Internacional Sucesos

Detectives estadounidenses revelan cómo pudo haber muerto Karen Ramirez

La hondureña fue reportada como desaparecida el 24 de marzo después de ir a un club en Houston con su novio, Miguel Buezo.

Karen Ramírez, una joven hondureña de 26 años, desapareció en Houston hace más de dos semanas y los investigadores del caso no han podido determinar su paradero.

Lea También: Karen Ramírez estaría muerta, según autoridades de Houston

Desde un comienzo de la investigación, Miguel Ángel Buezo, novio de la joven, fue considerado como el principal sospechoso de la desaparición, pero las autoridades no han logrado entrevistarlo porque huyó a Honduras. Luego de analizar evidencia, hablar con testigos y recuperar el auto de la víctima, las autoridades entablaron cargos de asesinato en contra de Buezo.

Este lunes, en un esfuerzo por encontrar a la joven, el Departamento de Policía de Houston pidió la asistencia de la organización Texas Equusearch (TXEQ), que se especializa en la búsqueda y recuperación de personas extraviadas o desaparecidas en tierra y agua.

Frank Black, miembro de TXEQ dijo que no tienen ninguna pista, pero que están buscando en varias áreas no residenciales o comerciales, cerca de los lugares donde la víctima fue vista por última vez.

“Cualquier cosa que se vea anormal, la verificamos. También verificamos cualquier olor, cualquier cosa que nos indique que puede existir un cuerpo”, dijo Black.

Karen, quien es madre de una niña de 6 que aún vive en Honduras, fue vista por última vez la madrugada del sábado 25 de marzo en compañía de su novio. Según reportes policiales, la pareja salió del restaurante-bar “La Playita”, ubicado en el sureste de Houston y luego fueron al apartamento donde vivían.

La familia de la joven notó su ausencia el sábado 25 de marzo y empezaron a buscarla el día siguiente entre conocidos, en su lugar de trabajo, en hospitales, cárceles y centros de detención de inmigración. Fue hasta el lunes 27 de marzo, cuando se hizo un reporte formal a las autoridades por su desaparición.

Los detectives asignados al caso empezaron a sospechar de que algo malo le había ocurrido a Karen tras hallar su vehículo el pasado viernes 31 de marzo en una zona industrial del noreste de la ciudad, con rastros de sangre y un impacto de bala.

El sargento Fil Waters, investigador a cargo del caso, dijo que, basado en la evidencia que habían recolectado, este caso ya no se trata de un rescate, sino de recuperación (de un cuerpo).

“Es claro que algo le pasó a Karen y este caso no tendrá un buen desenlace”, dijo.

Evidencia que incrimina al novio de la víctima

De acuerdo con los documentos judiciales de la acusación contra Miguel Ángel Buezo, la cual fue archivada el jueves 6 de abril, cuando los detectives hallaron el vehículo de la víctima, observaron gran cantidad de sangre al interior del mismo, especialmente en la silla del conductor.

Los investigadores encontraron además una mancha de lo que parecía ser sangre seca en la cajuela y notaron un fuerte olor a descomposición.

Los documentos también dan cuenta de que los investigadores hablaron con algunos testigos en el complejo de apartamentos donde vivía la pareja, quienes afirman haber escuchado una fuerte discusión entre la víctima y su novio. Dicha discusión habría ocurrido entre las 3 y las 5 de la mañana del sábado 25 de marzo.

Uno de los testigos aseguró que escuchó a Buezo cuando le gritaba a Karen: “ya cállate y cálmate. Te voy a tirar unos balazos como el que te tiré la otra vez”. La persona se asomó por la ventana de su vivienda y logró ver al individuo, pero no a Karen, aunque sí escuchaba su voz.

Esa misma persona declaró que más tarde, esa misma mañana, vio a Buezo que caminaba del apartamento al auto de la muchacha y del auto al apartamento, varias veces. Karen no estaba con él, ni tampoco se escuchaba su voz.

Los videos de vigilancia recuperados en el complejo de apartamentos donde la pareja vivía y en los negocios cercanos al lugar donde fue abandonado el auto, ubican a Buezo en dos escenas claves de la investigación.

Los detectives confirmaron que tras la desaparición de Karen la madrugada del sábado 25 de marzo, su novio compró un boleto de avión en la aerolínea Spirit y viajó con destino a Honduras el domingo 26.

La información consignada en los documentos de la acusación también revela que Buezo estaba casado con otra mujer desde el 2011, pero estaban separados en la actualidad. Su esposa declaró, bajo juramento, que Buezo le había dicho que la madre de él estaba enferma y por esa razón necesitaba viajar a Honduras. Ella no solo lo llevó al aeropuerto sino que lo acompañó a estacionar un auto en un área industrial de la ciudad.

La versión de que la madre de Buezo estaba enferma y que por esa razón había viajado a Honduras, fue negada más tarde por un hermano de él, quien dijo, según consta en los documentos, ‘que esperaba que Miguel no le hubiera hecho nada estúpido a Karen’.

Basado en la evidencia encontrada en el vehículo de la víctima, en el comportamiento del sospechoso y en las declaraciones que hizo a terceros, las autoridades que investigan el caso determinaron, según consta en la acusación, que Buezo causó la muerte de Karen, luego transportó el cuerpo a un destino desconocido y lo arrojó en un lugar oculto para evitar que fuera hallado.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp