Salud

El dormir mal da origen a trastornos mentales

Las alteraciones del sueño son apreciadas con frecuencia en la mayoría de los pacientes con trastornos mentales y, a su vez, los trastornos psiquiátricos tienden a ser comunes.

Con frecuencia, las alteraciones del sueño se detectan en la mayoría de los pacientes con trastornos mentales y, a su vez, los trastornos psiquiátricos tienden a ser comunes en pacientes con alteraciones del sueño.

Según estadísticas medicas aproximadamente el 40% de las personas que se quejan de insomnio y el 46,5% de quienes lo hacen por excesiva somnolencia diurna presentan alguna enfermedad psiquiátrica. En los trastornos de ansiedad, el 23,9% de los pacientes refieren insomnio, y el 27,6%, excesiva somnolencia diurna.

El insomnio es la queja principal de los pacientes con alguna patología psiquiátrica y, al contrario de lo que piensa la mayoría de las personas, no es un síntoma de poca importancia. Las personas con insomnio tienen, por lo general, una pobre salud mental y física y presentan un alto riesgo de desarrollar trastornos depresivos.

Lea También:

Estados Unidos ya no es el “SUEÑO AMERICANO” de los inmigrantes

Trastornos del sueño

Una persona gasta un tercio de la vida durmiendo, esto es, alguien de 60 años de edad ha pasado aproximadamente 20 años durmiendo. A diferencia de lo que se pensaba anteriormente, el sueño es un proceso donde el cerebro se mantiene activo. Es una necesidad básica imprescindible para mantener la salud y la vida, como lo es el aire, la comida o el agua.

Por otra parte, la actividad de la corteza cerebral es rápida y se asemeja a la vigilia en el registro encefalográfico. Los ensueños (experiencia de soñar) están estrechamente relacionados con la fase MOR. Además, es relativamente fácil que una persona despierte durante la fase MOR, si lo comparamos con el sueño profundo de ondas lentas.

El sueño MOR también es conocido como sueño paradójico, debido a que es el más profundo, pero a la vez es ligero. Es considerado profundo porque los cambios en el organismo y en el sistema cerebral subcortical son más pronunciados que en cualquier otra fase del sueño. Por ejemplo, en esta fase ocurre una pérdida del tono muscular y una pérdida de la regulación de la temperatura; así mismo, la respiración y la frecuencia cardiaca se tornan irregulares.

Dada la relevancia de las alteraciones del sueño en una consulta de psiquiatría o en una interconsulta hospitalaria de psiquiatría, se exponen los hallazgos descubiertos hasta el momento en las diversas patologías y grupos psiquiátricos relacionados con la presencia de trastornos del sueño.

Causas psiquiátricas del insomnio

El insomnio es la alteración del sueño más común en psiquiatría. La mayoría de los estudios señala que aproximadamente en la mitad de los pacientes que padecen de insomnio crónico existe una alteración psiquiátrica.

Las causas psiquiátricas más comunes de insomnio son las psicosis, los trastornos del humor, los trastornos de ansiedad, el trastorno de pánico y la demencia. Dentro de los psiquiatras existe un gran interés por la relación entre el sueño y las alteraciones psiquiátricas, sobre todo en lo concerniente a saber si las enfermedades psiquiátricas llevan al insomnio, o viceversa.

Existe una variación diurna del humor en las personas sanas, mientras en los pacientes con depresión se ha podido constatar que la privación de sueño provoca un efecto antidepresivo. Sin embargo, no es tan fácil comparar estos cambios de humor que se presentan durante el día entre sujetos sanos y pacientes, debido a la falta de instrumentos adecuados de medida, a interferencia de la medicación y a diferencias individuales del horario sueño-vigilia.

Trastornos afectivos

Depresión

El trastorno del sueño puede llegar a predecir hasta el 47% de los casos de depresión mayor al año y resulta mejor que otras quejas como los pensamientos recurrentes de muerte, los sentimientos de culpa, el retardo psicomotor, las alteraciones del peso, los cambios en el apetito y la fatiga.

Aproximadamente un 80% de los pacientes con diagnóstico de depresión presenta alteraciones en sus patrones de sueño. La mayoría de ellos refieren como queja principal un despertar temprano o insomnio terminal, por lo que despiertan unas horas antes de lo necesario, a diferencia de los pacientes que sufren de ansiedad, cuya queja fundamental es un retraso en la hora de conciliar el sueño.

