Nacionales Politica

Encuestas de hace cuatro años hacen pensar que todo puede pasar en elecciones de febrero

Boxi

Hace cuatro años nadie se imaginaba quién sería el presidente de Costa Rica, pues las encuestas realizadas en octubre del 2013, apenas y le daban al entonces candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), una intención de voto apenas 2% superior al margen de error.

El virtual ganador era el verdiblanco Johnny Araya, quien se adjudicaba un 30% de favoritismo por parte de los decididos a votar en febrero del 2014. Sin embargo, en los último meses los votantes cambiaron de opinión al menos en dos oportunidades y por poco tanto Otto Guevara del Movimiento Libertario, como José María Villalta del Frente Amplio, se dejan el derecho ocupar la silla presidencial.

En diciembre del 2013 la encuesta de Unimer mostraba Villalta a la cabeza, con más de 20% de los votantes inclinados a su favor, mientras que el apoyo para Guevara y Araya, rondaba el 19%. Solís tenía apenas entre un 3 y un 8% de electores decantados por él.

Al final, Luis Guillermo Solís obtuvo 30,84 % de los votos validos en la primera vuelta, seguido por Araya con 29,64 %, Villalta obtuvo el tercer lugar con 17,14 % del apoyo del electorado y Otto Guevara se hizo con un 11,22%.

Recordamos también la aplastante victoria del PAC en la segunda ronda, donde Solís recibió 1 276 287 votos (77,9 % de los sufragios), en la mayor votación por un candidato en la historia de Costa Rica. No obstante, en esa oportunidad, Araya había renunciado a pelear por la presidencia y una mayoría del país no quería que siguiera el PLN en el poder, tras dos mandatos seguidos.

Por ello, muchos de los ciudadanos apostaron por “el cambio” y se decantaron por Solís, sin embargo, según analistas, ese cambio no se ha dado y a pesar de que el gobierno del PAC ha tenido tenido muy buenas calificaciones por parte de la ciudadanía (sobre todo después del paso del huracán Otto), esto no ha sido constante y su popularidad viene en picada, luego del escándalo del “cementazo”.

Así las cosas, nuevamente quien encabeza las encuestas es el candidato del PLN, Antonio Álvarez Desanti, quien al igual que Araya hace cuatro años, se ha mantenido al frente con amplio margen.

No obstante, midiendo lo que pasó en las elecciones pasadas, son pocos quienes aseguran que las cosas se mantendrán así. El abogado Juan Diego Castro ocupa la segunda posición y es respaldado por votantes cansados de la política tradicional, con un 24.5% de la intención de voto, según indica el último estudio de Opol Consultores.

Atrás de ellos, Rodolfo Piza del PUSC 11.9% y Rodolfo Hernández del Partido Republicano Social Cristiano, con 9.6% de seguidores, no aflojan en busca de al menos llegar a segunda ronda.

Un poco rezagados, el oficialista Carlos Alvarado (7.5% de apoyo) empata con el evangélico Fabricio Alvarado, quien tiene 7.1% de la intención de voto. De momento, todos apelan a lo sucedido en el 2014, cuando un desconocido llegó al poder en las elecciones más atípicas de la historia nacional.

Más atrás, el candidato del FA, Edgardo Araya apenas tiene un 3% de adherentes, mientras que Otto Guevara está por debajo del margen de error, con 2.3% de seguidores.

Sin embargo, estos números representan solo a la mitad de los costarricenses, pues cerca de un 20% no ha definido por quién votar y un 30% que no lo hará del todo. Lo que deja a todos los partidos en busca de esos dos de cada 10 costarricenses indecisos.

Otro dato importante a tomar en cuenta es que el voto de los costarricenses ya no es por un partido, pues como se vio en el 2014, muchos quebraron su sufragio, eligiendo una opción para presidente y otra para diputados. Por esa razón, aunque el PAC barrió en la presidencial, quedó mal parado en la Asamblea Legislativa, con seis legisladores menos que el PLN.

Todo puede pasar en febrero, lo más probable es que sea hasta la última semana que se decidan los definitivos, los que hace cuatro años no tenían favorito y hoy tampoco.

1 Comment

Clic aquí para dejar su comentario

  • Que los partidos tradicionales,creen que los seguidores van ha votar por tradición y que las visitas a ellos no son necesarias , y estan usando los medios electrónicos que son instrumentos de la persona joven y se olvidan de los viejos que no están al día con la tecnología

Internet cable color
Abracemos a honduras