Nacionales Titulares

Hospital de las Mujeres es el primero en realizar tamizaje ocular a recién nacidos

Los niños nacidos en el Hospital de las Mujeres reciben el tamizaje ocular en las primeras horas de vida, con el propósito de detectar alteraciones que comprometan su visión en el futuro.

El proceso tiene dos momentos: si el médico pediatra detecta alguna anomalía o algún motivo de sospecha de enfermedad el niño será revisado luego por una oftalmóloga pediatra para descartar o confirmar los problemas oculares que pondrían en riesgo la salud visual del bebé..

El primer examen consiste en dilatarle la pupila a los recién nacidos y hacerles dos exámenes sencillos: el  «reflejo rojo» y  el  «fondo de ojo». El reflejo rojo consiste en iluminar la pupila para ver el paso de la luz a través de las estructuras del ojo hasta llegar a la retina y estudiar el reflejo que produce a través de la pupila.

Ese reflejo es normalmente rojo; sin embargo, cuando existe alguna alteración que impide el paso adecuado de la luz, se produce un efecto anormal que despierta la sospecha de algún problema:  esto puede deberse a opacidades de la córnea, de cataratas, de tumores oculares, de infecciones intraoculares y malformaciones de la retina entre otros.

Por esto los oftalmólogos señalan que la importancia de la detección temprana adquiere valor cuando el niño recibe atención especializada en las primeras semanas de vida y se puede cambiar la evolución de la enfermedad de manera drástica.

Ese es el caso de las cataratas congénitas (algunos niños nacen con ellas) y la detección temprana supone una lucha contra el tiempo: las posibilidades de tener visión a lo largo de la vida son mucho más altas con la operación en las primeras semanas que si el hallazgo se hace después de las seis semanas, cuyo pronóstico es mucho más reservado.

Además existen otros beneficios mucho más integrales: cuando los ojos de un niño pequeño no pueden enviar imágenes claras al cerebro, su visión puede verse afectada de forma que no podrán ser corregidas más adelante en la vida, pero, si los problemas se detectan lo suficientemente pronto, suele ser posible tratarlos con éxito.

La investigación médica ha podido establecer la relación estrecha entre los ojos y el sistema nervioso central y cómo ambos poseen un periodo crítico de desarrollo durante el cual se establecen conexiones y habilidades que, de no adquirirse oportunamente, significarán un déficit importante durante la vida adulta.

Por lo tanto, en el Hospital de las Mujeres han visto de suma importancia enfocar los esfuerzos en la prevención, detección temprana y tratamiento de patologías que pudieran impactar el desarrollo visual y cognitivo durante la infancia.

Hospital pionero en tamización ocular

La revisión ocular de recién nacidos en el Hospital de las Mujeres es atención única en el país y surge por la motivación e iniciativa de la doctora Zahira Alfaro, quien ha entusiasmado a sus compañeros del hospital para alcanzar un alto grado de cobertura, pues el 95% de los niños nacidos en el hospital reciben el beneficio del examen desde el 1ero de setiembre del 2017.

“Podemos hacer un cambio en la vida de los niños y sus familias” esto es muy importante para ellos y para el país y es también muy reconfortante para nosotros, porque sabemos lo que la medicina significa en su calidad de vida” dice la doctora Alfaro, quien sueña con un tamizaje universal a nivel institucional.

Ella ha recibido el apoyo de la oftalmóloga pediatra Maricela Arana y del servicio de Oftalmología del Hospital Nacional de Niños. La Dra. Arana se encarga de tratar a los niños prematuros y ahora también, una vez por semana, revalora a los niños a los que la Dra. Alfaro les ha encontrado con alteraciones en el reflejo rojo o el fondo de ojo.

 

Los niños que ameritan seguimiento son remitidos al Hospital de Niños donde la Dra. Arana continúa el control o el tratamiento quirúrgico cuando es necesario.

De casi cinco mil niños vistos en los últimos 11 meses, la doctora Alfaro ha encontrado 212 niños con tamizaje ocular alterado, entre ellos 191 niños con hemorragias de retina, dos casos con alteraciones del nervio óptico y cuatro niños con cataratas congénitas.

Todos ellos ameritaron seguimiento y han sido realizadas tres cirugías de cataratas por la Dra Maricela Arana en niños antes de dos meses de edad.

En opinión de las médicas, la experiencia del Hospital de las Mujeres y los resultados obtenidos permitirán que la Institución considere la posibilidad extender la tamización ocular en todas las maternidades del país. La Caja Costarricense de Seguro Social ya realiza el tamizaje del talón, tamizaje cardiaco y auditivo de manera regular.

Las doctoras publicarán los resultados de la iniciativa en un estudio académico donde relatan el gran impacto que ha tenido el proyecto.

Una pareja agradece la atención

Isabella nació el Día de la Madre y dos días después tenía cita con la oftalmóloga por habérsele detectado hemorragias en los ojos. Como es lógico sus padres Cristel Segura y Erich Parra estaban intranquilos. Les explican qué es el fondo de ojo a la niña, que la niña va a llorar por la molestia, pero que el examen será rápido y se calmará al terminar.

La doctora apaga la luz del consultorio, prende un foco manual y revisa a la pequeña Isabella con lupas especiales. Pregunta si el parto fue natural y le confirman que sí. Entonces explica que es posible que las hemorragias sucedan durante el parto. Y anuncia que la sangre en el globo ocular se reabsorberá con el paso de los días sin dejar rastro ni molestias, pues ni la cantidad ni la posición ameritan seguimiento.

Los padres de Isabella están muy agradecidos con la atención durante todo el proceso.  Y ven  la tamización como un cuidado extraordinario que complementa la buena atención general recibida durante el proceso en el hospital.

El hecho de que una niña tenga atención de una especialista del Hospital de Niños les llama la atención y dicen estar gratamente impresionados por los cuidados con su primera hija desde las primeras horas de nacida.

“Uno no se imagina el gran esfuerzo de la Caja por los niños y se siente muy bien ver el gran cuidado que tienen con la niña y con nosotros” afirma don Erich Parra, papá de Isabella. Su esposa, doña Cristel Segura, señala que el trato en el parto fue perfecto y que la preocupación con Isabella revela el gran servicio del Hospital. (fotos adjuntas)

Impacto en la vida de la familia y de la sociedad.

El impacto económico de la discapacidad visual en la edad pediátrica es un tema de creciente preocupación en el mundo. Dado que la expectativa de vida de estos niños es alta, la Organización Mundial de la Salud ha utilizado la medida “años de vida ajustados por discapacidad” (DALYs, por sus siglas en inglés) para medir este parámetro; si bien se reconoce que  aún no se establecen métodos muy exactos para su valoración en edad pediátrica, estos indicadores brindan una visión integral de las necesidades de salud.

Según un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) los DALYs por desórdenes visuales y problemas perinatales en países de ingresos bajos y medios ascienden a 5,000 y 2,000, respectivamente. Las pérdidas económicas por discapacidad visual en el año 2000 fueron de 42 billones de dólares, cifra que ascenderá a 110 billones  de dólares en los próximos años en ausencia de estrategias efectivas para la reducción de la discapacidad visual.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp

Prueba De Amor

Prueba de amor