Yo Me Llamo Honduras
Nacionales

EXPEDIENTES CRIMINALES 03: La historia del crimen de la Miss Honduras y su hermana

dorada ice ficensa

La frialdad del asesino de María José y Sofía Trinidad Alvarado no tuvo límites

La historia inició en el municipio de Galeras, Santa Bárbara, un pueblo rural rodeado de montañas en el occidente hondureño, muy rica por sus cultivos de café y frijoles.

María José creció en una familia humilde, junto a dos hermanas más, al ver la vivienda se observa, lo modesto de la vivienda con su techo de tejas, muy particular de las zonas rurales del país.

A la edad de 15 años comenzó a participar en reinados de belleza a nivel nacional.

“Bella inteligente y con mucho carisma (…) en Honduras hay muchas mujeres bonitas, pero María José tenía algo, era como un ángel, como decimos”, así definió una periodista consultada por esta serie a la Miss Honduras.

“Le encantaba el mundo del modelaje, era muy alegre, le gustaba la moda, era muy cariñosa… una muchacha que tenía muchas cualidades, María José era muy especial”, expresó la hermana de las víctimas, Carolina Alvarado.

Lea También: EXPEDIENTE CRIMINAL 01: “El caso del ‘Negro’ Lobo”

“Tenía mucha presencia por su carisma, los chavos quedaban enamorados porque también era muy bonita”, comenta una amiga de la modelo.

Soñó siempre con ser modelo, tal como lo contó su madre que dijo que “una amiga de ella de La Ceiba miró sus fotos y dijo que ‘ella está buena para candidatas al Miss Team’ y de ahí se logró contactar con Sergio Paz, él me llama a mí y me dijo que quería que María José participara”, reveló su progenitora, Teresa Muñoz.

“Tenía muchos sueños, seguir estudiando y en el futuro quería tener una familia, entonces son muchas cosas en las que ella se quería desenvolver”, expresa con lágrimas en los ojos su hermana Carolina.

Lea También: EXPEDIENTE CRIMINAL 02: “Banda Los Espinoza”

Ella ganó el certamen de belleza en Honduras y participaría en Londres, Inglaterra, el 2014.

La historia de Plutarco

Sofía, quien fue acribillada junto a su hermana, María José, se enamoró de un hombre casado y éste dejando a su familia comenzó un romance con ella, éste fue asesinado en octubre de 2013, posteriormente inició una relación con Plutarco Ruiz, una relación que cambiaría para siempre su vida y de paso arrastraría a su hermana la Miss.

Cuando Ruiz conoció a Sofía, éste tenía la edad de 32 años de edad, definido como un hombre misterioso, callado, con el que era difícil platicar, del que supuestamente se decía que tenía un pasado oscuro.

Supuestamente cuando inició la relación con Plutarco esta comenzó a cambiar y su familia sintió un terrible presagio.

“Sofía era amenazada por Plutarco, porque ella no era una mujer que se dejaba mandar, ella tenía su carácter”, comentó una amiga de la víctima.

Sofía decidió en su momento cortar con Plutarco, sin embargo, se conocía que mantenían una relación permeada de altibajos.

“Este era muy posesivo, cuando estaban peleados llegaba a la casa y no le hablaba, solo entraba y se quedaba ahí sin platicar con nadie”, expresó una amiga de las occisas.

Esta decidió celebrarle el cumpleaños a Plutarco con el fin de mejorar la relación entre ambos, en el famoso balneario local llamado Aguagua, lugar de la tragedia.

Los invitados a la fiesta: amigos copanecos de Plutarco y por supuesto la Miss Honduras, quien había regresado ese mismo día de Tegucigalpa y estaba emocionada porque le habían entregado los trajes que iba a usar en el Miss Universo.

La modelo no quería en primera instancia asistir a la celebración porque se sentía muy cansada, sin embargo, fue convencida por su hermana y finalmente accedió acompañarla.

El crimen de las hermanas sucedió el 13 de noviembre de 2014.

