para los turistas.

Para quienes son amantes de la riqueza del medio ambiente, los interminables refugios de fauna entre manglares del entorno de la laguna albufera de Guaymoreto los llevará hacia una expedición en contacto con la naturaleza.

Y si lo suyo es el senderismo de montaña, el Parque Nacional Capiro y Calentura, satisfará las aventuras de los exploradores más exigentes, con una altura máxima de 1.235 metros sobre el nivel del mar, Capiro y Calentura aguarda paciente por los excursionistas.

Se trata de un macizo montañoso de exuberante vegetación y amplia diversidad de fauna, entre la que abundan gran variedad de especies de aves, reptiles, carnívoros y vegetarianos; desde su cima, la panorámica es “abrumadoramente” exquisita, alcanzando a divisar toda la bahía y más allá.

El parque posee algunos senderos, aunque no muy bien delimitados, que lo pueden llevar hasta la cima de Calentura en unas cuatro horas, con el beneficio el terreno no es difícil, el Centro de Visitantes de la Fundación FUCAGUA con gusto le atenderá.

Hoy con la terminal para cruceros “Banana Coast Trujillo”, el lugar ve enriquecer sus oportunidades de reconocimiento internacional como excelente destino turístico, que por derecho propio le pertenecen.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras
Pepsi