Nacionales Titulares

GALERÍA| Una zona de guerra se vivió en la carretera al sur al desalojar a manifestantes que piden la pavimentación del lugar

protestas
Boxi Boxi

Por segundo día consecutivo los pobladores de la colonia Reynel Funes realizaron protestas a inmediaciones de la carretera salida al sector sur.

A la protestas también se unieron vecinos de las colonias aledañas como la Buenos Aires, y Loma Sur para realizar más presión a las autoridades.

Lea también: LAMENTABLE | Muere conductor de rapidito tras ser abatido a disparos

Las manifestaciones se deben a la falta de incumplimiento desde el 2018 por parte del alcalde de la capital, Nasry (Tito) Asfura, que les prometió la respectiva pavimentación de la calle que da acceso a la zona.

Ante la falta de respuesta, los vecindarios cansados del mal estado de la carretera optaron por quemar llantas encima de pavimento bloqueando el paso de los vehículos que transitan por el lugar.

Desde tempranas horas se formó una larga fila de carros que iban a sus lugares de trabajo, pero se les imposibilitaba el paso por las piedras y llantas que cerraban las vías. Los habitantes del sector hacen un llamado a las autoridades capitalinas para que resuelvan el problema en la calle.

Minutos más tarde, la Policía Nacional se hizo presente al lugar para desalojar a los protestantes y permitir el paso vehicular, pero el desalojo a la fuerza no fue necesario en ese instante porque se acordó con los manifestantes para habilitar una vía por veinte minutos.

protestas

No obstante, los protestantes no esperaron más tiempo al no cumplirles las peticiones y el lugar se volvió una zona de guerra cuando los antimotines comenzaron a a desalojarlos por la fuerza con bombas lacrimógenas, mientras ellos respondieron lanzando piedras a los agentes.

Al ver el caos en la zona, el alcalde expresó que la pavimentación iniciará el lunes 05 de octubre y estará lista antes de terminar la pandemia y que están comprometidos y es un hecho el proyecto.

Los propios manifestantes se comunicaron con el alcalde y le comentaron que “No quieren que vengan a medio arreglar”, y el mismo se comprometió de iniciar a partir de la otra semana. En ese sentido, ellos esperarán a que se cumpla la palabra del alcalde que desde hace dos años les hizo.

Lea también: Los emblemáticos edificios que adornan el casco histórico de Tegucigalpa

Cabe mencionar, que en lugar de los hechos los protestantes denunciaron al alcalde que los agentes policiales detuvieron a uno de ellos y les solicitaba la liberación del mismo.

 

el milagro
Abracemos a honduras