Nacionales Opinión Politica Reportajes

El elector bipolar

Por Luis Chávez

Una evidente contradicción de una parte del electorado es la de pedir “nuevas caras” en los cargos a elección popular que sustituyan a los tradicionales políticos que llevan años aspirando o en el poder, pero cuando se presentan nuevas opciones, gente en su mayoría con buenas intenciones pero sin la fama ni el recorrido político de otros, la reacción más conocida del electorado es “¿Y ese de dónde salió?”

Encima de eso se le carga al aspirante toda la responsabilidad de ser conocido junto a su propuesta. Mucha gente desprecia al aspirante que no es conocido o no se ha dado a conocer y lo ve poco digno, por esa razón, de merecer su voto.

Urge una cultura política para que el grueso de la población entienda que las elecciones son una cosa muy seria y que la tarea de escoger a los mejores debe ser compartida entre los partidos y la gente.

Si dejamos que siempre sea el aspirante el que se encargue de darse a conocer, lo obligamos a meterse de lleno en el sistema que requiere de grandes gastos de dinero. Los anuncios en tv, las impresiones en los diarios, las vallas de carretera, los afiches, los anuncios en radio, los calendarios, las camisetas, las gorras, las reuniones con boquitas y refrescos, pueden llegar a sumar cantidades millonarias. Y el aspirante que entra en esa espiral de gastos simplemente se ha salido del objetivo que debería primar: gobernar con manos limpias.

Porque hay dos formas de costearse una campaña: con pisto propio o con el pisto de otro. Y las dos formas invariablemente plantean interrogantes inquietantes: ¿están pensando recuperar ese dinero? ¿Cómo?

Lo sensato debería ser que el elector se involucre en la tarea de buscar datos sobre todos los participantes en la contienda electoral y escoger en base a trayectorias de vida, valores demostrados, capacidad y propuestas. Si no es así siempre se va a ver limitado a votar por los que tienen el dinero para exponerse y esa no siempre será la mejor opción.

Hay que definir qué queremos como electores.

1 Comment

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp