Nacionales Salud

Impulsan uso de radioterapia como “vacuna” contra tumores malignos

De acuerdo con el radiooncólogo argentino Gustavo Ferraris, existe una técnica con radioterapia que funciona como vacuna y acaba con los tumores que están disiminados en todo el cuerpo. Ferraris, colaborador del Centro de Radioterapia Siglo XXI, participará en un simposio sobre novedosos tratamientos en radioterapia que se desarrolla en el país los días 9 y 10 de febrero.

En nuestro país, 43 de cada 100 mil mujeres, enfrentan cáncer de mama y un 27% de ellas está en edad productiva, pues tienen entre los 50 y 59 años. Según datos del Registro Nacional de Tumores, 12 de cada 100 mil mujeres, perderán la vida por este mal, catalogado como el segundo tipo de cáncer que más muertes provoca en Costa Rica.

Este avance médico es conocido como el efecto abscopal y se produce cuando se aplica radiación a un solo tumor, pero dado que el paciente tiene otros tumores diseminados en el cuerpo, estos desaparecen aún y cuando el tumor está fuera de la zona irradiada.

“Se ha demostrado que la radioterapia puede actuar de manera efectiva en el microambiente tumoral, es decir, en aquellos tumores donde las células producen efectos inmunes propios del organismo y ocasiona lo que se denomina resistencia adaptativa, con el objetivo de sobrevivir e invadir otros órganos”, explica Ferraris.

Según el especialista, el objetivo es irradiar con dosis muy elevadas solo el sitio donde se encuentre el tumor primario, evitando al mismo tiempo la afectación de los tejidos sanos, de ahí que es necesario disponer de aceleradores lineales de alta precisión para localizar el sitio a irradiar.

“El hecho de irradiar el tumor con dosis superiores a las que se dan en tratamientos convencionales, produce la liberación de antígenos. Un antígeno es una sustancia que desencadena la formación de anticuerpos y puede causar una respuesta inmune que al ser captadas por otras células que tiene el sistema son capaces de atacar un tumor”, indica el argentino. 

El cáncer de mama es una enfermedad maligna en donde la proliferación acelerada, desordenada y no controlada de células que pertenecen a distintos tejidos de la glándula mamaria forman un tumor que invade los tejidos cercanos y pueden producir metástasis a órganos distantes.  

“Es posible realizarlo en todos los tumores primarios y metastásicos, pero es importante conocer las indicaciones de los tratamientos y toxicidades potenciales de acuerdo al sitio irradiado y combinaciones con otras terapias”, detalló Ferraris.

Para la radiooncóloga argentina María Fernanda Díaz, la clave para obtener un mejor tratamiento con radioterapia en una paciente es hacer primero una adecuada cirugía localizada, dado que la radioterapia actúa como complemento para un buen control local de la enfermedad.

“En los casos que la mama debe ser extirpada en su totalidad, actualmente existe la posibilidad de reconstruir el volumen de la mama, ya sea en el mismo acto quirúrgico o meses después con técnicas de oncoplastía basada en colocación de expansores e implantes mamarios” explicó la doctora.

Hay que aclarar que la reconstrucción mamaria es una técnica quirúrgica, no radiante y la radioterapia sobre la mama reconstruida debe llevar un tratamiento de 25 sesiones, preferentemente con técnicas avanzadas de intensidad modulada (IMTR) para disminuir el riesgo de fibrosis y previniendo la recaída local.

Los dos expertos de Argentina y un grupo selecto de especialistas de nuestro país se reunirán durante dos días en el Hotel Real Intercontinental, para ampliar conocimientos sobre lo más novedoso para el tratamiento del cáncer de mama.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp