Davivienda
Nacionales Sucesos

“Él consume cocaína desde los 12 años”, hermana del hondureño migrante que se hizo viral desmiente la muerte de su madre

Ikal Cablecolor nicky

El pasado lunes, se hizo viral un vídeo donde un mexicano captó en las afueras de la casa del migrante en Piedras Negras, la agonía de un migrante hondureño por la pérdida de su madre en Honduras.

Sin embargo, a través de un medio de comunicación, vecinos y familiares informaron que la madre del joven “está viva” y que el joven se encontraba bajo efectos del alcohol y las drogas.

Lea también: VÍDEO| Migrante hondureño en México llora desconsolado al saber que su madre falleció

Una de las vecinas expresó “me da pesar por la vida de Kenny, porque está desorientado totalmente, pero no es cierto”.

Por otra parte, el hondureño en el vídeo, expresaba que “no tenía hermanos”. No obstante, tiene tres hermanos más en el país.

Según declaraciones de Andrea Raudales, hermana mayor del migrante, ellos se enteraron del vídeo por una exnovia de él, ya que la llamó llorando creyendo que su exsuegra falleció.

“Con él tenemos un problema desde hace 14 años, hemos estado luchando, mi mamá, sus abuelos, mi papá, apoyándolo en todo lo que hemos podido”, expresó Andrea.

Asimismo, indicó que Kenny hoy a sus 26 años nunca puso de su “voluntad” para cambiar su vida y ellos se cansaron de luchar.

Lea también: Cancelan sesión virtual del Congreso Nacional convocada para este martes

Además, reveló que el hombre consume cocaína desde los 12 años de edad que estaba en la escuela.

“Yo contacté al muchacho que lo entrevista, porque yo sentí la obligación de hacerlo, yo le expliqué todo detalladamente y él me entendió”, agregó.

Del mismo modo, Andrea dijo que su hermano se comunicó con su madre un día después de que él grabó el vídeo, diciéndole “mamá, perdóname por todo lo que te he hecho”.

Pero, ellos hacen caso omiso, debido a que ya conocen “el patrón” del joven. Finalmente, agradeció a las personas que se preocuparon por la vida de su mamá.

Davivienda
El Milagro
Abracemos a honduras