Internacional

Estas son las posibilidades de una destitución a Donald Trump

Partido Partido IP poder del amor

Tras la declaración del exdirector del FBI se destapó una controversia sobre una posible caída del mandatario estadounidense

La pregunta del millón es si las recientes declaraciones del exdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, tendrían el poder de conllevar un proceso de destitución presidencial en contra de Donald Trump por obstrucción de la justicia, tipificada como un delito.

Sin embargo, hay varios ángulos que nos pueden aclarar el panorama de lo que ocurriría en la potencia mundial, Estados Unidos.

Los lazos entre el equipo de campaña de Trump y Rusia, según el Código de Estados Unidos, que reúne todas las leyes federales estadounidenses, si el mandatario obstruyó la justicia deliberadamente, explica que “cualquiera que intente, de manera corrupta, (…) influenciar, obstaculizar o impedir la buena administración de la justicia debe ser castigado”. El delito es pasible de una pena de cárcel de cinco años como máximo.

Lea También: Trump llama “soplón” a exdirector del FBI

No obstante, depende de lo que el presidente de EE.UU. puede haber hecho para impedir el desarrollo normal de la investigación sobre los lazos entre su equipo de campaña y responsables rusos, explican medios estadounidenses.

Cabe señalar que James Comey, expresó que Trump dejó entender que deseaba que él renunciara a su investigación sobre las relaciones entre el ex consejero de seguridad nacional, Michael Flynn, y Rusia.

Según el diario The New York Times, Trump despidió a Comey y se habría jactado ante diplomáticos rusos de haber conseguido así desbaratar la investigación en donde salía salpicado.

Más leído: El proceso de destitución a Trump ya tiene el apoyo de un republicano

Un profesor de Derecho de la Universidad de Virginia, Brandon Garrett, explica que “debe haber una intención” de obstaculizar en conocimiento de causa el buen funcionamiento de la justicia.

Otro experto de la Universidad estatal de Ohio, Joshua Dresser, asegura que “el despido de Comey es hasta ahora la mejor prueba de que Trump actuó de manera corrupta”.

Pero este analista dice que ningún fiscal en EE.UU. puede arriesgarse a procesarlo sobre esta base, ya que necesita “pruebas que considere suficientes como para declararlo culpable, más allá de toda duda razonable, y todavía no hemos llegado allí”.

El testimonio de Comey, “es que existe un debate sobre si una investigación del FBI puede ser contemplada dentro del campo del funcionamiento del sistema judicial y por ende ser objeto de una obstrucción de la justicia”, rescata una agencia internacional.

Lea También: Comienza la pesadilla de Trump: Declara exdirector del FBI

En este contexto encontramos opiniones divididas. Porque no existe un precedente. “Hay dudas considerables en cuanto a si un presidente en ejercicio puede ser inculpado, sin hablar de ser condenado”, explica un experto estadounidense.

“Aunque el concepto de obstrucción de la justicia pertenece al sistema judicial, el procedimiento de destitución es enteramente político. Podría ser lanzado incluso si Trump no es formalmente acusado por la justicia. Esto fue lo que le ocurrió a Richard Nixon en 1974”, señala una reconocida agencia.

La responsabilidad pesa sobre el Congreso norteamericano, este está integrado por una mayoría republicana, y este puede destituir al presidente si estima que es culpable de “traición, corrupción u otros crímenes y delitos mayores”. Todo esto debe comprobarlo el Congreso en base a pruebas expuestas por la justicia, señala la información.

Cablecolor Cablecolor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro