Nacionales

Detienen funcionario de Recope sospechoso de perforar oleaducto

El director del Cuerpo de Bomberos, Héctor Chaves, catalogó los daños ocasionados la noche del domingo al oleoducto ubicado en El Coyol de Alajuela, como un ejemplo claro de vandalismo y delincuencia.

“Las tres perforaciones que provocaron la fuga de combustible se realizaron en dirección a la carretera, exponiendo la vida de las miles de personas que transitan por esa zona y amenazando también al medio ambiente”, precisó el director del Cuerpo de Bomberos en la conferencia de prensa realizada esta mañana en el Ministerio de Seguridad.

Agregó que la fuga ocasionó la pérdida de entre 500 y 1.000 galones de diésel, de los 3.000 que estaban encapsulados entre las dos válvulas del oleoducto.

La rápida acción de los bomberos y personal de Recope impidió que el derrame de combustibles ocasionara consecuencias de grandes dimensiones.

“El manejo de hidrocarburos es considerado de alto riesgo y en una protesta no pueden ser utilizados porque atentan contra toda la población”, advirtió el jerarca del Cuerpo de Bomberos.

“Hago un llamado especial para prevenir y evitar consecuencias que lamentar”, enfatizó Chaves.

Las autoridades alertaron del peligro a todas aquellas personas que deben de transitar por la zona del Coyol de Alajuela, sobre la Bernardo Soto.

“Aunque la carretera fue lavada para minimizar posibles accidentes, las condiciones climáticas pueden ocasionar que suban los residuos de diésel y la carretera adquiera una condición “jabonosa”. Esto podría provocar accidentes de tránsito”, dijo por su lado el presidente ejecutivo de Recope, Alejandro Muñoz.

 

Publicidad

Agréganos a Whatsapp