“María José esa ropa no es adecuada para que vayas a ese cumpleaños, pero que es un balneario, muy cortito, mami sólo un ratito voy a ir, ‘¿cómo me miró?’, y me empezó a modelar”, recordó la mamá de las víctimas.

En seguida llegaron por la Miss y su madre le preguntó quién venía por ella y ésta le contestó que eran los trabajadores de Plutarco. ‘No se preocupe mami, solo voy a ir un ratito’, le dijo a doña Teresa, quien reconoció que fue la última vez que miró con vida a su hija.

Esa noche no volvieron y la madre angustiada se acordó que en uno de los cuartos estaba el teléfono de la víctima, doña Teresa llamó al novio de su hija Sofía y le preguntó si sabía de ellas y éste se hizo el desentendido diciéndole que llegaría pronto para hablar con ella.

La madre junto al mismo Plutarco (asesino de las hermanas) interpusieron la denuncia ante la Dirección Criminal de Investigación Criminal.

Los organizadores del evento mundial pidieron una cadena de oración por la vida de la Miss Honduras cuando se reportó su desaparición.

Plutarco dijo que tres hombres de Copán habían sido invitados a la mencionada fiesta y con éstos se habían ido las hermanas, sin embargo, las declaraciones de los testigos oculares no concordaban.

Las sospechas iniciaron cuando los dueños del balneario se pusieron reacios a que las autoridades comenzaran una investigación en el local, y los testificaban seguramente amenazados por Plutarco.

Plutarco comenzó a ser el principal sospechoso en el suceso de las hermanas, afirmaron que Ruiz tenía antecedentes criminales. Las autoridades afirmaron que las versiones ofrecidas eran viciadas, porque todos decían lo mismo y sabían que mentían.

La escena del crimen fue lavada, sin embargo, con el luminol al ser aplicado se observó una gran mancha de sangre, afirmaron las autoridades.

La confesión

Amigo de Plutarco fue quien habló

Quien finalmente confesó el crimen fue su amigo Aris, quien aceptó supuestamente haber participado tras ser obligado por Plutarco quien le amenazó a él y a su familia con hacerles daño.

Este joven contó los relatos de estas dos muertes violentas y llevó a las autoridades donde encontraron los cuerpos de las féminas, el municipio de La Arada, siempre en el departamento de Santa Bárbara, a las riberas del río Aguagua.

Los cuerpos fueron reconocidos por la hermana mayor de las occisas, Corina Alvarado.

El crimen

En plena fiesta un hombre de Copán sacó a bailar a Sofía, Plutarco reaccionó celoso y se levantó sacó el arma e hizo que todos se fueran de la fiesta, posteriormente y Aris, amigo de éste intentó calmarlo, después de eso, Sofía le dijo que se marcharía y eso encendió aún más los celos de Plutarco.

Sofía caminó y éste le disparó en ocho ocasiones por la espalda, María José, la Miss, corrió al cadáver de su hermana y éste volvió a cargar su pistola y le acribilló también a la modelo.

Tras el crimen le dijo a los dueños del local que le trajeran palas y piochas y también cal, y de paso le dice al amigo Aris que él tiene que enterrar los cuerpos.

Enterraron primero a María José y luego a su hermana Sofía Trinidad Alvarado, supuestamente Aris, cavó por seis horas para sepultar a las hermanas.

Lo que empezó en una celebración acabó en luto y en un terrible crimen que sonó y fue condenado a nivel mundial.

La captura

Las autoridades fraguaron las investigaciones sin que Plutarco imaginara que lo iban a arrestar, finalmente, cuando van por él lo llamaron para que identificara a uno de los sospechosos, él afirmó que esa persona era, perro fue ahí donde lo arrestaron.

Es condenado

Plutarco Ruiz fue condenado a una pena de 60 años de cárcel, 20 años de prisión por el homicidio de la Miss Honduras y 40 por el femicidio de su hermana Sofía Trinidad Alvarado.

[jwplayer Tq6X9nyZ]
cable color jetstereo viaje el-ahorro

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario