fiestas-patrias
Nacionales Titulares

EDITORIAL| “Empantanada” aprobación de nueva ley electoral

Pese a que el domingo el Consejo Nacional Electoral realizó la convocatoria oficial para las elecciones primarias de marzo de 2021, la falta de acuerdos entre fuerzas políticas para aprobar una nueva Ley Electoral, continúa siendo el talón de Aquiles que deja ciertas dudas entre la ciudadanía que aún desconfía en la transparencia de los próximos comicios por los vicios del pasado.

El Partido Libertad y Refundación junto a diputados de PINU y un grupo de Liberales se retiraron de las discusiones sobre la nueva normativa, señalando de que el oficialismo rompió los consensos a los que habían llegado, que garantizaban la credibilidad en el proceso electoral.

Lea también: CNE convoca oficialmente a elecciones primarias en Honduras

Según el coordinador de LIBRE, Manuel Zelaya Rosales, los cachurecos dieron marcha atrás a los acuerdos porque desean ir a elecciones con la ley electoral vigente, ya que ese documento da cabida a las prácticas utilizadas en años anteriores para fraguar unos comicios fraudulentos.

Por su lado, el Partido Nacional mediante el secretario del Congreso Nacional, Tomás Zambrano, aseguró que ellos tienen 60 votos de los 86 que se necesitan para aprobar la nueva ley, sin embargo, señaló que el cinismo de la oposición impide darle luz verde a la normativa.

Los azules catalogan a opositores como políticos de doble moral, ya que ante la opinión pública intentan boicotearlos, pero en privado tienen una actitud distinta.

Lea también: Cardenal Oscar Rodríguez criticó “las negociaciones bajo la mesa” ante nueva Ley Electoral

Mientras tanto, los partidos minoritarios denotaron su inconformidad con la nueva ley electoral, ya que no obtendrán las famosas credenciales que eran propensas a negociarse con fuerzas mayoritarias.

Cabe destacar que, según la normativa, estas instituciones sólo recibirán la deuda política por cantidad de votos que obtengan, cuyo valor será de 59 lempiras, y no por la fórmula matemática que en el pasado les garantizaba varios millones.

De esta manera, el panorama electoral es totalmente incierto, y hay analistas que no descartan que haya negociaciones al más alto nivel político, en el cual tanto oposición y oficialismo pongan primero sus intereses oscuros, antes de darle esa tranquilidad al pueblo de que habrá un proceso que respete la voluntad popular.

Lea también: Rixi Moncada asegura que no participará en la convocatoria a elecciones porque la considera ilegal

Es importante mencionar que, la falta de acuerdos podría derivar en una crisis política igual o peor a la de 2017, por lo que sectores exigen tomar las decisiones que le traigan mayores beneficios al país, porque ya se ha sufrido mucho con la pandemia de la COVID-19 para volver a fraccionarse con una disputa electoral.

Abracemos a honduras