fiestas-patrias
Nacionales Sucesos

EXCLUSIVA: Homer sobrevivió como todo un superhéroe

Siete meses después del atentado en el que casi pierde la vida, Once Noticias habla con Homer Faraj y nos relata en persona esa terrible experiencia.

El 31 de Octubre del 2016, el empresario sampedrano Homer Faraj, sufrió un terrible atentando cerca de su residencia, en el hecho Homer recibió múltiples disparos en todo su cuerpo que lo dejarían al borde de la muerte.

Eternos minutos después, Faraj fue trasladado de emergencia a un centro asistencial de San Pedro Sula, con varias heridas en las piernas, manos, pecho y otras partes vitales.

Una vez en el hospital Homer se aferraba a la vida pero perdía mucha sangre, fue cuando sus familiares solicitaron desesperadamente la donación del tipo de sangre 0- (O negativo) para una transfusión, de igual manera instaron a sus amigos más cercanos a formar una cadena de oración por la vida del joven…

Se cuenta fácil pero el relato es diferente en palabras de quien lo sufrió en carne propia.

“Íbamos con mi esposa para el supermercado, ella se montó al carro. En lo que ella se monta yo voy caminando para subirme también, cierro el portón, en eso escuché un murmullo, yo vi uno, pero eran seis, estaba lloviendo y oscuro porque ya eran las 7:00 de la noche, expresó en exclusiva a Oncenoticias.hn, Homer Felipe Faraj, quien recibió a quemarropa nueve impactos de bala hace siete meses y nos contó cómo sobrevivió al ataque criminal.

Un tipo sin pasamontaña se le acercó a escasos dos metros, donde la víctima lo podía reconocer con claridad, eran seis hombres armados, sin embargo, Homer sólo miró a uno de ellos.

“… me gritó que me estuviera quieto dos veces, yo levanto mis manos pensando que era un asalto o un secuestro y en eso que levanté mis manos el tipo me empezó a disparar”, comentó.

Los primeros dos impactos fueron en la pierna derecha… “luego, como siempre le digo a la gente que me pregunta: de los nueve tiros, yo sólo sentí cuatro”.

“… no es como en las películas en donde le pegan un tiro a alguien y es aquel drama, lo que sí, es que sentí todo el cuerpo caliente, ya se imagina, con nueve plomazos en el cuerpo, se sintió calentito…”, confiesa el sobreviviente.

Cayó afectado y un guarda cercano a la casa sacó su pistola e hizo nueve disparos, “casualmente la misma cantidad que me pegaron a mí”, dijo el joven.

Esos disparos contribuyeron a que Faraj hoy cuente la historia, “en eso que él hizo los nueve disparos los tipos salieron corriendo, gracias a Dios… porque yo asumo que me hubiesen rematado porque yo estaba moviéndome todavía”.

Él nos contó que todo lo que le estaba pasando le parecía mentira, “no lo podía creer, porque soy un tipo que no tiene enemigos ni que tiene fondos de dudosa procedencia, ni nada por el estilo”.

Comenzó a gritar por ayuda, su esposa se bajó del carro y llegó a tratar de auxiliarlo, cuatro vecinos, llegaron inmediatamente al auxilio lo tiraron a la paila del carro lo llevaron al hospital más cercano.

Llegué lúcido, consciente, llegué hablando de hecho, recuerdo que en el viaje al hospital chocamos en el carro, rebotábamos en la paila del carro, fue verdaderamente increíble”, nos relató.

Al llegar al hospital, inmediatamente lo subieron a una camilla del quirófano y lo último que recordó fue decirle al doctor que le costaba respirar, porque tenía una bala en el pulmón.

“Me levanté en mi siguiente destino, que obviamente no lo puedo mencionar y me levanté en cuidados intensivos”.

El día Halloween se convirtió en una pesadilla real para Homer

Homer actualmente se encuentra en un punto que se mantiene en la secretividad, por su seguridad.

Ya han pasado siete meses de aquel 31 de octubre del pasado 2016, fecha en la que a Homer le cambió la vida en todos los aspectos: “fue para Halloween, bien macabro”, lamentó.

¿Qué secuelas dejó este atentado criminal en su vida?

“Sí dejó secuelas físicas. Estoy en el proceso de rehabilitar mis dos piernas, gracias a Dios los brazos no me los tocaron, estoy en el proceso de rehabilitación para volver a caminar”.

“Y psicológicamente y mentalmente, gracias a Dios a pesar de todo lo que pasé no quedé dañado mentalmente, no perdí memoria, no perdí ninguna función mental, estoy completo gracias a Dios en ese aspecto”.

¿Cómo ha sido este proceso de recuperación?

Nos contó que el proceso ha sido durísimo. Luego de despertar de cuidados intensivos y mientras estaba dormido, según le contaron, porque se encontraba en un delirio y estaba todo su cuerpo entubado queriendo arrancárselos por la angustia y otro montón de cables más intravenosos que tenía, comentó.

“… me los buscaba arrancar y después de eso al levantarme sufrí dolores de nervios, dolores musculares y adaptarme a algo que yo no conocía porque estaba en coma y despertarme a mi nueva realidad, a ver qué es lo que tengo en el plato ahorita y la recuperación en todos los aspectos, emocional, física y psicológica ha sido extremadamente dura”.

