Jetstereo OPPO
Internacional

CONOCE AQUÍ | Robert Maudsley, el preso más peligroso del Reino Unido

Farmacia Simánficensael-ahorro

Robert Maudsley, considerado el preso más peligroso del Reino Unido y encerrado 47 años, emitió una escalofriante advertencia prometiendo volver a matar si tiene la oportunidad.

Maudsley (68), nació el 26 de junio de 1953 en Toxteth, Liverpool, Reino Unido y cometió su primer asesinato en 1974, con tan solo 21 años.

Lea También: Siete personas han muertos en un ataque ruso contra el principal edificio administrativo de Mikolaiv

Ha estado en confinamiento solitario en una celda de vidrio desde 1979 en una prisión en la Gran Bretaña, cumpliendo 47 años tras las rejas.

En la década de 1970 asesinó a cuatro hombres, incluso mató a tres de sus víctimas estando en prisión.

Lea También: Honduras entrega a Óscar Santos Tovar alias el “Teto” a las autoridades estadounidenses

El asesino, en una carta dirigida y compartida por su sobrino dijo estar «feliz y contento en solitario y advierte que volverá a matar si alguna vez lo liberan».

Maudsley, fue encarcelado en marzo de 1974, por el asesinato de John Farrell (30), después de que este le mostrara fotografías de niños de los que había abusado sexualmente.

Tras asesinar a Farrell, se entregó a la policía y confesó su crimen, al considerarlo no era apto para ser juzgado fue enviado al Hospital Broadmoor, hogar de algunos de los reclusos más violentos de Gran Bretaña.

En 1977, él y su compañero de prisión, David Cheeseman, se encerraron en una celda con el abusador de niños David Francis, al que torturaron durante nueve horas y colgaron su cuerpo sin vida para que los guardias de la prisión lo vieran.

Maudsley, lo juzgaron y condenaron por homicidio involuntario y enviado a HMP Wakefield donde sigue preso hasta el día de hoy.

Asimismo, en 1978 Robert Maudsley, estranguló y apuñaló a Salney Darwood (46), quien había sido encarcelado por matar a su esposa.

El asesino ingles, escondió el cuerpo de Darwood debajo de la cama para luego colarse en la celda de otro de sus víctimas.

Bill Roberts (56), un pedófilo quien había abusado sexualmente de una niña de siete años, murió en las manos de Maudsley, quien le cortó el cráneo con una daga improvisada y le estrelló la cabeza contra una pared.

Tiempo después fue condenado a cadena perpetua, en el año 2000 lanzó una demanda judicial a los tribunales solicitando que se le permitiera morir.

Robert Maudsley, vive en una celda que está construida con metacrilato a prueba de balas y tiene muebles de cartón comprimido.

De esta forma, en una carta escrita por él dijo: «pido una simple cápsula de cianuro que tomaré de buena gana».

La prisión donde este se encuentra es conocida dentro del sistema penitenciario como la “Mansión de los Monstruos”, según Elliot Reed.

cable colorJetstereo OPPOviaje

Acerca del Autor

Redacción Web

¿Usted qué opina?

Deje su comentario