Nacionales

INHUMANO | Familiares de pacientes internos en el H.E usan el Trans 450 para descansar

IPM Ikal

Acobijadas sobre cartones en los suelos de las casetas del millonario proyecto del Trans 450, así descansan los familiares de los pacientes internos en el Hospital Escuela de Tegucigalpa.

Día con día, los capitalinos que pasan por las cercanías del máximo centro asistencial, presencian como los ciudadanos aguardan por noticias de sus parientes, en condiciones inhumanas al interior de la obra del Trans 450 que tuvo un costo de 43 millones de dólares y que no fue terminada.

Lea También: VIDEO| Captan como cuatro asaltantes someten a empleados de una tienda y agencia bancaria en La Ceiba

Esta situación surge a raíz del colapso sanitario del hospital a causa de la enfermedad COVID-19, que imposibilita que los familiares sean ubicados en la sala de espera del mismo, ya que estas están ocupadas con pacientes que necesitan ser ingresados por otras patologías.

Lea También: Marvin Ponce arremete contra políticos por no llegar a consenso en compra de tablets

Esta situación deja a las personas a un riesgo sumamente alto, teniendo en cuenta que se exponen a contagiarse de COVID-19 y también a ser víctimas de la delincuencia.

Cabe mencionar que, la obra de infraestructura es considerada por muchos como “un monumento a la corrupción”, debido a su elevado costo que nunca tuvo un beneficio real para los capitalinos, y por el contrario, se dejó en total abandono.

 


Quizás te puede interesar:


TSC: Préstamo de Taiwán al IHCAFE no produjo beneficios a los cafetaleros   

El Tribunal Superior de Cuentas (TSC) informó este día que un préstamo otorgado por el gobierno de Taiwán al Instituto Hondureño del Café (IHCAFE), no produjo beneficios directos a ese rubro del país.

El TSC hizo público el informe de la auditoria realizada por esa institución estatal al IHCAFE, sobre el uso que le dio a los 20 millones de dólares que desembolsó como crédito Taiwán.

De acuerdo a lo señalado por el TSC en el documento, el préstamo, equivalente a más de 340 millones de lempiras, tenía que ser orientado a atender la crisis de la caficultura en Honduras.

La auditoría arrojó que parte de los fondos fueron destinados a certificados de depósito en diferentes bancos del país, sin generar ningún beneficio a los cafetaleros.

 

Cablecolor
El Milagro