Sucesos

IMPACTANTE | “Tavo” Vallecillo es atacado salvajemente por un pitbull en San Pedro Sula

diunsa bancoazteca elcarteldelossapos

El locutor Gustavo Vallecillo sufrió graves heridas al recibir el salvaje ataque de un “pitbull terrier americano” en la ciudad de San Pedro Sula.

El propio “TavoVallecillo compartió con Once Noticias la versión de los hechos, además de enviar y publicar las desgarradoras heridas que le dejó el canino, motivo por el cual se trasladó a un centro hospitalario de la ciudad.

Lea También: “Mediocres”, así califica Romell Quioto a quienes se molestan por sus logros

Además, en su cuenta de Instagram grabó un “Live” para contar el testimonio del aterrador momento que le tocó pasar, a tal grado que por unos segundos pensó que ese ataque le costaría la propia vida, “vi la muerte hoy, se los juro”, exclamó Gustavo.

De acuerdo con el relato de la víctima, el hecho ocurrió en la casa contiguo a su vivienda, “mi esposa me dice ‘anda hablar con el vecino para decirle que vamos a estar arreglado’, esto para que no hubiera ninguna molestia con el ruido”, en relación a unas mejoras que le está haciendo a un muro de su casa.

Asimismo, el afectado comentó que el vecino tenía abierto el portón, “yo solo miré que se salió aquel animal, un monstruo”, calificó Vallecillo.

Lea También: ¿Perros pueden transmitir la Covid- 19 a los humanos?

“Me quebró un dedo, me mordió la rodilla y la más terrible de todas, ¡que hiju**** yo hasta sentí que me arrancó el pedazo de la axila!”, detalló el hombre.

“Se prendió en mi axila, sentí cuando me la desgarró, por suerte fue superficial, por suerte no prensó sus dientes en la axila. Esa fue la parte más profunda, me hicieron como 12 puntadas. El dedo pulgar de la mano derecha me quedó colgando”, agregó.

Por otra parte, el locutor explicó que fue inyectado contra el tétano, “me pusieron muchas vacunas y hasta ahora se me está despertando el dolor”.

De igual manera declaró que tuvo que someterse a evaluaciones con Rayos X, para lograr conocer el alcance de la herida que por fortuna no llegó a tocar algún nervio o tendón.

CC IK