Depresión estacional

La depresión estacional se ha descrito como una enfermedad cuya principal característica es que los pacientes presentan depresión durante el otoño o el invierno y mejoran o presentan hipomanía durante los meses de primavera o verano. Las causas de este trastorno son todavía desconocidas, pero se piensa que la falta de luz y las características del ambiente otoñal o invernal pueden ser un factor desencadenante.

Episodio maniaco

Las alteraciones del sueño y del ritmo circadiano (que ocurre cada día aproximadamente a la misma hora) apreciadas en los pacientes con depresión también se han descrito en pacientes con trastorno afectivo bipolar durante sus fases depresivas, y a menudo precede un episodio depresivo o maniaco .

Lea También:

¿Qué pasa por la mente de un ASESINO?

Trastornos de ansiedad

Trastorno de ansiedad generalizada

Los pacientes con trastorno de ansiedad generalizada, generalmente, no pueden apartarse de sus problemas al irse a la cama y se mantienen pensando en ellos a la hora de dormir, lo que les impide relajarse.

La alteración del sueño más frecuente es el insomnio de mantenimiento, con una gran dificultad para quedarse dormidos (insomnio de conciliación o de inicio). Generalmente se quejan de poca calidad de sueño y de un sueño fragmentado.

Trastorno de pánico

Aproximadamente, el 70% de los pacientes con trastorno de pánico se quejan de insomnio de mantenimiento o de inicio, de pobre calidad de sueño o de sueño fragmentado. El ataque de pánico se puede presentar durante el sueño y en pacientes que sufren ataques nocturnos de pánico.

Esta característica de la enfermedad puede predisponer al paciente a sufrir una privación crónica de sueño, debido a que desarrolla una ansiedad anticipatoria, con miedo a la hora de ir a dormir y una conducta de evitación ante el sueño, lo que puede propiciar más ataques de pánico en el día.

Trastorno de estrés postraumático

La ansiedad que acompaña al trastorno de estrés postraumatico trae como consecuencia insomnio y despertares frecuentes. Es frecuente que se encuentren hiperactivos e hipervigilantes, lo que les dificulta dormirse.

Uno de los patrones típicos de esta enfermedad es la presencia de pesadillas, que pueden aparecer entre un 59% y un 68% de los pacientes, con experiencias muy vívidas con imágenes de lucha o situaciones de peligro para la vida. En muchas ocasiones el paciente se despierta víctima de la ansiedad, lo que nos indica una relación con el sueño MOR que mencionamos al inicio de la lectura.

Lea También:

Economistas EN ALERTA: ¿Qué acciones tomará el gobierno si el TPS desaparece?

Esquizofrenia

Las alteraciones nocturnas del sueño constituyen una queja común entre los pacientes con esquizofrenia. Durante la fase de la enfermedad, en la que predominan los síntomas positivos y la agitación, aparecen períodos de disminución de sueño, y al desaparecer la agitación se establece el insomnio. El ciclo de sueño-vigilia puede invertirse totalmente, lo que explica que muchos pacientes duermen de día y se mantienen despiertos durante toda la noche.

El insomnio persistente también se presenta durante las exacerbaciones de las crisis psicóticas y puede aparecer antes que las alucinaciones o las ideas delirantes en las recaídas. Los pacientes con esquizofrenia pueden sufrir de alucinaciones hipnagógicas ( alucinación auditiva, visual y/o táctil que se produce poco antes del inicio del sueño) con gran contenido de terror, las cuales son propias de la entrada al sueño, y de pesadillas.

Lea También:

Joven con discapacidad se postula a Miss BumBum

El sueño se ve afectado en los pacientes con trastornos psiquiátricos, e incluso puede en algunos casos predecir una exacerbación (aumento transitorio de la gravedad de un síntoma o de una enfermedad) de la enfermedad o el inicio de una nueva crisis. Estar al tanto de esto otorga al médico una perspectiva que va más allá de la determinación de los síntomas y signos clásicos de las enfermedades mentales, pues le permite usar un instrumento que se ha ido dejando en segundo plano.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp