fiestas-patrias
Internacional Judiciales

Francia castigará hasta con un año de cárcel a empresas que realicen “prueba de virginidad” a mujeres

En un movimiento sin precedentes, Francia abolirá la controversial “prueba de la virginidad”, que hasta el momento, era exigida por diferentes campos laborales para determinar si una mujer o niña ha mantenido relaciones sexuales.

Se trata de un examen ginecológico hasta el momento legal en Francia y otros 20 países, en el que una empresa verifica “si hay riesgo de contratar a una mujer embarazada o que padezca de alguna enfermedad de transmisión sexual”.

Una práctica “taboo” en las sociedades, debido a que existe pero de manera silenciosa en diferentes países y sociedades alrededor del mundo.

Francia castigará hasta con un año de cárcel a empresas que realicen "prueba de virginidad" a mujeres

La Organización Mundial de la Salud, ya se ha pronunciado al respecto, y ha dicho que la prueba en cuestión, es una violación de los derechos humanos a la que ahora Francia ha decidido poner freno.

Hace dos años, el mismo ente regulador de la salud mundial, hizo un llamado a los gobiernos de todo el mundo, para que prohibieran esta práctica inhumana, que actualmente se lleva a cabo en al menos 20 países.

¿En qué consiste la prueba de virginidad?

El examen consiste en la inspección del himen de la mujer para determinar si se ha dañado o desgarrado, aunque en ocasiones también se insertan los dedos en la vagina.

Además de ser una práctica sin ningún tipo de validez científica, es traumática y dolorosa para las mujeres que lo sufren, de igual manera, se suele realizar para determinar si una mujer es “elegible” para casarse.

Lea también: Ecuador pide el arresto de ex presidente Correa

Proyecto de ley en marcha

El proyecto de ley, aún tiene que debatirse en el senado francés, el mismo propone una condena de un año de carcel y una multa de 15,000 euros para cualquier personal sanitario que otorgue este tipo de documentos.

“En el proyecto de ley se debe incluir un castigo para aquellos que exijan el certificado, sean padres o novios, una prohibición simplemente negaría la existencia de tales prácticas comunitarias, sin hacerlas desaparecer” declaró Marlene Schiappa, Ministra delegada para la Ciudadanía.

Abracemos a honduras
Pepsi