Internacional

COREA DEL NORTE realiza “con éxito” su sexta prueba nuclear

Partido La hija del E. IP

Pyongyang anunció que detonó una bomba termonuclear en su sexto y más poderoso ensayo nuclear hasta la fecha, un gran paso hacia su objetivo de desarrollar armas nucleares capaces de atacar cualquier lugar de Estados Unidos.

Corea del Norte llevó a cabo este domingo una nueva prueba nuclear, la sexta de su historia, en la que supuestamente detonó con éxito una bomba de hidrógeno que puede equiparse en un misil de alcance intercontinental. El ensayo es el más potente hasta la fecha y culmina un verano en el que el régimen ha acelerado considerablemente el desarrollo de su programa de armamento nuclear, una carrera que le ha llevado a entrar en conflicto verbal directo con Donald Trump.

Aunque aún no se ha determinado la fuerza precisa de la explosión, la agencia meteorológica de Corea del Sur dijo que el estallido provocó un terremoto artificial que fue de cinco a seis veces más fuerte que los temblores generados por sus pruebas anteriores. Según informes, sacudió inmuebles en China y Rusia.

La prueba se realizó a las 12:29 pm hora local en el sitio Punggye-ri, donde Corea del Norte también ha realizado pruebas nucleares anteriormente. Los funcionarios de Seúl situaron la magnitud en 5.7, mientras que el Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que fue de 6,3. El terremoto artificial más fuerte de las pruebas anteriores tuvo una magnitud 5.3.

El Gobierno chino expresó su “firme oposición y fuerte condena” al ensayo, según un comunicado del Ministerio chino de Exteriores. Beijing instó a Corea del Norte a “dejar de emprender acciones erróneas que empeoran la situación”.

Por su parte, el gobierno surcoreano realizó una reunión del Consejo de Seguridad dirigida por el presidente, Moon Jae-in. Moon estudiará todas las medidas disponibles, incluidas nuevas sanciones de Naciones Unidas o el despliegue de más activos militares estadounidenses, para aislar más a Pyongyang, según el director surcoreano de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, tachó la prueba de “absolutamente inaceptable”.

La primera prueba nuclear norcoreana fue realizada desde que Trump asumió en enero la presidencia de Estados Unidos. Trump ha respondido con una dura retórica a las redobladas pruebas de misiles de Pyongyang, incluso un comentario sobre fuego, furia y una fuerza nunca vistas si Corea del Norte continuaba con sus amenazas verbales.

Pyongyang aseguró que el dispositivo probado era un arma termonuclear, conocida como bomba de hidrógeno o bomba H. Verificarlo de forma independiente podría ser complicado. Corea del Norte aseguró que la prueba subterránea no había producido una filtración de material radiactivo, lo que haría aún más complicada la verificación.

Más leído: EE.UU: programa de protección a jóvenes inmigrantes está a punto de desaparecer

Estados Unidos amenaza con una “respuesta militar masiva”  a Corea del Norte

El pavoroso ensayo nuclear realizado este domingo por el régimen de Corea del Norte, el sexto y más potente de los que ha hecho desde 2006, supone un reto mayúsculo al temple y la destreza geopolítica de Donald Trump.

La primera reacción del presidente de EE.UU fue una serie de tuits a primera hora del domingo en los que dijo que “las palabras y acciones de Corea del Norte son muy hostiles y peligrosas para EE.UU”. Más tarde añadió que estaba “Estados Unidos está considerando, entre otras opciones, detener todo el comercio con cualquier país que haga negocios” con Pyongyang, lo que afectaría sobre todo a China.

La Casa Blanca informó de una llamada telefónica entre Trump y el ministro japonés Shinzo Abe en la que “se reafirmó el compromiso de EE UU para defender nuestra patria, territorios y aliados usando todas las opciones diplomáticas, convencionales y nuestra capacidad nuclear disponible”. Mientras tanto, el vecino limítrofe de Corea del Norte, Corea del Sur, hizo un ensayo con misíles balísticos. 

Con este ensayo, cinco días después de disparar un misil balístico que cruzó el espacio aéreo de Japón y recorrió 2.700 kilómetros hasta caer en el Pacífico, Corea del Norte culmina un verano en el que ha acelerado el desarrollo de su programa de armamento atómico y se ha enzarzado en un salvaje conflicto verbal con Trump.

En julio un vocero del régimen de Kim Jong-Un advirtió de que atacarían sin piedad el corazón de EE UU” con su “poder nuclear” si Washington amenaza “el liderazgo de nuestro líder supremo”.

En agosto el régimen de Pyongyang dijo que lanzaría cuatro proyectiles hacia aguas cercanas a la isla de Guam, donde EE UU tiene dos importantes bases militares. Tras la respuesta de Trump amenazándolo con un ataque apocalíptico, Pyongyang pareció refrenar su órdago y el jefe de la Casa Blanca llegó a expresar su impresión de que el enemigo estaba “empezando a respetar” a EE UU.

El ensayo de ayer confirma que Kim Jong-un, de 33 años y heredero del poder de sus fallecidos padre, Kim Jong-il, y abuelo, Kim Il-sung, no se arredra ante Washington y desoye a la comunidad internacional en sus intentos de contenerlo. El dictador apareció horas antes del ensayo en imágenes inspeccionando sonriente la supuesta bomba de hidrógeno.

UCP CC IK poder del amor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario