Nacionales Titulares

Instituciones públicas y empresas declaran la guerra al plástico de un solo uso

Cablecolor

Un total de 65 instituciones públicas y privadas se han declarado libres del plástico de un solo uso, esto luego de adoptar de manera oficial la Estrategia Nacional para la Sustitución de Plástico de un Solo Uso.

Así lo dio a conocer el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El objetivo de esta estrategia es que para el 2021, el 80% de las instituciones públicas, municipalidades y comercios hayan sustituido sus materiales de empaque o embalaje por opciones cuyo impacto ambiental sea menor.

La iniciativa es liderada por el Ministerio de Salud, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), en conjunto con el PNUD.

De esta manera, de acuerdo con el PNUD se trata de: 23 municipalidades y dos concejos de distrito, quienes prohibieron a sus proveedurías comprar plástico de un solo uso.

Los ayuntamientos involucrados son: La Unión, El Guarco, Cartago, Turrialba, Oreamuno, Jiménez, Paraíso, Alvarado, Goicochea, Garabito, Aserrí, Desamparados, Moravia, Tibás, Alajuela, San Carlos, San Isidro, Santo Domingo, San Pablo, San Rafael, Barva, Flores, Santa Bárbara. Mientras que los consejos de distritro son: Cervantes y Cóbano.

Así como 10 instituciones públicas entre ellas: el Tecnológico de Costa Rica, el Ministerio de Cultura y Juventud, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, y el Grupo ICE.

“Con relación a las empresas privadas. Su interés en ayudar al ambiente ha sido magnífico. Hoy, más de 30 empresas privadas ya se han comprometido con la Estrategia Nacional y esta cantidad crece día a día”, señaló Kifah Sasa, Oficial de Desarrollo Sostenible y Resilencia del PNUD – Costa Rica.

Estos datos son sin contemplar, la última directriz firmada por el presidente de la República, Carlos Alvarado, el pasado 5 de junio.

En ella ordena al Ministerio de Educación Pública (MEP), a la Caja Costarricense del Seguro Social (CC.SS) y al Ministerio de Justicia y Paz, abstenerse de comprar, usar y consumir productos plásticos de un solo uso, incluyendo el estereofón.

Busca también que todas las entidades públicas trabajen en campañas de educación y sensibilización sobre el daño ambiental que provoca el uso de plásticos de un solo uso.

“Si se aplica la directriz, podríamos decir que estamos llegando casi a las 100 instituciones públicas que se unirían a la Estrategia”, agregó entusiasmado Sasa.

De esta forma, las instituciones decidieron decirle “NO” a las pajillas, removedores para café, envases para batidos, cápsulas para comidas, bolsas plásticas, vajilla desechable, entre otros.

“Nosotros hemos buscando generar una estrategia de comunicación que permita llegarle a la gente y decirle que cada acción cuenta, por más pequeña que sea, ya sea, decirle que no a la pajilla que nos ofrecen en el restaurante, eso al final va a lograr un cambio en el contexto nacional”, aseveró el exviceministro de Ambiente, Fernando Mora.

¿Cómo surge la clasificación RCM?

Antes de lanzar la estrategia, estas tres entidades realizaron un estudio de mercado y un informe técnico, tras comprobar que se estaba dando información incorrecta al consumidor.

“Estaban engañando al consumidor. Por ejemplo le decían ‘Este plástico es biodegradable’ y ningún plástico sintético es biodegradable”, enfatiza el coordinador de la Estrategia Nacional para la Sustitución de Plastico de un solo uso PNUD – Costa Rica, Juan Carlos Piñar.

Es por ello que dividieron los plásticos en tres grupos, para que las empresas e instituciones no fueran confundidas con material que realmente sí estaba perjudicando al ambiente. La llamaron la clasificación RCM.

  • Renovables: materiales que provienen de fuentes vegetales o animales.
  • Compostable: bajo un control, el producto que se utilice debe desintegrarse en un plazo menor o igual a 180 días.
  • Compostable marino: bajo un control, el producto que se utilice debe desintegrarse en en el mar, en un plazo menor o igual a 180 días.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro
Abracemos a honduras