Lea También: Madre del atleta asesinado: “La última vez que nos vimos me abrazó tan fuerte que hasta me lastimó”

Sin embargo, con una fe y una convicción impresionante, Homer declaró que “hemos visto la mano de Dios día a día, en cada momento hemos visto la gracia y el favor de Dios, aún en los momentos más bajos y duros ahí ha estado Dios”.

“Yo en Honduras soy una de mil víctimas y en nuestro país nadie está exento de sufrir un atentado peor o mayor y no me he hecho esa pregunta (¿por qué a mí?) porque tengo un profundo agradecimiento por estar vivo, estamos contando nuestras bendiciones y no lo lamentable de lo que nos ocurrió”.

¿Tiene miedo de regresar a Honduras después de este atentado?

Sin duda alguna hay miedo, y va ser así por el resto de nuestras vidas. La opinión que tengo sobre el país es que, si no me equivoco, Honduras es un país que el 60% es cristiano y me parece increíble que unos pocos tengan doblegado a un país entero”.

Añadió que “creo que los cristianos deberíamos estar cumpliendo una función más agresiva en cuanto a alcanzar gente para Cristo, en cuanto a influenciar a otros, porque un puñadito nos tienen a todos en zozobra”.

“Olvidémonos de los políticos, de lo que ellos hacen, los creyentes y aún los no creyentes tenemos una función que hacer”, instó.

Nació en una familia cristiana, pero confiesa que nunca había visto la vida desde esa perspectiva, “el poder de la oración, cuando un pueblo se une a orar y la magnitud de los milagros que puede hacer el Señor no tiene límites”, aseguró.

“Lamentablemente tuvo que suceder algo así para que yo viera lo obvio, porque muchas veces somos muy incrédulos y muy ciegos y no vemos lo que el Señor puede hacer hasta que nos pasa esto y nos libra de la muerte”, dijo.

“No fui un creyente como el que soy ahora, mis convicciones hoy, mi fe y mi agradecimiento al Señor crecieron a un millón”, dice Homer.

¿Cómo sobrevivió además de los cuidados médicos a un atentado de esta magnitud?

Sobreviví por obra y gracia de Dios, porque usted lee mi testimonio y los médicos hablan de un caso sobrenatural que no se lo explican. No saben cómo pueden operar a una persona sin sangre y que sobreviva, entonces yo creo que eso va más allá de la ciencia que me agarren seis tipos a dos metros con calibre 40 y me metan nueve tiros y aparentemente hubieron más tiros pero que no me los lograron pegar, es decir que pudieron ser 20 y me agarraron a quemarropa, de frente”, testificó.

Comentó que lo sucedido es obra y gracia de Dios, un milagro. “El Señor permitió que eso sucediera para librarme de la muerte y glorificarse”.

“… milagros así hay muchos en Honduras y en muchas partes del mundo, solo que no es tan grave como nueve tiros, sino que a veces son enfermedades y otras cosas, hay otra gente librando batallas, gente que está pasando cosas difíciles y Dios los ha ido librando”.

“Creo que la voluntad de Dios se va hacer siempre, y su voluntad fue que yo no me muriera”, sostuvo Homer.

¿Perdonó a sus victimarios?

“Debo decirles que desde hace cuatro meses que yo recobré la consciencia, yo genuinamente perdoné a los sicarios, a ellos los he perdonado, lo que vaya a suceder con ellos de aquí en adelante es entre ellos y Dios, que Dios los bendiga”, soltó.

“Igualmente a los intelectuales del hecho, que Dios los bendiga y ellos van a rendir cuenta y posiblemente ni ante los operadores de justicia en el país, porque usted sabe que nunca los agarran, porque los capturan y salen libres, pero ese ya no es mi problema porque quién nos libró es quien nos va hacer justicia”.

No obstante, Homer pronunció que “exijo justicia por las miles y miles de víctimas en Honduras, año tras año. Gente que les suceden cosas y no hay nadie por ellos, quedan a la deriva, familiares de víctimas que sus casos no son resueltos. Por mí caso en particular no exijo nada a los operadores de justicia”, demandó.

“… creo que tenemos que orar por el país, porque la situación de Honduras es muy difícil. Yo animo a quien esté pasando algo difícil, algo duro, que le pidan a Dios en oración que no están solos”.

También dijo que lo buscaran en su cuenta de Facebook, “si algún día quieren platicar y me quieren contar y yo contarles a ellos mi experiencia, con mucho gusto estoy para animar la vida de otros y yo sé que también para animarme a mí”.

Lea También: “Juan Ángel, A pesar de ser un hombre ocupado, le daba el tiempo que se merecía a su familia.”

¿Ha dado respuesta la Policía a las razones de su ataque y si se sabe algo de los perpetradores?

Que yo sepa no, la Policía no ha dado respuestas o no se conocen, de hecho yo creo que ustedes supieran también, se hubiera hecho público ya, pero hasta el momento no.

¿Expectativas y sueños?

“Con esta segunda oportunidad de vida que tenemos es vivirla al máximo, sonreír más, darle más gracias a Dios, no pasar amargados, rehabilitarme, y salir adelante”.

Reconoce que el proceso de rehabilitación va ser largo pero esa es su meta meta: “vivir el día a día, rehabilitarme, salir adelante y vivir al máximo”.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras